Cameron Wurf gana el IRONMAN de Copenhague; Lionel Sanders acaba 2º y se lleva el slot para Kona

Clemente Alonso, 4º en la prueba que se ha disputado este domingo en la capital danesa.

Foto: @talbotcox

Cameron Wurf gana el IRONMAN de Copenhague; Lionel Sanders acaba 2º y se lleva el slot para Kona.
Cameron Wurf gana el IRONMAN de Copenhague; Lionel Sanders acaba 2º y se lleva el slot para Kona.

No hay duda de que a Clemente Alonso le sientan muy bien los IRONMAN nórdicos...

En 2014 terminó 2º el de Copenhague (Dinamarca). En 2017 ganó el de Kalmar (Suecia). Y este domingo, en su regreso al IRONMAN de la capital danesa, ha logrado una gran 4ª plaza, en una competición con mucho nivel. Sólo hay que echarle un vistazo al podio final. 

La victoria ha sido para el australiano Cameron Wurf, además en tiempo récord (7:46:06), seguido por el canadiense Lionel Sanders (7:49:24), quien por fin ha obtenido el slot para Kona que tanto se le estaba resistiendo (aunque tendrá que esperar hasta febrero del año que viene para hacer uso del mismo debido al aplazamiento del Mundial IRONMAN). El finlandés Henrik Goesch ha completado el podio (7:52:10) y se ha llevado la otra plaza para Hawaii que ponía en juego la prueba. Clemente Alonso también ha bajado de las 8 horas para acabar en la 4ª posición (7:55:09).

A Cameron Wurf no le ha importado perder más de 5 minutos en los primeros 3.800 metros de natación con respecto al alemán Lukas Wojt, el mejor en el agua, donde Clemente, 3º en ese momento, ya empezaba a poner de manifiesto su gran estado de forma.

Wurf, 5º en Hawaii en 2019 y que está corriendo a nivel World Tour con el Ineos, ha hecho un segmento de bici para enmarcar. Pasado el km 100, se situaba al frente de la prueba. Y en la segunda transición, con un parcial de 4h02, tenía una ventaja sobre Wojt, su inmediato perseguidor, de 6 minutos. A más de 9 llegaban a la T2 Sanders y Clemente Alonso, en un grupo de 10 triatletas.

En la carrera a pie, Wurf fue administrando su renta ante el empuje de un Sanders desatado que corrió el maratón en 2h43, aunque no fue suficiente para darle caza.

De modo que el australiano se apuntó la victoria (2h49 en el maratón). Sanders, subcampeón del mundo IRONMAN en 2017, se quedó a poco más de 3 minutos de Wurf, pero se llevó la plata y el billete para Kona. Goesch, a 6 minutos de Wurf, se adjudicó el bronce (2h46 en el maratón) más la otra plaza para Hawaii.

Clemente Alonso entró 4º en meta, cerrando la prueba con un gran registro de 2h49 en los 42 km a pie.

Los mejores vídeos