"Remco me ha dicho que corrió un medio maratón en 1h16' y que quiere aprender a nadar"

El joven prodigio Remco Evenepoel le confiesa a Cameron Wurf su interés por el triatlón.

"Remco me ha dicho que corrió un medio maratón en 1h16' y que quiere aprender a nadar"
"Remco me ha dicho que corrió un medio maratón en 1h16' y que quiere aprender a nadar"

Cameron Wurf ha terminado en la posición 97ª la Vuelta al Algarve 2020, que ha puesto su punto final este domingo con la crono individual de 20 kilómetros.

El triatleta australiano, 5º en el pasado Campeonato del Mundo IRONMAN de Kona, que ya 're-debutó' en el ciclismo profesional el pasado 2 de febrero en la Cadel Evans Great Ocean Road Race, en Australia, completó los 771 kilómetros repartidos en 5 etapas a más de 35 minutos del ganador final de la clasificación general, el joven 'prodigio' belga Remco Evenepoel.

"Cinco años es mucho tiempo sin competir. Aquí, realmente ha dolido. Pero cada día mejoro y mejoro y me he sentido mejor en los últimos días", explicaba Wurf al término de la tercera etapa en cyclingnews.com.

"La parte más emocionante para mí es que el ciclismo ha progresado mucho. Miro a mi alrededor ahora y veo el material que usan todos... Si hubieras llevado un plato de 54 dientes hace unos años, hubieras pensado: ¡Buah!... Ahora parece que vas con un 52. Van tan rápido que piensas: ¡Dios, he puesto un plato incorrecto!", afirmaba Wurf, que también tuvo tiempo de charlar con Remco Evenepoel, campeón de la Vuelta al Algarve, incluidas dos etapas.

"Hablé con Remco en la tercera etapa y me dijo que había corrido una media maratón en una hora y 16 minutos cuando tenía 16 años, que es bastante rápido. Me comentó que no sabía nadar pero que estaba interesado en aprender. Así que le dije: Bueno, yo no voy a ayudarte con ese tema", bromeaba Wurf, que en la crono de 20 kilómetros perdió 2'24" con respecto al ciclista belga, de 20 años, que hizo el mejor registro con 24'07" para llevarse la etapa y confirmar su triunfo en la general. Un día antes, el sábado, Evenepoel había llegado a los 1.100 vatios en el último kilómetro y acabó tirado en el suelo por el esfuerzo extremo.

Ahora, Wurf regresará a su casa en Andorra, donde establecerá su centro de operaciones para los próximos seis meses. "Realmente no está planeado mi calendario con el INEOS. Estaré en el mismo continente para cuando me llamen para competir en cualquier carrera. Parece que tendré algo cada mes. Mi función es tratar de liberar a los compañeros de tener que competir en una carrera extra y servir de comodín", concluye el australiano, que nada más acabar la crono hizo una sesión de carrera a pie de 21 kilómetros, repitiendo el entreno en transición que ya empleó después de la Cadel Evans Great Ocean Road Race.

.

Los mejores vídeos