Las 'artimañas' que usarán para bajar de 7 horas en IRONMAN: "En condiciones normales es imposible"

Alistair Brownlee revela los secretos para intentar romper la barrera de las 7 horas en distancia IRONMAN: en los tres segmentos tendrán una importante ayuda extra.

Las 'artimañas' que usarán para bajar de 7 horas en IRONMAN: "En condiciones normales es imposible".
Las 'artimañas' que usarán para bajar de 7 horas en IRONMAN: "En condiciones normales es imposible".

Lo contábamos este miércoles... Dentro de poco más de un año, en la primavera de 2022, el británico Alistair Brownlee, que sumará entonces 34 años, doble campeón olímpico (Londres 2012 y Río 2016), y el noruego Kristian Blummenfelt, que tendrá 28, el hombre más rápido hasta la fecha en formato 70.3, intentarán completar los 3.800 metros de natación, los 180 km de bici y el maratón final de carrera a pie de la distancia IRONMAN en menos de 7 horas.

La británica Lucy Charles –tendría 28 años–, tres veces subcampeona del mundo IRONMAN (2017, 2018 y 2019), y la suiza Nicola Spirig –afrontaría el reto con 40–, campeona olímpica en Londres 2012 y sucampeona en Río 2016, lucharán por hacer lo propio en menos de 8 horas.

"Éste podría ser el desafío más difícil de mi carrera, pero también el más gratificante, si puedo mostrar a otros lo que es posible", comenta Spirig.

"Efectivamente, será la prueba más difícil en la que haya participado, pero espero que inspire a las personas a no ponerse límites en cualquier aspecto de la vida", añade Lucy Charles.

"Muchos dicen que es imposible... ¿pero no sería genial si pudiéramos quitarles la razón? Imagínate el impacto que podría tener, no solo en el deporte de élite, sino también para alentar a todos, especialmente a los jóvenes, a ser más activos y a practicar deporte", asegura Blummenfelt.

"Sería imposible en condiciones normales", explica Alistair Brownlee en The Guardian. “Pero al igual que Eliud Kipchoge con el maratón de menos de dos horas, estamos intentando superar los límites".

Eso sí, para lograr 'lo imposible', recurrirán a varias 'artimañas', por llamarlas de algún modo, empezando por la natación, donde tendrán que llevar un ritmo similar al de las competiciones olímpicas de aguas abiertas, es decir, por debajo de 1:10 el 100.

"Tendremos trajes de neopreno especiales de la marca HUUB, que serán más gruesos de lo permitido por la normativa IRONMAN. Nos proporcionarán más flotabilidad y nos harán más rápidos", aclara Alistair.

"Durante el segmento de ciclismo de 180 km, contaremos con ciclistas para ir a rueda y que nos marcarán el ritmo, como en el Tour de Francia. El sector de bici es la parte fundamental para ganar tiempo", concreta el mayor de los hermanos Brownlee, que hace poco más de un año ganó el IRONMAN de Australia en 7h45 (46:29 en la natación; 4h10 en la bici; 2h43 en el maratón).

Aunque, como adelanta Alistair, en la bici recortarán muchos minutos al aprovecharse del drafting, en los 42 km a pie deberán acercarse a las 2h30. Por tanto, no es descartable que adidas –firma que patrocina al triatleta británico, al igual que HUUB– participe en el proyecto con algún prototipo de zapatilla de running que también le ayude a romper la 'imposible' barrera de las 7 horas en IRONMAN.  

De hecho, el objetivo no es establecer un nuevo récord mundial en condiciones reales de competición, sino bajar de las siete y ocho horas en un evento especialmente diseñado para los cuatro protagonistas, similar a los intentos de Eliud Kipchoge de correr el maratón en menos de dos horas.

De momento, Jan Frodeno sigue siendo el hombre más rápido en esta distancia, con su histórico registro de 7 horas 35 minutos y 39 segundos en el Challenge de Roth de 2016  –matizando siempre que los récords en triatlón son, por así decirlo, relativos, ya que las distancias de cada prueba no son sometidas previamente a una medición oficial que las pueda homologar–.