Frodeno se muda a Andorra para vivir y entrenar en altura

"El efecto de la altitud ha sido algo fenomenal para mí y, por supuesto, al final de mi carrera todavía busco superar los límites".

Frodeno se muda a Andorra para vivir y entrenar en altura.
Frodeno se muda a Andorra para vivir y entrenar en altura.

En 2021, a principios de año, contábamos aquí el particular entrenamiento que llevaba a cabo Jan Frodeno en una carretera de montaña. Concretamente, el tricampeón del mundo IRONMAN (2015, 2016 y 2019) realizaba su exigente sesión en la carretera de la estación de esquí de Vallter 2000 (algo más de 12 km; una pendiente media del 7,2%; se corona a 2.144 metros), en el Pirineo gerundense.

En el vídeo que publicaba en las redes sociales, veíamos a 'Frodo' sufrir y disfrutar a partes iguales en un entorno idílico, pero esta vez no lo hacía sobre la bici, como es habitual, sino a pie. "Correr aquí es nuevo para mí. Pero nada mejor que mantener fresco el entrenamiento. Literal, metafórica y líricamente", bromeaba el triatleta germano, que el próximo 18 de agosto cumple 41 años.

Frodeno ha repetido la fórmula también en los primeros meses de este 2022, en la carretera que conduce a la estación de esquí de Grandvalira, en Andorra –donde llevó a cabo una concentración en altura–, tal y como aclaraba el alemán en otro vídeo publicado en redes, donde aparecía corriendo en la parte más alta del puerto, completamente nevado. 

Ahora 'Frodo' ha ido más allá. Su particular 'road to Kona' incluye desde ya afincarse en Andorra, con la intención de beneficiarse de los efectos de la altitud día tras día. Así lo ha explicado en las redes sociales.

"Al final de mi carrera todavía busco superar los límites"

“Han pasado unos meses desde que me mudé aquí a las montañas y descubrí que el entrenamiento es absolutamente fantástico. El efecto de la altitud ha sido algo fenomenal para mí y, por supuesto, al final de mi carrera todavía busco superar los límites y creo que ese es el único comodín que nunca he usado: vivir y entrenar en altura", comenta el tricampeón del mundo IRONMAN a 14 semanas de intentar el asalto al que sería su póquer de triunfos en Hawaii, al que vimos a su mejor nivel en el recientemente disputado Challenge de Roth, aunque prefirió retirarse en los primeros compases de la carrera a pie para no forzar su delicado tendón de Aquiles, que le apartó del Mundial de St. George de mayo.

Sobre la recuperación de esta lesión, Frodeno asegura en el vídeo que ya ha podido introducir una "pequeña" cantidad de entrenamiento de carrera, pero pone especial énfasis en la dimensión que está alcanzando sus sesiones de bici ahora que vive en la montaña.

"Estoy emocionado. Ha sido realmente genial descubrir nuevos puertos frente a la puerta de mi casa. Y encontrar todo a tiro de piedra de Girona ha sido súper, súper genial. Sigo estando cerca de Girona y mis proyectos allí están en marcha. Está todo cerca. Es solo que necesitaba un pequeño cambio en mi rutina de entrenamiento después de muchos, muchos años de ver las mismas carreteras y caminos. Y he encontrado un entorno fantástico", concluye 'Frodo', quien a partir de ahora podrá compartir salidas de bici con muchos de los ciclistas profesionales que también residen en Andorra, como Carlos Verona, del Movistar, o Cameron Wurf, ciclista del INEOS y triatleta PRO –5º en Kona en 2019–.

Nuestros destacados