"Sí, absolutamente, volveré a Kona para intentar recuperar mi corona"

El último 'rey de Kona', Jan Frodeno, será el gran ausente de la prueba PRO masculina de este sábado del Campeonato del Mundo IRONMAN de Hawaii. Pero 'Frodo' volverá.

Sí, absolutamente, volveré a Kona para intentar recuperar mi corona.
Sí, absolutamente, volveré a Kona para intentar recuperar mi corona.

No estará en la línea de salida de la gran batalla de este sábado que se disputa de nuevo en Hawaii. Y se le echará mucho de menos... Nos queda la esperanza de que Jan Frodeno, uno de los mejores triatletas de la historia, tres veces campeón en Kona (2015, 2016 y 2019) y oro olímpico (Pekín 2008), ha confirmado que quiere volver para intentar recuperar su corona, cuando hace un par de meses no lo tenía tan claro y anunciaba su retirada para 2023 sin hacer mención alguna de Hawaii.

El triatleta alemán, de 41 años, ya se perdió el Mundial IRONMAN de St. George de mayo por una lesión en el tendón de Aquiles, una rotura parcial del mismo. Regresó en el Challenge de Roth a principios de julio, pero se retiró al poco de comenzar el maratón a pie, cuando iba líder, porque las sensaciones no eran del todo buenas. La gota que colmó el vaso de una temporada prácticamente en blanco fue una caída con la bici en Andorra. Recordemos que el triatleta germano se había afincado allí recientemente para vivir y entrenar constantemente en altura. Las heridas de la cadera se le infectaron y el proceso de recuperación se complicó hasta tal punto que tuvo que renunciar a competir en este Mundial IRONMAN.

Fue entonces cuando saltaron las alarmas. Sin embargo, el propio 'Frodo' ha tranquilizado a los aficionados desde la mismísima Kona, en la preceptiva entrevista con Bob Babbit. 

"He tenido bastante suerte este año", bromeaba Frodeno.

“Empezó con un problema en el Aquiles, luego terminé teniendo algunos problemas en la rodilla al cambiar la técnica de carrera. Y, finalmente, la caída... Quería tener esta gran batalla con Kristian Blummenfelt y Gustav Iden y con muchas ganas de llegar a la isla una vez más en la mejor forma. Después de casi tres semanas, las heridas en la cadera no se habían curado y, si entrenas tres veces al día, no es lo ideal. Se infectó y luego todo fue muy rápido: un día estaba en un escáner y al día siguiente estaba en la mesa de operaciones. Siempre queriendo seguir adelante y nunca darme cuenta de que a veces tu cuerpo solo necesita unos días o unas semanas”, explica el triatleta germano, al que Babbit le hace la pregunta del millón...

¿Estarás compitiendo en Kona en 2023?

"Sí, absolutamente... Es muy importante para mí saber que odio no estar en la línea de salida este año porque me muestra que no estoy listo para retirarme. Me encantaría terminar mi carrera aquí en Kona. St. George es una carrera hermosa –no me malinterpreten–, pero no tiene el mismo ambiente, no es la misma ilusión, no es la misma historia y todo ese tipo de cosas. Ésa fue la razón por la que sigo teniendo este sueño y esta esperanza de volver aquí y disfrutarlo un poco más en forma de lo que estoy ahora. Por eso decidí darme un año más", confiesa.

Definitivamente creo que mi récord [7:51:13 de la edición de 2019] va a caer. Debería ser lo que inspire a todos a buscar un límite absoluto y no solo algo cotidiano. Siempre depende de las condiciones, pero creo que los noruegos definitivamente están superando los límites. El grupo de favoritos se está haciendo más grande. Cada vez son más fuertes. Es solo la progresión natural. Y estoy ansioso por ver si yo todavía puedo hacerlo", concluye.

Puedes ver la entrevista completa aquí: