"El entrenador le dijo a mi esposa que abofeteara a nuestra hija; y no tuvo más remedio que hacerlo"

Corea del Sur continúa en estado de shock por el suicidio de la joven promesa del triatlón Choi Suk-hyeon, de 22 años, y por las terribles circunstancias que provocaron el dramático desenlace.

"El entrenador le dijo a mi esposa que abofeteara a nuestra hija; y no tuvo más remedio que hacerlo".
"El entrenador le dijo a mi esposa que abofeteara a nuestra hija; y no tuvo más remedio que hacerlo".

Choi Suk-hyeon, de 22 años, que ya había debutado en las Series Mundiales de Triatlón y que acabó 4ª y 5ª en el Campeonato de Triatlón de Distancia Olímpica de Corea del Sur en 2016 y 2015, se quitó la vida el pasado mes de junio al no poder soportar más los abusos, palizas y acoso psicológico que sufría por parte de su entrenador.

"He sido agredida de forma tan violenta... que lloro todos los días. Preferiría morir después de ser golpeada como un perro", relataba Suk-hyeon en la carta que le dejó a su madre y que publicaban varios medios de aquel país. 

Las acusaciones fueron confirmadas el pasado lunes por dos compañeros del club semi-profesional donde también había militado Suk-hyeon: "Nuestro equipo de triatlón era un imperio para el entrenador y unos pocos triatletas seleccionados. El abuso físico y verbal era el pan de cada día. Nos golpeaban más de diez días al mes. Los días en que no había abusos parecían extraños".

El ex entrenador, presunto autor de los abusos, llegó a obligar a la madre de la triatleta a abofetearla, según relata el padre en una entrevista en The Korea Daily: "En abril de 2017, el entrenador llegó con nuestra hija y la abofeteó. Luego le dijo a mi esposa que abofeteara a nuestra hija. Así que no tuvo más remedio que hacerlo".

Al parecer, el técnico quería castigar a Choi Suk-hyeon porque había abandonado sin permiso durante dos días la residencia en la que estaban concentrados, en la provincia de Gyeongsang del Norte. "Tu hija ha hecho algo mal, así que debes reprenderla por ser su madre. Golpea la cara de tu hija delante de mí para que yo lo pueda ver", fueron las palabras del entrenador, según el testimonio del padre de Choi Suk-hyeon.

Al final, la madre tuvo que abofetear a su hija. Ambas, madre e hija, empezaron a llorar. Pero el técnico no parecía estar satisfecho y continuó golpeando a Choi Suk-hyeon.

Aunque han negado los cargos que se les imputan, el entrenador y el capitán del equipo han sido suspendidos de por vida bajo las leyes disciplinarias de la Federación de Triatlón de Corea del Sur.