Suspendidos de por vida los acusados de abusar física y verbalmente de la triatleta que se suicidó

Choi Suk-hyeon, de apenas 22 años, se quitó la vida a finales de junio.

Suspendidos de por vida los acusados de abusar física y verbalmente de la triatleta que se suicidó.
Suspendidos de por vida los acusados de abusar física y verbalmente de la triatleta que se suicidó.

La joven promesa del triatlón surcoreano Choi Suk-hyeon, de 22 años, se quitó la vida el pasado 26 de junio al no poder soportar más los abusos, palizas y acoso psicológico que sufría por parte de uno de sus entrenadores y del capitán del equipo semi-profesional del Ayuntamiento de Gyeongju, ciudad de la costa sureste del país

"He sido agredida de forma tan violenta... que lloro todos los días. Preferiría morir después de ser golpeada como un perro", relataba Suk-hyeon en la carta que le dejó a su madre y que publicaban varios medios de aquel país.

Suk-hyeon, que ya había debutado en las Series Mundiales de Triatlón y que acabó 4ª y 5ª en el Campeonato de Triatlón de Distancia Olímpica de Corea del Sur en 2016 y 2015, también le pedía a su madre en la misiva que "revelara los pecados de aquellos que le hacían daño".

"Nuestro equipo de triatlón era un imperio para el entrenador y unos pocos triatletas seleccionados. El abuso físico y verbal era el pan de cada día. Nos golpeaban más de diez días al mes. Los días en que no había abusos parecían extraños", explicaban dos triatletas del mismo club que se atrevieron a dar la cara tras la muerte de su compañera Suk-hyeon.

Suk-hyeon denunció los hechos ante la policía, la fiscalía, el Ayuntamiento de Gyeongju, la Federación de Triatlón de Corea y el Comité Olímpico y Deportivo de Corea (KSOC) en abril de este año, para que se castigara a los presuntos culpables. Pero en ese momento no se llegaron a tomar medidas.

Ahora, tras el suicidio de la triatleta y la correspondiente investigación que se ha llevado a cabo, tanto el entrenador, Kim Kyu-bong, como el capitán del equipo, Jang Yun-jung, han sido suspendidos de por vida, un castigo impuesto por la Federación y ratificado por el KSOC, que ha rechazado sendas apelaciones de los dos acusados.

Además, el Comité Olímpico y Deportivo de Corea también confirmó una sanción de diez años a otro triatleta de Gyeongju, Kim Do-hwan, por su participación en el presunto abuso.

Choi había escrito un diario que detallaba el comportamiento abusivo de su entrenador y dos compañeros de equipo mayores, incluidas grabaciones de audio.

"No vamos a tolerar ninguna forma de violencia y vamos a trabajar para prevenir incidentes similares en el futuro y proteger mejor a los atletas", ha explicado Kim Byung-cheol, jefe del comité disciplinario del KSOC.