Qué come Sergio Bueno

¿Te has preguntado alguna vez qué comen los triatletas profesionales? Sergio Bueno además es diabético, te contamos qué dieta sigue.

Triatleta de larga distancia, diabético.

En esencia el problema para un diabético sería de por sí el triatlón, porque si juntas la larga distancia, con fuertes cambios de ritmo y el shock de las transiciones… es una combinación difícil de manejar. Con los años he descubierto que al menos en mi caso, la distancia perfecta es el medio Ironman, una prueba en la que se pueden llevar ritmos altos pero estables.

Tengo que controlar mucho la dieta, sobre todo con no tomar azucares refinados ni darme ni un solo atracón. El secreto para mí, y creo
que para muchos otros diabéticos, está en comer muchas veces pero muy poco, evitando siempre alimentos de índice glucémico elevado. Las grandes comidas en un primer momento o al día siguiente puede que me sienten bien porque siento un buen nivel de energía, pero a los dos días siempre se me descontrola el nivel de azúcar en sangre.

Por eso antes de un entrenamiento o competición desayuno poco y voy comienzo trocitos de barritas de carbohidratos de cadena lenta. La proteína me sienta muy bien sobre todo después de entrenar, porque la disponibilidad energética es muy lenta y el cuerpo reacciona de maravilla.

Este control sobre los alimentos de elevado índice glucémico y las grandes cantidades de comida, lo llevo más a rajatabla cuanto más cerca estoy de una competición, donde el truco para un diabético no está tanto en “cargar” mucho sino en gastar menos, manteniendo un poco de activación todos los días antes del triatlón.

De esta manera consigo evitar desajustes y además es una semana muy relajada de entrenamientos, por lo que siempre llego física y psicológicamente con ganas de correr. Nunca tomo nada de lo que la organización ofrece, que siempre son productos de la máxima calidad, pero al no saber cuál es su composición y cómo reacciona mi organismo con ellos, tengo que llevar siempre mi propio “picnic” de carrera. Con todo, como me ha pasado, puedes tener un fuerte bajón antes de llegar a meta. Entonces no hay que forzar, hay que parar en ese instante, esperar a que todo se normalice y volver a intentarlo en el siguiente triatlón.