[VÍDEO] Otra 'salvajada' de Lochte: ¡¡50 m andando bajo el agua sin respirar y cargado con 22 kg!!

El trabajo de hipoxia del 6 veces campeón olímpico... a sus 36 años.

Instagram Ryan Lochte / Redacción Triatlón

Otra 'salvajada' de Lochte: ¡¡50 m andando bajo el agua sin respirar y cargado con 22 kg!!
Otra 'salvajada' de Lochte: ¡¡50 m andando bajo el agua sin respirar y cargado con 22 kg!!

Es una de las 'herramientas clave' que utilizan todos los nadadores de élite y también la mayoría de triatletas profesionales en sus entrenamientos en la piscina: los ejercicios de hipoxia, es decir, aquellos que se hacen en apnea, sin respirar.

Aquí ya hemos hablado en más de una ocasión de los beneficios que reporta.

Que se lo digan si no a Ryan Lochte, que suele acabar sus entrenos con ejercicios de este tipo. Y parece que le funcionan, porque el nadador estadounidense está recuperando su mejor estado de forma a sus 36 años y después de cumplir una sanción de 14 meses. Su objetivo es estar el próximo año en Tokio en los que serían sus quintos Juegos para, quién sabe, incrementar su ya extenso palmarés, donde figuran 12 medallas olímpicas, 6 de ellas de oro.

Si el martes se hacía 50 metros buceando boca arriba con patada de mariposa en 23.37, su mejor registro en esta particular modalidad, este jueves nos ha sorprendido con el más difícil todavía: otros 50 metros sin respirar, pero esta vez andando y llevando en las manos un balón medicional de 22,6 kg. En total, un minuto y 24 segundos debajo del agua, transportando la pesada carga...

"50 metros bajo el agua con 50 libras de trabajo de hipoxia para terminar el entreno. No intentes esto en casa a menos que lo hagas con supervisión", advertía en las redes sociales Lochte, que se encuentra en la semana de 'tapering' o de puesta a punto para el Abierto de Estados Unidos de Natación que se disputa este fin de semana en Sarasota, donde está inscrito en las pruebas de 200 estilos, 200 libres, 100 espalda, 200 espalda y 100 libres. 

En verano, en su regreso a la competición en el Campeonato Nacional, una vez cumplida la sanción (violación de las reglas antidopaje por una inyección intravenosa), nadó el 200 estilos en 1:57.76, a casi 4 segundos del récord mundial que él mismo posee (1:54.00). 

 

Los mejores vídeos