Camero Wurf: "Ser PRO en dos deportes al más alto nivel es un absoluto honor y un privilegio"

Interesante reflexión la que nos deja Cameron Wurf para cerrar otra temporada en la que ha competido con el INEOS y también como triatleta PRO.

Ser PRO en dos deportes al más alto nivel es un absoluto honor y un privilegio.
Ser PRO en dos deportes al más alto nivel es un absoluto honor y un privilegio.

Cameron Wurf es un deportista camaleónico. Comenzó su carrera en el remo y llegó a ser olímpico en esta disciplina en Atenas 2004. Luego se hizo ciclista profesional. Hace unos años, en 2016, se pasó al triatlón de larga distancia. Participó en nueve carreras IRONMAN en 2017, incluida su primera victoria en el de Gales. En 2019 acabó 5º en el Mundial de Kona. Un año antes hizo su mejor marca en el segmento de bici de Hawaii (4:09:06). 

En 2020 regresaba al pelotón con el equipo INEOS para compaginar su tarea de gregario con las pruebas IRONMAN.

El pasado 8 de octubre, después de una larga y exigente campaña trabajando para sus compañeros del INEOS y entrenando la natación y la carrera a pie en sus pocos ratos libres, acabó 11º en el Mundial IRONMAN de Kona (se había clasificado con su 2º puesto en el IRONMAN de Vitoria de julio, "caminando en los avituallamientos y tomando magia negra").

Ahora, el australiano, de 39 años, con seis victorias IRONMAN en su palmarés, hace balance de la temporada. En su última publicación en las redes sociales, 'Cam' pone en valor dos facetas: por un lado, su entrega al equipo; y, además, su incesante espíritu de superación para seguir mejorando como triatleta, a pesar del tremendo desgaste que supone competir al mismo tiempo como ciclista del INEOS.

Mirando hacia atrás en nuestro final de temporada, planificación para la nueva campaña, reunión del equipo...

Ha sido un año en el que se han producido muchos logros inesperados y, al mismo tiempo, me he quedado corto en mis ambiciones personales en el triatlón. Ser parte de la victoria de Dylan en Roubaix es lo más destacado de mi carrera deportiva hasta el momento en los 3 deportes en los que he competido internacionalmente.

Permítanme ser claro, estoy increíblemente agradecido de ser parte de cualquiera de las victorias de mis compañeros de equipo. Roubaix fue excepcionalmente especial debido a la forma en que el equipo asumió la carrera y la forma en que Dylan la terminó.

El final de una temporada significa pasar la página de lo que haya ocurrido. Por otro lado, también te da una nueva página en blanco que llenar con nuevos desafíos.

He aprendido mucho. Me siento increíblemente afortunado de haber hecho la amplia gama de cosas que nunca imaginé que tendría la oportunidad de hacer. No lograr algunos de mis objetivos personales en el triatlón solo alimenta la ambición para mejorar y recuperarme en el futuro.

Ser profesional en dos deportes al más alto nivel es un absoluto honor y un privilegio. En 2023 estoy decidido a mejorar y ser un mejor compañero de equipo. Al mismo tiempo, estoy decidido a gestionarme mejor y a maximizar las oportunidades que tengo en el triatlón.