"Hay un límite, y los límites son reales, hay un punto de ruptura fisiológico"

Las reflexiones del triatleta estadounidense Sam Long, subcampeón del mundo 70.3, tras retirarse en el IRONMAN de Chattanooga y dar por finalizada su temporada.

Foto: @itskennywithrow

Captura de pantalla 2021 10 05 a las 6.49.18
Captura de pantalla 2021 10 05 a las 6.49.18

En unos pocos meses ha pasado de promesa emergente del triatlón estadounidense a convertirse en una de las sensaciones del triatlón mundial. Así, con tan sólo 25 años, Sam Long ha completado una gran campaña, a la que le puso el mejor colofón posible con la plata en el Mundial IRONMAN 70.3 que se disputó el pasado 18 de septiembre. Además, en 2021 también obtuvo sendas victorias en el IRONMAN Coeur d'Alene y en el 70.3 de Boulder

Sin embargo, quiso alargar la temporada con una prueba más. Y la apuesta le salió cara. Una semana después de proclamarse subcampeón del mundo 70.3, se puso en la línea de salida del IRONMAN de Chattanooga, donde en 2019 logró su primer triunfo en una prueba de larga distancia. 

Lección aprendida: nunca competiré en un IRONMAN la semana después de un Campeonato Mundial 70.3. Nunca volveré a hacerlo", explica en el último vídeo que ha publicado en su canal de Youtube Sam Long, que tuvo que abandonar en la carrera a pie, después de liderar la prueba durante prácticamente todo el segmento de ciclismo.

"Hay un límite, y los límites son reales, hay un punto de ruptura fisiológico, y todavía podría estar caminando, pero probablemente también estaba un poco agotado mentalmente cuando las cosas se pusieron complicadas. Después de 12 millas, literalmente, no podía correr. No era una cuestión nutricional. Simplemente no podía correr", aclara el triatleta estadounidense.

Sabía que era una posibilidad, no me arrepiento de nada, me alegro de haberlo intentado y, aun así, fue muy divertido. Pude hace otro segmento de natación. Y fue una gran natación. Y pude hacer otra buena bici", asegura.

“Corrí alrededor de una milla con las piernas sintiéndome bien. Luego sentí como si estuviera corriendo sobre zancos, mis piernas, simplemente, no tenían ningún tipo de resorte y no tenían la capacidad de absorber los golpes. Fue bastante doloroso", añade.

“Es cierto que, si miro toda mi temporada, hubo demasiadas carreras en las que intenté meterme después de mucho esfuerzo. Creo que soy muy consistente, excepto cuando estoy cansado y no tengo el día bueno. De cara al futuro, solo tengo que eliminar esos días y predecirlos; a veces es difícil saberlo", concluye.

 

Los mejores vídeos