Jan Frodeno: "En 2018 sentí un poco de ira, que es muy poderosa si la controlas"

No te pierdas las jugosas reflexiones del tricampeón del mundo IRONMAN... sobre su pasado, presente y futuro inmediato.

Jan Frodeno: "Puede que ahora sea el viejo del circuito, pero tengo hambre".
Jan Frodeno: "Puede que ahora sea el viejo del circuito, pero tengo hambre".

En el último vídeo que ha protagonizado para ZwiftJan Frodeno, aparte de explicar con detalle cómo se ha convertido en usuario habitual de la plataforma virtual, confiesa ciertos aspectos sobre su faceta personal y profesional muy interesantes, algunos que ya sabíamos, y otros nuevos que aportan nuevos matices de la carismática personalidad del tricampéon del mundo IRONMAN (2015, 2016 y 2019).

"Cuando era más joven, era un competidor terrible. Porque si perdía o estaba cerca de hacerlo, habría tirado el tablero si hubiera sido un juego de mesa. He reducido mi competitividad. Estoy muy feliz de perder contra mis hijos. El pasatiempo más bello del mundo. Lo mejor de la vida, mis hijos. Aprendes a no darte a ti mismo tanta importancia, lo cual es bueno también para crecer realmente como triatleta", comenta 'Frodo', que el próximo sábado 11 de abril hará un IRONMAN indoor en su casa de Girona. Además, tendrá compañeros de fatigas, aunque sea en la distancia, como Nan Oliveras o el también campeón del mundo IRONMAN Patrick Lange.

"Casi veinte años en el triatlón, alrededor de diecisiete como profesional... Creo que mi motivación se ha reducido a encontrar el límite, una búsqueda que es posible: mirar dónde puedo mejorar. Creo que la felicidad está estrechamente relacionada con la progresión", afirma el campeón olímpico de Pekín 2008, que también realiza una reflexión sobre su rendimiento en el Mundial IRONMAN de Kona en las últimas temporadas.

"2018 fue una experiencia valiosa porque estaba en un punto de mi vida donde estaba saturado en términos de desafíos deportivos. Realmente lo sentí ya en 2016. Fui bastante despreocupado en mi preparación. Hice un millón de actividades extradeportivas. Sentí que no merecía el título ese año y lo conseguí. Entonces pensé: Si logro uno más, creo que me retiro. Y es por eso que 2018 fue definitivamente una revelación, porque llegué a ver la carrera desde fuera [sufrió una fractura por estrés en el sacro semanas antes de la carrera; además, en 2017, unos problemas en la espalda le apartaron de la lucha por la victoria]. Me hizo darme cuenta de que definitivamente no estoy listo para colgar las zapatillas. Era la primera vez que tenía un poco de ira. La ira es muy poderosa si la controlas, algo que no siempre es fácil", explica Frodeno, que dominó sus emociones y volvió a ser el rey de Hawaii el pasado mes de octubre.

"Lo importante fue regresar después de muchas dudas, especialmente cuando sufres una fractura por estrés en el sacro. Realmente no sabes si tu cuerpo aguantará, si esa cadera aguantará 4.500 kilómetros de carrera a pie. Es una pregunta que solo tiene respuesta el día de la competición", comenta.

"Realmente sentí que en los años anteriores había ganado porque pude sufrir más que nadie. Y creo que siempre existe ese elemento diferencial en Kona, aunque en 2019 realmente me sentí bien por momentos, lo que no estaba seguro de que fuera posible en Kona", asegura el triatleta germano, que en la pasada edición del Mundial IRONMAN también estableció una marca histórica, al completar la prueba en 7h51'13".

"La autocomplacencia es un lugar peligroso. Significa que has dejado de buscar el límite. No estoy listo para acomodarme. Puede que ahora sea el viejo del circuito, pero tengo hambre", concluye Frodeno, que ya avisaba esta misma semana en otro vídeo promocional, en este caso de Hoka One One, su nuevo patrocinador de zapatillas de correr, de que quiere "estar en lo más alto otros tres años".

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nuestros destacados