"No me inyectaré esa vacuna que no sé qué mierdas lleva"

El exciclista profesional italiano Riccardo Riccó, sancionado de por vida por dopaje, vuelve a estar en las portadas por sus polémicas declaraciones sobre la vacuna contra el Covid-19.

"No me inyectaré esa vacuna que no sé qué mierdas lleva".
"No me inyectaré esa vacuna que no sé qué mierdas lleva".

Hace un mes, el Tribunal Antidopaje Italiano (TNA) sancionaba de por vida al exciclista italiano Riccardo Riccó, de 37 años, segundo clasificado en el Giro de 2008, quien ya estaba cumpliendo una inhabilitación hasta 2024 (en 2012 ya fue castigado con doce años de suspensión por haber violado las reglas antidopaje y haberse sometido a una transfusión de su propia sangre).

Ahora, Riccó, heladero y residente en Tenerife, vuelve a estar en las portadas por las polémicas declaraciones que ha publicado en su cuenta de Facebook al respecto de la vacuna contra el Covid-19.

"¡¡He leído a mucha gente que dice que la vacuna debe ser obligatoria!! ¡¡Pero bromeamos o qué!! Yo hago lo que me da la gana con mi cuerpo. Nadie puede obligarme a hacer algo que, si tuviera un efecto negativo en mi cuerpo, yo sería el único que perdería. No me inyectaré esa vacuna que no sé qué mierdas lleva. Y no jodas a personas como yo que han sido bien informadas (por amigos médicos) y que no nos vamos a poner la maldita vacuna. Cambio y corto", comenta el excorredor italiano.

En febrero de 2011, Riccó fue ingresado en un hospital de Módena (norte de Italia) en estado grave, con fiebre alta e insuficiencia renal.

El médico que le atendió aseguró que el corredor había admitido haberse hecho una autotransfusión de sangre conservada en el frigorífico durante 25 días, un extremo que Riccó negó durante meses hasta reconocer que recibió "una solución de hierro" sanguínea por "prescripción médica".

Las primeras explicaciones del italiano no convencieron a su entonces equipo, el belga Vacansoleil-DCM, que en 2011 anunció públicamente la expulsión "con efectos inmediatos" de Riccò, a quien la Federación Italiana de Ciclismo (FIC) posteriormente suspendió.

Además, Riccó ya se vio envuelto en un caso de dopaje en 2008, cuando fue sancionado con veinte meses de inhabilitación por dar positivo por "Cera" en el Tour de Francia, en el que había ganado dos etapas.

Los mejores vídeos