"Si a 10 km del final las cosas van bien, intentaré romper el récord IRONMAN masculino de 7h35"

La vigente subcampeona del mundo IRONMAN desvela algunos secretos del desafío Pho3nix SUB8 del próximo año, cuando ella y Nicola Spirig intentarán romper la barrera de las 8 horas en un distancia IRONMAN sin reglas.

"Si a 10 km del final las cosas van bien, intentaré romper el récord IRONMAN masculino de 7h35".
"Si a 10 km del final las cosas van bien, intentaré romper el récord IRONMAN masculino de 7h35".

Jan Frodeno paró el crono en 7 horas, 35 minutos y 39 segundos en el Challenge de Roth de 2016, en el que hasta ahora es el récord mundial de la distancia IRONMAN de la categoría masculina –matizando siempre que los récords en triatlón son, por así decirlo, relativos, ya que las distancias de cada prueba no son sometidas previamente a una medición oficial que las pueda homologar–.

En cuanto a las mujeres, fue Chrissie Wellington quien, en 2011, también en Roth, estableció el mejor registro que aún hoy sigue vigente, con 8 horas, 18 minutos y 13 segundos.

Pues bien, el desafío para rebajar estas marcas históricas ha comenzado. Los proyectos denominados Pho3nix SUB7 y Pho3nix SUB8 se han puesto en marcha y se han programado para la primavera de 2022.

Cuatro estrellas consagradas del triatlón mundial serán las encargadas de poner a prueba la capacidad física humana hasta extremos nunca antes imaginados. El británico Alistair Brownlee, de 33 años, doble campeón olímpico (Londres 2012 y Río 2016), y el noruego Kristian Blummenfelt, de 27, el hombre más rápido hasta la fecha en formato 70.3, intentarán completar los 3.800 metros de natación, los 180 km de bici y el maratón final de carrera a pie en menos de 7 horas.

La británica Lucy Charles, de 27 años, tres veces subcampeona del mundo IRONMAN (2017, 2018 y 2019), y la suiza Nicola Spirig, de 39, campeona olímpica en Londres 2012 y sucampeona en Río 2016, lucharán por hacer lo propio en menos de 8 horas.

El objetivo no es establecer un nuevo récord mundial en condiciones reales de competición, sino romper las míticas barreras de las siete y ocho horas en un evento especialmente diseñado para los cuatro protagonistas, similar a los intentos de Eliud Kipchoge de correr el maratón en menos de dos horas. Es decir, podrán saltarse las reglas habituales de competición con el único fin de ir lo más rápido posible: drafting a su antojo en los tres segmentos y tecnología sin límites, entre otras ventajas. Por tanto, con estas licencias, las marcas logradas se convertirían, sí, en registros históricos, pero, en ningún caso, en récords oficiales.

“Va a ser difícil, pero estoy muy motivada. Uno de los aspectos más interesantes será colaborar con mis patrocinadores individuales para desarrolar un material y equipamiento a medida. De esta manera, trabajaré con Roka para diseñar un traje de neopreno que sea más grueso en el cuerpo y más delgado en los brazos. Eso sí, aun siendo una de los nadadoras más fuertes, necesito encontrar nadadores de aguas abiertas de nivel casi olímpico que puedan nadar los 3,8 km más rápido que yo. Y no muchos pueden hacerlo. Nunca disfruto de mucha ayuda en la natación de los triatlones, a menos que alcance a los triatletas masculinos. ¿Quizás podría usar un kayak que me marcara el ritmo y poder coger su estela?", se pregunta Lucy Charles en 220triathlon.com.

“En cuanto al segmento de bici, ahora estoy con Cube. Así que una cuestión que debe responderse es, ¿debería trabajar con ciclistas profesionales que utilicen bicicletas Cube? ¿O sería mejor elegir ciclistas y triatletas que vivan en el Reino Unido para poder practicar con ellos? Trabajar en grupo es particularmente importante en la bicicleta para maximizar esas ganancias por el drafting, especialmente si hay cuatro o cinco ciclistas para dar relevos", añade la vigente subcampeona del mundo IRONMAN, que recientemente ha debutado en las Series Mundiales de Triatón con un gran 5º puesto en la prueba de Leeds.

Es en la carrera a pie donde tengo mayores expectativas, ya que no corro con gente en los triatlones. Intentaré tener dos o tres atletas que hagan de liebres y se vayan rotando en cabeza. Marcarán el ritmo, me protegerán del viento y me ayudarán con la nutrición. Y si a 10 km del final las cosas van bien, espero que me ayuden a romper el récord mundial IRONMAN masculino de 7h35 [el mencionado de Jan Frodeno en el Challenge de Roth en 2016]", asegura la triatleta británica, que no dudó a la hora de aceptar la propuesta de participar en el Pho3nix SUB8 ante la negativa previa de Daniela Ryf, cuatro veces campeona del mundo IRONMAN (2015, 2016, 2017 y 2018). 

Además, Lucy Charles está deseando trabajar con y contra Nicola Spirig. "Podemos intercambiar tácticas y estoy segura de que habrá mucha interacción a través de este proceso para intentar hacer realidad algo que parece imposible. Pero las dos querremos guardar un arma... o dos. Todavía existe ese elemento competitivo", concluye.

Para ir abriendo boca, aquí tienes el vídeo con el que se presentó el Pho3nix SUB7 y Pho3nix SUB8... El desafío en busca de 'lo imposible' promete...

Los mejores vídeos