Entrevista a Javier Gómez Noya

Ganar en el deporte de alto nivel es muy complicado. No dejar de ganar, es algo que está al alcance de muy pocos privilegiados.

Cristina Azanza Fotos: Danny Goiri

Ganar en el deporte de alto nivel siempre es muy complicado. No dejar de ganar, como es el caso de ‘Javi’ desde el año 2003 en que se proclamó Campeón del Mundo Sub 23, hasta el 2013 en que ha firmado su tercer Título Mundial, un año después y en el mismo escenario en el que consiguió la plata olímpica, es algo que está al alcance de muy pocos privilegiados en la historia del deporte.

‘Javi’ es uno de los grandes del Triatlón, sin lugar a dudas. Pero en su caso, quizá por encima de sus números, destaca cómo lo ha conseguido. Su carrera no ha sido un camino de rosas, más bien al contrario. Ha estado jalonada de contratiempos, de adversidades que ‘Javi’ ha ido afrontando con sosiego, sin perder nunca la compostura, pero con una tenacidad inquebrantable.

Superando al unísono a los rivales más duros de la última década y a sus propias limitaciones. Para ‘Javi’ sólo hay dos opciones: ganar o hacerse más fuerte porque él sabe que, tarde o temprano, cruzará primero la línea de meta. Aunque su hábitat natural ha sido la distancia olímpica, ha hecho incursiones en otras distancias y modalidades (XTERRA, Media Distancia, 5i50, Alcatraz…) de la única forma que sabe: ganando. Hace poco más de dos meses, en la Final de las World Series en Londres, te jugabas el título mundial (sólo te valía la victoria).

Los hermanos Brownlee han sido tus más duros rivales en los últimos años. Honestamente, cuando en los últimos cien metros te vimos a la estela de ‘Jonny’ todos pensábamos que la historia se volvía a repetir. Sin embargo, pudimos ver a un Javier Gómez Noya inteligente y controlando la situación de carrera en todo momento, ¿crees que la gente sobrevalora la inteligencia por encima de la pura capacidad física? ¿Con los Brownlee es posible plantear una estrategia previa de carrera o vas improvisando? Para ganarlos, ¿cuáles son tus armas?

Es más importante la capacidad física antes que la inteligencia. Tú puedes actuar de forma inteligente, pero  como no tengas la capacidad física y el potencial para ser capaz de ir rápido, por mucho que pienses, no vas a ser capaz de ir rápido. En competición, con la experiencia, el conocer a tus rivales y tratar de tener la cabeza fría, puedes hacer cambiar el curso de una carrera.

Yo creo que en Londres actué bastante bien estratégicamente. Tenía el refuerzo positivo de haberle ganado al sprint también en la gran Final de Auckland un año antes y jugué mis cartas. Lo intenté antes del sprint, pues cuando estás en carrera a nadie le gusta un final al sprint por mucha confianza que tengas en uno mismo, que precisamente no es mi caso, por eso intenté solucionar la carrera antes.

Yo le cambié un par de veces, lo intenté y “Jonny" aguantó bien. Cuando vi que estábamos en el último kilómetro, que nos lo íbamos a jugar al sprint, si que diseñé mi estrategia. Era consciente del viento de cara que nos daba en esa la última recta, a mí me interesaba que arrancará él el sprint para quedarme yo detrás y tratar de pasarlo al final.

Salió todo bien. Los Brownlee no son muy buenos estratégicamente aunque han mejorado, pero son muy sólidos en las tres disciplinas, no especulan y marcan un ritmo altísimo durante toda la competición. Si quieres ganarles hay que ir más rápido que ellos en la carrera a pie, con toda la dificultad que eso entraña, no hay mucho más.

No se la puedes jugar en el agua, ya que siempre están delante, ni en la bici, ellos son dos y encima tienen algún gregario que trabaja para ellos en carrera. Es difícil meterte en un corte y que ellos no estén, es prácticamente impensable. Así que por eliminación… Hay que ganarles corriendo y eso significa correr muy rápido.

En 2008 fuiste campeón del Mundo de Triatlón en Vancouver. 2010 segundo título en Budapest y, finalmente, el pasado mes de Septiembre lo volviste a ganar en Londres. En 2008 eras la revelación, en 2010 el mejor y en 2013 ganaste a los hermanos “intocables". Obviamente cuantos más títulos ganas, más prestigio, medios y dinero tienes... ¿A nivel personal te ha reportado lo mismo cada uno de los títulos?

Los tres títulos son diferentes. Quizá el que menos disfruté posiblemente fuera el primero, porque fue sólo unos meses antes de los Juegos Olímpicos, no era la competición más importante del año para mí y salí de esa carrera un poquito lesionado. Esa lesión luego se agravó, y no me permitió rendir al 100% en los JJ.OO. y me costó mucho recuperarme de la misma.

Quizá me hizo ilusión por ser el primer Campeonato del Mundo que ganaba, pero lo recuerdo con un sabor un poco agridulce. Budapest, en 2010, fue una carrera que no me esperaba ganar en absoluto. Frodeno partía con toda la ventaja. La situación era que yo tenía que ganar la carrera y él quedar sexto para ganar yo el título. Él llevaba una regularidad muy buena todo el año y lo veía muy muy complicado, pero salió un día con lluvia y difícil, y él no tuvo el día. Desde el principio de la carrera a pie ya le vi que no iba y yo tuve suerte también, ya que a pesar de chocar en bici con una ambulancia que estaba aparcada, hacerme una herida y romper el manillar, pude seguir en competición y conseguir el título mundial. Hay veces que tienes mala suerte, otras mejor suerte, pero lo de Budapest fue una gran sorpresa.

El último, en Londres, fue el que más cariño y valor le doy, por cómo fue y por ganarle a quién gané. Los Brownlee son los rivales más duros que he tenido nunca, los más difíciles de ganar, y ganar en la última carrera, en Londres, al sprint y a Jonathan, es el título que me hace sentir más orgulloso.

En cuanto a los hermanos Brownlee, si estos chicos no hubieran aparecido, ¿habrías alcanzado el nivel que tienes a día de hoy? ¿Cuál ha sido la estrategia para ganarles? ¿esperar a que se ‘rompan’ o pulir más tus entrenamientos?

Si no hubieran aparecido… es posible que hubiese ganado unas cuantas carreras más, pero yo creo que ahí está lo bonito del deporte, y el reto que me ha supuesto a mí y a muchos de sus rivales, el tener que subir un peldaño para estar a su nivel y poder ganarles.

Yo me alegro de que hayan aparecido, pese a que haya ganado menos carreras, y que me hayan hecho mejorar y esforzar para superarme. Ganarles es muy complicado, son muy completos en las tres cosas, no tienen puntos débiles, no les vas a soltar nadando, en bici no les vas a atacar e irte, porque son más fuertes y corriendo…. todos sabemos lo que corren y es ahí donde hay que ganarles precisamente, quizá sea su punto fuerte.

Yo sé que cuando estoy  en forma, cuando estoy bien, tengo mis posibilidades y trabajo para ello. Tal y como está el triatlón hoy en día, hay que tener una buena base de natación y en bici ser muy consistente. En la carrera a pie, cada vez se va más rápido y de la manera que corren ellos, muy agresiva y fuerte desde el principio, han hecho que tenga que aplicarme mejor.

Yo entiendo que viendo las carreras, sobre todo este año, parece que hay un salto importante entre nosotros tres y el resto. Sin embargo cuando estás compitiendo no tienes esa sensación y gente como Mola, Murray o Silva, que en algunas carreras están en el grupo delantero, para mi son tan peligrosos como los Brownlee. Es posible que estuviéramos un poquito por encima, pero hay gente que viene muy fuerte y seguro que nos va a dar  alguna sorpresa el año que viene.

Los hermanos Brownlee son muy diferentes para mí. Quizá tengo más afinidad y me llevo mejor con Jonathan,  por su carácter. Es más humilde, más tranquilo, más amable, le gusta saber, le gusta preguntar, tengo una relación bastante cordial con él.

Con Alistair tengo buena relación también, pero es diferente, es más “brabucón", por decirlo de alguna forma, no hay más que verlo en competición que casi siempre va protestando a todo el mundo porque no tiran en bici, dice que son todos unos blandos… No se da cuenta de que la mayoría de las veces va tan fuerte, que la gente no puede pasarles al relevo.

En alguna carrera mirando los datos de potencia, cada vez que aceleraba para relevar tenía que estar por encima de 500w y así acaban destrozando a sus rivales. Es diferente a ‘Jonny’, pero como deportista le respeto muchísimo porque es, con diferencia, el mejor triatleta que he visto nunca. Para mi es capaz de lo mejor y de lo peor a veces, pero cuando tiene el día no conozco a nadie que sea capaz de ganarle.

¿Crees que la marca de los 10 km en pruebas de distancia olímpica tiene su límite en 29´ o piensas que seguirá bajando con los años?

Yo creo que seguirá bajando, evidentemente cada vez de forma más lenta porque va a ser más difícil, pero yo creo que se bajará de 29 minutos en breve. Pienso que para ganar en los Juegos Olímpicos de Río 2016 vamos a tener que estar para correr en 28´45-28´50. Luego, posiblemente no se logre alcanzar este tiempo, pues dependerá mucho del circuito, de las condiciones climáticas, Río será posiblemente una carrera con calor, y quizá no se pueda correr tan rápido.

Ya hemos visto en Londres, en los JJ.OO., como Alistair corriendo en 29´07 dejándose ir al final podría haber corrido en 29´00. Para ganarle, yo por lo menos, habría tenido que correr en 28´50, y no estaba capacitado para eso, pero para Río 2016, el que quiera ganar posiblemente tenga que bajar de 29 minutos.

Este 2013 ha sido un año que, desde fuera, ha parecido excesivamente exigente para tí. ¿Quién planifica tu calendario? ¿Con tu palmarés realmente necesitas ganar tanto? ¿Necesitas la competición para mantener el nivel o es una cuestión puramente económica (en cuyo caso es totalmente lógico porque esto dura muy poco)?

No es una cuestión económica, este año, como año post olímpico, alguna gente pensaba que me lo iba a tomar más de relax, pero he hecho un poco lo que me apetecía y me he dado cuenta de que lo que me apetecía era probar diferentes cosas.

Posiblemente al final he competido más de lo que debería, pero ahí me culpo a mí mismo, evidentemente mi entrenador o la gente de mi entorno me aconseja, me propone algunas carreras, pero al final yo soy el último que decido si corro aquí o allí y tomo las decisiones, para bien o para mal.

He corrido bastante, sin embargo me ha salido bien, he llegado a final de temporada con fuerza y me he encontrado bien. Si miras mi calendario ves que he hecho un montón de carreras, pero yo sé en qué carreras me he exprimido al máximo, qué carreras me las he tomado de verdad y qué carreras han sido más como entrenamiento, un entrenamiento fuerte, pero sin hacer puesta a punto, sin crearme ese estrés mental que te supone una competición importante.

He hecho cosas, como ir a Estocolmo la penúltima prueba de las World Series, que no tenía previsto. Yo ya tenía cuatro buenos resultados para la final, el peor era un tercer puesto, o sea que mi capacidad de mejora era muy poca, y además iban a correr los dos Brownlee también. Todo el mundo me aconsejaba que no fuera allí, porque no tenía nada que ganar, pero decidí ir, porque estaba muy bien físicamente, había entrenado bien y me veía capaz de mejorar un tercer puesto. Al final quedé segundo y no gané porque Alistair se escapó en bici y jugó bien tácticamente. Si no hubiese ido a Estocolmo, no hubiera mejorado ese tercer puesto, con ese segundo, y no hubiera ganado el mundial.

Hay decisiones que tomas y aciertas y en otras me he equivocado, como por ejemplo no correr el Europeo y preparar Austria. Estaba muy bien para esta prueba pero me caí en la bici unos días antes y salió mal. Ni gané el Europeo, que tal y como fue la carrera era bastante asequible, ni me salió bien Austria. Las cosas después son fáciles de ver, pero antes es más complicado.

El balance global del año ha sido muy bueno, de los mejores años, si no ha sido el mejor de mi carrera deportiva. No sólo por los títulos, si no por cómo me he llegado a encontrar, sobre todo cuando paré un poco de competir y en Agosto me puse a entrenar fuerte preparando las últimas carreras. Ahí llegue a un nivel que creo que jamás había llegado en la vida y quizás mi mejor carrera fue Estocolmo.

¿Te interesa la evolución de tus rivales y su potencial (gente joven que viene por detrás)? ¿Qué triatletas vienen pisando fuerte (nacionales o extranjeros)? ¿Crees que hay signos externos que evidencian la capacidad de llegar a ser un super-clase o es difícil saberlo?

Me gusta seguir la evolución de la gente por propio interés, porque al final van a ser y ya son, algunos de ellos, rivales. Ver sus puntos fuertes y cómo van evolucionando. Hay gente que tengo la suerte de conocer personalmente, ver un poco cómo es su carácter y hay triatletas muy buenos.

En España ahora mismo tenemos un nivel altísimo, Mario, que sigue siendo joven pero ya es tercero del mundo, es ya una realidad y además de ser un gran amigo, lógicamente es un rival en las carreras, y seguro que me lo va a poner muy difícil en los próximos años.

Tenemos a Fernando Alarza, también con un nivel altísimo, capaz de estar ya peleando con los mejores del mundo en cualquier tipo de carrera, a pesar de que es también muy joven. Y luego hay un grupo de gente como Jesús Gomar, Vicente Hernández, ‘Richi’… Hay cantera de sobra, que espero que tratándolos bien y cuidándolos, puedan llegar a hacer cosas importantes.

En chicas quizá no hay tanto volumen de gente que, a priori, se les vea tan bien. Yo creo que Ainhoa va a seguir dando guerra unos años más y, posiblemente, Tamara Gómez es a la que veo con más futuro, aunque es difícil de decir. Luego hay gente como Melina, Camila, chicas más jóvenes, que también pueden dar el salto en cualquier momento y ponerse ahí arriba.

A nivel internacional vas viendo cosas por ahí, no controlo demasiado los juniors que hay, pero algunos jóvenes que empiezan a correr las Series Mundiales, Henri Schoeman (Sudafricano) por ejemplo, están haciendo cosas como para que en unos años le veamos dando guerra también.

Para el próximo año, y tal y como corren los Brownlee, que no especulan y corren a tope todo el rato, saliendo a muerte el primer kilómetro, es difícil que haya gente delante en el segmento de carrera, pero posiblemente veamos a alguno más. Si se da la circunstancia de carrera, que se hace un grupo grande en el segmento ciclista, aunque este año no se ha hecho, y entran gente como Mario y Richard, pues posiblemente haya más interacción en la carrera a pie y no seamos tres los que corramos delante, sino que seamos más.

Posiblemente por edad, los Brownlee van a tener más capacidad para mejorar que yo. Tengo 30 años, Alistair 25, Jonathan 23, veremos dónde está el límite, y no olvidemos que hay que tener en cuenta también las lesiones y otras circunstancias.

Sabemos que te alegras por Mario y su salto de calidad, ¿cómo es tu relación con él? Basándote en tu experiencia, en tu propia evolución y en la del triatlón, ¿dónde ves a Mola los próximos años?

Con Mario me llevo muy bien porque es imposible llevarse mal con él, todo el mundo se lleva bien con Mario, el tío es un pedazo de pan. Viendo su evolución yo creo que le ha venido bien el cambio que ha hecho de empezar a entrenar con Joel Filliol, por el simple hecho de que yo creo que Mario entrenaba muy poco para el nivel que tenía y eso es bueno, porque ahora ha empezado a entrenar de forma más seria y profesional, con un grupo de gente que anda muy bien y ha dado un salto de calidad.

Él siempre está un pelín limitado por su natación, lo que le impide estar en algunas carreras en la disputa porque se queda un poco cortado, pero es capaz de aspirar a todo. En unos JJ.OO. si Mario se baja a correr delante, puede ganar la carrera perfectamente, sea a quien sea, entonces es un valor importante que tenemos ahí.

He tenido la oportunidad de entrenar y convivir con él algunas veces y creo que es un chaval muy centrado, muy sano, muy buen amigo también y seguro que con ese carácter también le va a ayudar a dominar los momentos difíciles y de presión que aparezcan en su carrera, como aparecen en la de todo el mundo.

Yo creo que ya ha mejorado bastante su natación, lo que pasa es que este año se ha dado una situación en las  carreras, en las que ha habido corte de 6 ó 7 triatletas y quizá el aún no está para nadar entre los mejores. Ese grupo delantero es gente que generalmente tiran en bici, sobre todo cuando están los Brownlee. Cuando ellos están, las carreras son de una manera y cuando no están, son de otra.

Cuando ellos están… Todos tiramos, hay gente fuerte en bici como Alessandro Fabian que saben que no corren tanto y a todo el mundo le interesa ir para adelante. El problema es que a veces los Brownlee van tan fuerte que hacen que los demás apenas puedan colaborar.

Quizá este año se ha vivido un vacío en el segundo grupo, gente como Jan Frodeno, Stuart Hayes, que este año no han competido en pruebas ITU ya no tiran por detrás y hay bastante gente que tira delante. Yo creo que Mario está más adelante en el agua, pero tal y como han sido las cosas este año, se ha quedado en el grupo de atrás. Creo que va por el buen camino y tiene que ver que realmente está más cerca de cabeza de carrera que antes, lo que pasa que el corte se hace en 6 ó 7 triatletas.

Tres veces Campeón del Mundo y plata en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. ¿Quizá el oro en Río de Janeiro sería tu despedida de la distancia olímpica?

No sé si la despedida, pero seguro que el gran objetivo que me planteo en mente, sabiendo y siendo consciente de lo complicado y lo ambicioso que es, porque evidentemente los Brownlee estarán ahí, con más madurez seguramente y con más experiencia.

Otros rivales seguro que aparecerán de aquí a tres años, también con muchas opciones de ganar ese Oro, Mario entre ellos, por ejemplo. Siendo consciente de todo esto, yo voy a trabajar por intentar conseguirlo, es el   gran título que me falta y por qué no intentarlo...

A pesar de este gran objetivo, me hace mucha ilusión ser Campeón del Mundo otra vez, igualar el récord de Simon Lessing de 4 títulos mundiales o ser el triatleta con más victorias entre Copas del Mundo, Mundiales,Europeos…

Lo más importante es que sigo teniendo motivación para entrenar y sigo disfrutando haciendo lo que hago. Evidentemente tengo buenos resultados y eso ayuda, si tienes un año malo, entrenas mucho y no te salen las cosas, pues seguro que mentalmente influye de forma negativa y quizás varíe este planteamiento.  Pero mientras te va bien todo es sencillo, todo fluye.

No hace falta conocerte para saber que, por educación y respeto a rivales lo vas a negar. Pero el pasado mes de Mayo hiciste tu primera incursión en Media Distancia, fuiste al Campeonato de Europa en Calella (Barcelona) sabiendo que eras el claro candidato a la victoria. El público vio una de las victorias con más superioridad de un gran título, ¿crees que el nivel de la larga distancia está muy por debajo de lo que realmente veremos en un futuro o el nivel ya es exigente?

El nivel ya es exigente y depende del tipo de carrera que hagas. Evidentemente en Calella no estaban los mejores del mundo, había gente buena pero no los dominadores de la distancia. Para mí fue una carrera relativamente asequible, comparado como cuando me tengo que 'pelear' con los Brownlee.

Todavía no he competido con los grandes de esa distancia, espero poder hacerlo en 2014 y tener más criterio para opinar, pero el nivel seguro que es alto y lo que estoy seguro es que va a seguir subiendo en los próximos años, por la gente de olímpica que se va a pasar y porque todo va mejorando y se va profesionalizado, y cada vez las distancias entre los atletas son más cortas, incluso en la larga distancia.

No hice niguna preparación específica para esta prueba, de hecho la semana anterior corrí en Japón, volé directo a Barcelona y estuve allí en Calella esa semana. Yo creo que la media distancia, con el entrenamiento que hacemos para la distancia olímpica es suficiente para rendir bien, si tu cuerpo se adapta bien a ese tipo de competiciones y tienes algo de experiencia sobre la cabra, como es mi caso, no tienes que tener mucha dificultad sobre esta distancia. Me sentí muy a gusto toda la carrera.

La recuperación después de la carrera fue diferente, a nivel muscular estaba mejor que después de haber corrido un olímpico exigente, pero te deja un poco más de fatiga general, de levantarte y sentirte cansado. No me dolían las piernas ni nada en concreto, pero si me sentí más cansado de lo habitual, no sé si por la acumulación de carreras que llevaba y el estrés de saber que el siguiente fin de semana tenía que correr en  Águilas (Murcia) una carrera con el club y al siguiente Madrid. Fue la época en la que más cansado estuve este año, no sé si por influencia propia de esta carrera en concreto o por toda la suma de carreras que llevaba.

En 2014 tienes intención de participar en el Campeonato del Mundo de Ironman 70.3, está claro que competirás para ganar... ¿Qué tienes que decir?

Es correcto, jajajaja. Competiré para ganar porque todas las carreras que salgo son para ganar. Quiero enfrentarme a los mejores en la distancia y ver dónde voy mejor que ellos y dónde voy peor, cuáles son mis puntos fuertes, mis puntos débiles, dónde tengo que mejorar si quiero aspirar a ganarles.

No sé si se les voy a ganar o no, porque es muy difícil, hay gente que prepara muy específicamente esa prueba, lo haré una semana después de la Gran Final en Edmonton y mi preparación va a ir enfocada a rendir lo mejor posible en esa final, es decir, a correr muy rápido y en la bici quizá no esté tan consistente y tan fuerte, por tanto no sé ni cómo voy a llegar al 70.3. Si me interesa verme con mis rivales, y más pensando en el futuro, para saber cuáles son mis carencias y en qué puntos hay que mejorar.

Y después de ésto... ¿Saltas a la distancia Ironman?

A tres años vista, hasta los JJ.OO. de Río, seguro que no. Creo que puedo ir haciendo algún media distancia, ya  que con el entrenamiento que hago se puede más o menos compaginar, no de la forma óptima, pero se puede hacer bastante bien, y a partir de Río 2016, me plantearé si quiero seguir en distancia olímpica, si me apetece probar la distancia Ironman… Lo que más me motive en ese momento, no lo tengo claro.

Si me apetecería en algún momento ir a Kona, no sé si preparándolo para intentar ganar algún día o solamente por hacerlo. He estado allí viendo la carrera, me ha gustado el ambiente y es uno de los lugares que te apetece ir como triatleta.

Personalmente, preferiría otro tipo de carrera para un Campeonato del Mundo de Ironman, porque allí hace un calor tremendo, con una gran humedad, y yo no me adapto demasiado bien a esas condiciones. Recuerdo estar viendo la carrera y llegar ese día reventado al hotel depués de estar allí de pie durante un montón de horas, así que me imagino lo que tiene que ser correr la prueba. Es una carrera muy dura por el calor, el circuito y el viento, pero también es un reto.

Desde mi punto de vista creo que IRONMAN ha hecho bien cambiando las sedes del mundial 70.3, porque tienes que variar circuitos y tipos de clima, si no siempre estás beneficiando a unos y perjudicando a otros. Entiendo la tradición que tiene Kona y por eso va a ser muy difícil cambiar la sede del Cto. del Mundo Ironman, de esta forma siempre estás favoreciendo a la gente que va bien con calor y humedad, y la gente que es más rápida, que rinde mejor en climas más suaves, pues lo tienen más complicado para ganar alguna vez en su vida en Hawái. Pero bueno, está así montado y es lo que hay.

A corto plazo, ¿quién crees que será el primer triatleta español en convertirse en Campeón del Mundo Ironman? A día de hoy sólo vemos con opción de ganar en Kona a Clemente Alonso, Iván Raña, Víctor del Corral, Eneko Llanos y… ¿Tú?

Yo creo que esos son los candidatos, decir quién es difícil.

Eneko estuvo ya muy cerca y quizá por eso y por su experiencia, aunque ya no es tan joven, pero si consigue preparase bien para Hawái, quizá es al que veo con más posibilidades, a muy corto plazo. Evidentemente de aquí a cuatro años ya es demasiado tarde para Eneko.

Un poco más de cara al futuro, yo confío bastante en Iván, porque lo conozco, porque he entrenado con él y porque se crece antes retos importantes, sabe preparar bien ese tipo de carreras importantes, ya ha quedado sexto en Hawái, que para ser la primera vez, es un muy buen resultado. Yo creo que tiene que mejorar en bici, para alcanzar el nivel para ganar, ya vemos que tiene un maratón muy bueno y esas condiciones le van muy bien. Si es capaz de hacerse más fuerte, más duro en la distancia de 180 km y adaptarse mejor a la cabra, yo creo que tiene opciones y tiene calidad para ganar Hawái algún día.

Tengo que decir que el resultado de Iván este año me sorprendió gratamente, porque no esperaba que fuera a estar tan arriba en su primera participación y después de un año en el que había competido mucho, con dos IM, Frankfurt y Zurich (en tres semanas) y algún 70.3. Es para quitarse el sombrero, la verdad.

¿Verme ganando Hawái? Pues como ilusión si me veo ganándolo, pero ya te digo que es una distancia que no conozco y le tengo mucho respeto, ni conozco a los rivales. Soy consciente que no todo el mundo que rinde bien en distancia olímpica, pueda hacerlo bien en el Ironman, son mundos completamente distintos y dependerá, más que de mi velocidad y rapidez para competir, de la economía que tengas, economía de carrera, que tu cuerpo sea capaz de asimilar todo el líquido y la comida que le metes.

Eso es lo fundamental, si eso me funciona, me puedo ver con posibilidades. Si tengo dificultades para asimilar los geles que voy tomando, la comida, la bebida, pues lo tendré muy complicado.

En categoría masculina somos una referencia mundial en todas las disciplinas y en todas las distancias. ¿Qué pasa con las chicas?

Yo creo que hay gente también muy buena en chicas. Que estemos tan bien en España en categoría masculina, es un poco por la generación que ha salido ahora, algunos en base a un trabajo que han hecho sus Federaciones Territoriales o su gente, pero España es lo que es, no podemos ser una potencia mundial en todo.

Tenemos que ver el número de licencias que tenemos, la importancia que tiene este deporte en nuestro país y la importancia y los apoyos que tienen otros. Estar al nivel de Inglaterra, Nueva Zelanda o Australia en principio parece difícil porque allí el triatlón es otra cosa, que tengamos esa generación en categoría masculina es una suerte.

En categoría femenina quizá no estemos aún al nivel, pero hay gente que lo está haciendo bien, yo confío bastante en Tamara Gómez de cara al futuro, la vi competir en la Final de Londres en Sub 23 y corre de forma muy valiente, corriendo en el grupo delantero, tirando y dando la cara, yo creo que tiene capacidad para hacerlo muy bien.

Hasta el momento los grandes triatletas nacionales han salido por generación espontánea. ¿Crees que en España se está realizando un buen trabajo de base en triatlón del cual irán saliendo grandes triatletas?

Yo creo que hay Federaciones Territoriales y clubes que están trabajando bien. Hay ilusión por parte de muchos entrenadores y tenemos gente muy bien preparada en España, muy buenos entrenadores para sacar chavales.

A nivel de Federación Española sinceramente ahora mismo desconozco cómo es la detección de talentos o qué tipo de programa tienen, por eso no lo puedo valorar, pero el hecho de que el triatlón sea un deporte cada vez más grande, cada vez con más practicantes y más medios para hacerlo, hace que haya más entrenadores. En cada ciudad de España hay un club de triatlón y seguro que ahí van captando chavales y hay gente preparada para enseñarlos.

Cuando yo empecé y me dio por hacer triatlón, me puse a practicarlo y ya está, pero no había infraestructuras y apenas había clubes y entrenadores, no se sabía muy bien lo que había que entrenar, se solían hacer bastantes burradas y ahora todo eso está bastante controlado, por lo tanto hay más posibilidades de que salga más gente.

¿Qué tiene Galicia que tantos y tan buenos triatletas tiene?

No lo sé, porque tampoco es que tenga un clima ideal para este deporte. El terreno si está bien, hay buenas carreteras y buenos lugares para entrenar. Yo creo que es un trabajo que viene de atrás, hay una semilla que fue plantando Iván Raña, que fue el primer gran triatleta gallego que tuvimos y eso genera que chavales lo vean, se afi cionen y quieran ser como él.

A lo mejor a algunos también les pasa conmigo ahora, el hecho de que hayamos tenido algunos referentes en los últimos años, como Pilar Hidalgo cuando competía, o David Castro, eso también atrae a chavales y hace  que haya más posibilidades y como decía antes, cada vez hay más clubes y gente preparada que, muchas veces de forma desinteresada, trabajan por el triatlón y van captando y enseñando a chavales.