"Cuando tenía 21 años hice 5 IRONMAN en una temporada y dormía en la parte de atrás de mi camioneta"

Con sólo 24 años, el estadounidense Sam Long está llamado a ser una de las estrellas del triatlón de larga distancia.

"Cuando tenía 21 años hice 5 IRONMAN en una temporada y dormía en la parte de atrás de mi camioneta".
"Cuando tenía 21 años hice 5 IRONMAN en una temporada y dormía en la parte de atrás de mi camioneta".

Su nombre nos suena de la apasionante batalla que durante estas pasadas semanas ha librado con Lionel Sanders por el KOM de Strava en la mítica ascensión a Mount Lemmon (Tucson, en Arizona). Y es que el joven Sam Long, además de un extraordinario ciclista, a sus 24 años es ya una de las estrellas emergentes del triatlón estadounidense y mundial, como demuestra su victoria en el IRONMAN de Chattanooga en 2019

Sam Long ha sido el último protagonista de la serie de entrevistas que la Organización de Triatletas Profesionales (PTO) está realizando y publicando en su recientemente creada plataforma de contenido (puedes ver el vídeo más abajo). Y merece la pena pararse en algunos episodios de su corta pero intensa carrera deportiva. 

Con tan sólo 18 años, ganó el IRONMAN de Boulder en categoría de grupos de edad y acabó en el puesto 12º de la clasificación PRO. Un año después, en 2015, terminó 6º de su grupo en el Mundial de Kona. En 2017 se hizo profesional. Esa temporada fue 8º en el IRONMAN de Wisconsin y 7º en el de Boulder. En 2018, con 21 años, completó hasta 5 IRONMAN: Nueva Zelanda (9º), Boulder (5º), Whistler (4º), Mont-Tremblant (5º) y Louisville (2º), en lo que fue una auténtica aventura...

"Cuando tenía 21 años hice 5 IRONMAN en una temporada y dormía en la parte de atrás de mi camioneta. Fue una experiencia increíble, pero desde el punto de vista del rendimiento era algo insostenible", explica Long, que también habla de las tres personas que han marcado su trayectoria profesional.

En primer lugar, su entrenador, Ryan Bolton, triatleta olímpico británico, con el que está trabajando desde 2019, justo después de su 'loca' temporada. "Ha hecho maravillas absolutas conmigo. Ha conseguido tomar toda mi energía, mi entusiasmo y mi motivación, y ha encontrado una manera de canalizarlas", asegura.

Después, Long se refiere a su compatriota y también triatleta profesional Ben Hoffman, gracias al cual conoció a Bolton. "En una salida en grupo de 20 personas, aquí en Boulder, me quedé descolgado. Ben Hoffman se quedó conmigo los últimos 25 kilómetro y después me invitó a quedarme con él en Tucson para acompañarle en su preparación para Kona. Ryan estaba con él y así le conocí", comenta.

Y, por último, la atleta keniana Caroline Rotich, también pupila del técnico Ryan Bolton y que coincidió con Sam Long durante esos días en Boulder. "Había ganado el Maratón de Boston. Estuve con ella solo esas dos semanas, que bien podrían haber sido todo un año, porque lo que aprendí en esas dos semanas valieron toda una temporada", afirma el triatleta estadounidense, cuyo gran objetivo es el Mundial IRONMAN de Kona.

"Quiero competir con los mejores, que están en su apogeo y en su mejor momento. Ver de qué están hechos y ver qué puedo hacer yo contra ellos. Sé que muchos de ellos están en la cima de su carrera y yo sólo estoy empezando. Por eso, quiero comprobar ese nivel y medirme con ellos mientras todavía estén compitiendo", comenta Long, que en 2019 también ganó el IRONMAN 70.3 de Chattanooga y el de Victoria...

 

 

Los mejores vídeos