Sebastian Kienle, a por el Challenge Davos ¡tan sólo dos meses después de romperse la clavícula!

El campeón del mundo IRONMAN de 2014 se produjo la fractura a finales de junio; el próximo 29 de agosto afrontará la dura prueba de media distancia en Suiza.

Sebastian Kienle, a por el Challenge Davos ¡tan sólo dos meses después de romperse la clavícula!
Sebastian Kienle, a por el Challenge Davos ¡tan sólo dos meses después de romperse la clavícula!

Después de quedarse en casa durante toda la cuarententa por la crisis del coronavirus, en la ciudad alemana de Mühlacker, donde recientemente le veíamos completar una interesante sesión de escalerasSebastian Kienle pudo por fin hacer una de las cosas que más le gustan: concentrarse en altura.

A mediados de junio se trasladó con su equipo a los Alpes suizos para comenzar a prepararse para las competiciones que puedan venir en el último tramo de este 2020. 

Sin embargo, el campeón del mundo IRONMAN de 2014 y 3º en Kona en 2019, tuvo un contratiempo. El triatleta alemán, de 35 años, sufrió una caída con la bici y, a consecuencia del golpe, se fracturó la clavícula. Aun así, Kienle, fiel a su carácter positivo, se lo tomaba con mucha filosofía, 

"¿Todavía no hay carreras a la vista? Este podría ser un buen momento para romperse una clavícula. Algunas piedras sueltas justo antes de una zona de obras... y se me fue la rueda delantera", explicaba y bromea entonces en las redes sociales 'Sebi', que en una entrevista posterior llegaba a afirmar que el casco "posiblemente le había salvado la vida".

Han pasado poco más de dos semanas del accidente y Kienle ya está pensando en competir. De hecho, si todo va según lo previsto, el triatleta germano ha anunciado que tiene la intención de estar en la cuarta edición del Challenge de Davos, en Suiza, competición que abrirá el calendario europeo de Challenge tras la crisis del coronavirus el próximo 29 de agosto. Es decir, Sebastian Kienle se pondrá un dorsal tan sólo dos meses después de haberse roto la clavícula (al día siguiente de la operación en la que le restañaron la fractura con una placa y varios tornillos ya estaba haciendo rodillo). Y es que los triatletas, como suele decirse de los ciclistas, están hechos de otra pasta. 

La prueba se volverá a disputar sobre media distancia y estará limitada a 700 participantes debido al protocolo de seguridad y de prevención frente al coronavirus. En el segmento de ciclismo, los triatletas tendrán que conquistar el Flüelpass dos veces, con un total de 1.770 metros de altitud.

El vigente campeón de la prueba, el belga Pieter Heemeryck, que no se ha perdido ninguna edición, volverá a estar en la línea de salida (además del triunfo de 2019, fue plata en sus otras dos participaciones).

Albert Moreno2º en 2019, también luchará por el triunfo, así como el germano Ruben Zepuntke, 3º la temporada pasada. Otros ilustres que aparecen en la lista de salida son Maurice Clavel, Ronnie Schildknecht o Silvan Bruhin.

 

Los mejores vídeos