"Quiere recoger mi caca para medir la cantidad de calorías que se pierden tras la digestión"

Atención a las declaraciones de Kristian Blummenfelt sobre el método científico de los noruegos... en vísperas del Desafío Sub7.

Atención a las palabras de Kristian Blummenfelt en la rueda de prensa oficial.
Atención a las palabras de Kristian Blummenfelt en la rueda de prensa oficial.

El noruego Kristian Blummenfelt y el británico Joe Skipper –sustituto de Alistair Brownlee– compiten este domingo para intentar completar un triatlón de distancia IRONMAN en menos de 7 horas. Del mismo modo, la suiza Nicola Spirig y la también británica Kat Matthews –que reemplaza a Lucy Charles– se enfrentan para romper la barrera de las 8 horas. 

Se trata de una lucha implacable contra el tiempo en la que cada triatleta podrá contar con hasta diez liebres –aparte del sofisticado material que hayan preparado para la ocasión– que pueden usar a discreción en los tres segmentos para que les marquen el ritmo y les ofrezcan una estela de pies en el agua, un grupo perfectamente organizado en la bici para ir a rueda y un no menos eficiente rebufo en el maratón final.

El pronóstico del tiempo es bueno y, por tanto, el día del evento ya está fijado, como apuntábamos, para este domingo 5 de junio. Las mujeres comenzarán a las 7:00 de la mañana y los hombres una hora más tarde, a las 8:00.

En la rueda de prensa oficial que ha tenido lugar este jueves hemos visto la curiosa imagen del cara a cara de los dos 'púgiles', cuyo rifirrafe ya empezó hace unas semanas, cuando Skipper arremetió contra el bombo mediático que se le está dando a los noruegos.

Anécdotas aparte, el 'toro noruego' se ha mostrado muy confiado para el reto Sub7 que les espera el domingo. Se siente "un poco imbatible", ha dicho en la comparecencia el campeón olímpico, campeón del mundo ITU y ganador del último Mundial IRONMAN que se disputó en St. George el pasado 7 de mayo.

"Hace dos semanas pensaba que si puedo ganar en St George, nadie podrá ganarme en Hawaii. Todo está bien, venir aquí, a Alemania, y ver al equipo unirse, me da confianza. Diría que tengo más confianza que en St. George. Es una combinación de muchas cosas, un viaje de dos años en primer lugar para encontrar un buen equipo de liebres: la bicicleta es la parte crucial del reto. Me puse en contacto con Matt (Bottrill), quien ha estado construyendo el equipo, y hemos tenido mucho apoyo de Cadex: tenemos una bicicleta especial para este evento. También todas las pruebas que hacemos, llevamos casi un año de entrenamiento de la distancia IRONMAN, estamos aprendiendo casi semana a semana", ha explicado Blummenfelt, de 28 años, en sala de prensa.

La ciencia como principal arma... hasta para analizar las heces

“No se trata solo de Joe y de mí, se trata de tener personas realmente buenas a tu alrededor. Teniendo la ciencia de nuestro lado, hemos estado trabajando con Olav (Aleksander Bu) durante años, realmente tratando de entender qué podemos hacer para prepararnos para un IRONMAN y cómo afinar el motor para realmente poder competir durante siete horas en lugar de simplemente terminar la distancia.

Aún no lo hemos hecho, pero quiere recoger mi caca para medir la cantidad de calorías que se pierden después de la digestión. Ya lo hemos estado midiendo en la orina durante un período de dos semanas”, asegura el triatleta noruego.

Objetivo: correr el maratón a 3:20/km

“Creo que 2h25 es la zona segura. Hice un ritmo de 3:45/km en el duro maratón de St. George. Si rindo así en un recorrido llano, estaré más cerca de un ritmo de 3:30/km. Y si sumamos la ayuda del equipo en la bici, con suerte veremos 3:25/km. Si me siento fresco y bien, tal vez podamos bajarlo a 3:20/km”.