Sam Laidlow, subcampeón del mundo IRONMAN, ficha por Canyon

Nueva 'máquina' para el recordman del circuito de bici del IRONMAN de Hawaii.

Foto: @canal_isation

Sam Laidlow, subcampeón del mundo IRONMAN, ficha por Canyon
Sam Laidlow, subcampeón del mundo IRONMAN, ficha por Canyon

Sam Laidlow es uno de los triatletas del momento. Acabar segundo en el Campeonato del Mundo IRONMAN de Hawaii después de liderar casi toda la prueba y firmar un nuevo récord en el circuito de bici de Kona, le ha puesto en boca de todos los aficionados y, por tanto, se ha convertido en un reclamo para las grandes marcas. 

Canyon ha tomado la delantera y ha fichado al triatleta galo, que el próximo mes de septiembre intentará conquistar el Mundial IRONMAN 'en casa', pues la prueba se disputará en Niza. Y lo hará con su nueva bicicleta Speedmax CFR, que ya ha podido estrenar en el velódromo, como él mismo ha reseñado en las redes sociales.

La declaración de intenciones del vídeo no deja lugar a dudas. "El año pasado estuvo bien, pero es hora de ganar", sentencia Laidlow, que completó el trazado de ciclismo de Hawaii en 4:04:36, con una Trek Speed Concept, aunque la marca estadounidense no figuraba como uno de sus patrocinadores.

Sam, de tan sólo 24 años, 8º en el Mundial de St. George de mayo y 4º a día de hoy en el ranking de la PTOestuvo soñando con ganar el último Mundial IRONMAN de Kona durante más de siete horas, las que permaneció al frente de la prueba, con una valentía mental y una fortaleza física que sorprendió a todos, también a los dos grandes candidatos al título, los noruegos Gustav Iden y Kristian Blummenfelt, que se tuvieron que exprimir al máximo para recortarle los seis minutos de ventaja que tenía en la segunda transición. 

El arrojo y la calidad de Laidlow valieron una plata, ya que Blummenfelt terminó pagando el esfuerzo de la persecución, aunque el sueño del oro se desvaneció cuando vio aparecer la sombra de Gustav Iden.

Aun así, el joven francés (nació en Gran Bretaña pero creció en Francia: se mudó allí cuando tenía tres años, ya que sus padres abrieron un centro de entrenamiento de triatlón en los Pirineos), capaz de hacer 20 km corriendo con la bici al hombro tras codearse con el mismísmo Noya en el Triatlón de Cannes, o de marcarse un 'hidalgo' de tres cervezas en el podio de Hawaii, no se conforma con su 2º puesto en su debut en Kona.

El bueno de Sam quiere más, quiere el título. Y luchará por él en Niza... de la mano de Canyon, la firma alemana cuyo estandarte en el mundo del triatlón es Jan Frodeno, tricampeón en Hawaii (2015, 2016 y 2019).