[VÍDEO] Así trabaja la explosividad y así de fino está Evenepoel: "Peso 59 kg, 5 menos que en 2019"

La joven estrella del ciclismo mundial Remco Evenepoel sigue machacándose en Calpe y luce una figura mucho más delgada: "La parte superior de mi cuerpo es piel y huesos".

Así trabaja la explosividad y así de fino está Evenepoel: "Peso 59 kg, 5 menos que en 2019".
Así trabaja la explosividad y así de fino está Evenepoel: "Peso 59 kg, 5 menos que en 2019".

Hasta su espeluznante caída al precipitarse por un puente en el pasado Giro de Lombardía, el que fue campeón de Europa y subcampeón del mundo contrarreloj, además de vencedor de la clásica de San Sebastián en 2019, había firmado una temporada casi perfecta en 2020, ya que se había proclamado campeón de la Vuelta a Polonia, la Vuelta al Algarve, la Vuelta a San Juan y la Vuelta a Burgos. 

"Cuando llegué al hospital, el escáner reveló una vena reventada de la ingle. Afortunadamente, los médicos lo vieron rápidamente. Luego, supe que mi fractura de cadera estaba a un milímetro de un nervio. Podría haber pasado mi vida en esa silla de ruedas", confesaba en una entrevista reciente Remco Evenepoel.

Ahora, tres meses después del que pudo ser un accidente fatal, el corredor del Deceuninck-Quick Step se encuentra en Calpe (Alicante), entrenando muy duro para recuperar el nivel que le había convertido, a sus 20 años, en toda una estrella del ciclismo mundial.

En su última publicación en las redes sociales, nos muestra un vídeo (más abajo) con una sesión específica de trabajo de explosividad. Además, el ciclista belga exhibe una figura mucho más fina.

"Mi peso actualmente fluctúa entre 59 y 60 kilos. Eso es cuatro-cinco kilos menos que hace un año. La grasa de bebé se ha ido. Y no hace falta decir que, así, tienes que mover menos vatios para ir igual de rápido. Sabía que cada kilo que ganara sería un kilo más para volver a la cima. El miedo a subir de peso estaba ahí", explica en el portal de ciclismo Wielerflits Evenepoel, que aclara que no todo se debe a la pérdida de masa muscular, sino también a la cantidad de peso que Patrick Lefevere quería que perdiera. Y es que el mánager del Deceuninck Quick-Step le había comentado en múltiples ocasiones que estaba "demasiado gordo".

“No es que ahora sea un paciente anoréxico, ¿verdad? Pero la parte superior de mi cuerpo es piel y huesos. En los últimos meses me he convencido de la importancia de la nutrición, he investigado y aprendido mucho”, añade el joven ciclista belga, que asegura que va con un mes de adelanto con respecto al entrenamiento programado y que ya está montando en bici mucho más tiempo del que podía esperar hace unas semanas...

Los mejores vídeos