¿Por qué se me hunden los pies?

Un problema bastante habitual entre los que llegan tarde a la natación.

¿Por qué se me hunden los pies?
¿Por qué se me hunden los pies?

Partamos de la posición ideal, con las piernas rectas y con una leve flexión en las rodillas. La única parte de los pies que debe salir del agua son nuestros talones.

Hay muchos factores que contribuyen a que se nos hundan los pies. Incluso, influye la posición de la cabeza, con la mirada situada en una posición intermedia entre mirar al fondo de la piscina e ir mirando al frente.

También contribuye el hecho de no respirar adecuadamente. El no exhalar te da mucha flotabilidad en el pecho, lo cual hace que la cadera se hunda y que los pies le sigan. En la natación no se debe aguantar la respiración, sino que debes llevar un ritmo de respiración constante.

Y, por supuesto, influye nuestra patada. La fuerza en la patada de crol viene de la cadera. Si haces la fuerza desde la cadera, las rodillas no se tienen que flexionar mucho para generar potencia.

Otro de los grandes problemas es la movilidad de los tobillos. Si no puedes poner los pies completamente en punta, vas a tener problemas en avanzar con la patada. Esto se puede trabajar con ejercicios específicos.

La última razón por la cual tus pies se pueden estar hundiendo es por culpa de tu agarre. Cuando alguien que no sabe nadar ve a alguien que nada, supone que el movimiento de la brazada es circular, porque así lo ve desde afuera; pero la realidad bajo el agua es distinta.

Cuando la brazada es circular hay una gran porción del movimiento que empuja agua hacia abajo. Esto genera que el cuerpo se eleve. Al elevarse el cuerpo las piernas cae y terminas nadando en una posición poco eficiente.

Nuestros destacados