"En Estados Unidos se centran en mover vatios pero no saben hacer una transición en condiciones"

Dani Rodríguez, triatleta PRO y entrenador de triatlón, nos cuenta su 'aventura americana'.

"En Estados Unidos se centran en mover vatios pero no saben hacer una transición en condiciones".
"En Estados Unidos se centran en mover vatios pero no saben hacer una transición en condiciones".

Dani Rodríguez se afincó definitivamente en Estados Unidos el pasado mes de Julio. En Odessa (Texas), con licencia PRO, sigue entrenando y dirigiendo su proyecto wolvesfactory.com.... 

Un triatleta PRO español... que vive, entrena y dirige a sus pupilos en Estados Unidos... Cuéntanos cómo ha sido el 'viaje'... y la correspondiente 'aventura'…

Al principio, difícil, bastante duro partir de cero con todo. Buscar casa, coche, papeleo, obtener permisos, licencias, seguros, cuentas corrientes, etc. Había venido mucho a Estados Unidos por tener mi grupo de entrenamiento en Florida, pero nunca para quedarme como residente. Además, Texas es muy diferente a Florida. 

Después del primer mes con lo esencial más o menos asentado, todo fue más fácil. 

Venir a este país resulta siempre una aventura quieras o no. Por sus particularidades, las exigencias burocráticas para cualquier trámite sencillo, el carácter “particular” de su gente (más en Texas), etc.

En general, estamos contentos. Vivimos en Odessa, una ciudad al Oeste muy tranquila. Aparte de tener mucho más tiempo que en Madrid para trabajar desde casa, entrenar y descansar, estamos aprovechando para viajar muchísimo y conocer todos los rincones del país que podemos. 

Tú no tienes tiempo para aburrirte... Antes del confinamiento por el Covid-19, ¿cómo era un día cualquiera, desde que se levanta hasta que se acuesta, en la vida de Dani Rodríguez?

Nos levantamos temprano, tipo 6.00am, desayunamos, mi mujer se va a trabajar al colegio y yo a la piscina. A las 7.30 suelo estar en el agua después de 20-30 minutos de gomas y core

Aproximadamente sobre las 9.30 estoy de vuelta en casa, almuerzo y me pongo a trabajar con el ordenador. 

Me da tiempo a hacer una segunda sesión antes de comer, normalmente de carrera a pie. Después de comer, sobre las 12.30-13.00, un poco de siesta y sigo trabajando. Generalmente a última hora de la tarde, hago la tercera sesión del día en el rodillo. Ducha, llega mi mujer del trabajo y ya, relax; cena y a dormir como muy tarde a las 10 de la noche. 

Entrenas a triatletas de todo el mundo, por así decirlo... ¿Cuántos 'discípulos' tienes? ¿Cuál es tu metodología?

Bueno, no sabría decir exactamente a cuántos atletas entreno ahora mismo, ya que con algunos lo hago de manera individual y en otros, desarrollando la planificación de grupos organizados. A nivel individual, nunca me gustó manejar lo que no puedo abarcar. Puede que siguiendo un estricto '1&1' no lleve a más de 30-40 atletas, aunque sí que es cierto que somos muchos más atletas por todo el mundo si tenemos en cuenta los que entrenan de manera esporádica, los únicamente presenciales, los representantes del equipo a nivel competitivo o incluso en grupos organizados llevando una planificación más general. No los considero discípulos en absoluto, pues a mí aún me falta camino por recorrer para considerarme 'maestro', pero sí que puede que haya más de 150-200 'lobos' por ahí sueltos.

Mi metodología es el envío del plan semanal usando dos aplicaciones: TrainingPeaks; y la nuestra privada: Wolves Factory, siendo la segunda un complemento de la primera como refuerzo a nivel de documentación teórica, vídeo-tutoriales, áreas personales de consulta de cada atleta, tablas de ejercicios, rankings, tienda online, etc.

Trabajo con feedback instantáneo a través de TrainingPeaks o, como mucho, semanal. Establezco una estructura general de la temporada en base a los objetivos y circunstancias personales de cada deportista o grupo de deportistas y semana a semana vamos trabajando y ajustando lo que corresponda. 

Como triatleta PRO, ¿qué has hecho hasta ahora? ¿Y hasta dónde te gustaría llegar? 

En mis primeros tiempos PRO en los que entrenaba como becado externo en el CAR de Madrid, compaginaba el deporte de alto nivel con mis estudios o pequeños trabajos (2008-2013). No es que tuviera resultados súper destacados, pero sí que pude cosechar grandes experiencias y conocer muchísimo mundo. Podría destacar el permanecer 5 años consecutivos en el top-10 absoluto del Campeonato de España Élite (4º fue mi mejor resultado), varios títulos de campeón de Madrid, me hizo especial ilusión ser campeón de España Universitario, etc. Hice grandes amigos en Francia compitiendo 5 años con mi club francés (Besancon Triathlon) en muchas pruebas del Grand Prix. También a nivel internacional pude obtener algún podio en pruebas continentales ITU, top-10 en Copa de Europa y Copa de America, top-20 en carreras del circuito profesional americano, top-30 en Copa del Mundo, haber podido participar en un Mundial Absoluto en Lausanne (2010: puesto 27º), también en un Campeonato del Mundo de Relevos Mixtos, etc.

En fin, nada especialmente destacable comparado con el súper nivel que han mostrado otros deportistas de mi generación, pero contento y satisfecho simplemente por haber cosechado tan buenas experiencias gracias y hasta donde me pudieron llevar mis piernas. 

Ahora, en Estados Unidos, principalmente por tener más tiempo para entrenar y descansar, estoy viviendo un 'segundo capítulo' simplemente por competir con los mejores sin llevar ningún tipo de presión. Pude obtener la Licencia PRO tanto para la USAT como para IRONMAN gracias a mi palmarés ITU y los resultados que tenía en Estados Unidos, y hasta el momento en estos meses aquí lo que podría destacar es el puesto 12º en el IM 70.3 de Waco y 2º en el LifeTime Escape to Miami. 

¿Llegar? Pues como la otra vez, “hasta donde me lleven mis piernas” pero disfrutándolo más que nunca. 

¿Cómo es el triatlón en Estados Unidos en comparación con la idea del mismo que tenemos en España?

Es un deporte joven, muy joven, y se percibe muy rápido sobre todo en pequeños detalles. La calidad es bastante baja en en cuanto a la parte amateur o popular. Cuando digo calidad, me refiero a: organización de eventos, estructura de competiciones, circuitos, clubes, entrenadores, escuela y, por supuesto, por parte de los propios atletas. En cambio, lo que es bueno, es muy muy bueno, pero escaso. Existe un abismo entre el triatlón popular y el triatlón profesional. Los triatletas buenos son muy buenos; los entrenadores formados realmente a través del certificado USAT oficial son muy buenos; las grandes competiciones o las grandes estructuras de club son demasiado elitistas, excluyentes y poco accesibles. En todos estos aspectos, digamos que el triatlón aquí está muy descompasado. 

En mi opinión, se invierte demasiado en lo que destaca, en los talentos, mucho patrocinio, mucha cobertura profesional, publicitaria, mediática... pero muy poco para el deporte base. Nada raro en una sociedad absolutamente capitalista, ¿verdad?, donde se potencia a los más fuertes y los más débiles deben buscarse la vida. 

Pues eso pasa un poco en el triatlón, aunque muchos en Europa piensen lo contrario. Pensamos que, al ser una potencia mundial, también lo será el triatlon, pero debo decir que al menos en España hay muchas y mejores escuelas, mucho mejor nivel medio de los triatletas, mejores competiciones, mejor saber hacer, más seguridad, una plataforma de formación de entrenadores mucho más accesible, muchos más cursos, etc. Aquí lo que sueles encontrarte en una competición es un altísimo precio de la inscripción y bastantes carencias técnicas. 

¿Qué diferencias ves en la parcela puramente comercial: precios, marcas, etc.?

Si relativizamos y comparamos niveles de vida, realmente no hay demasiadas. Aquí los sueldos son más altos, la vida en general es más cara... y, por lo tanto, también lo es el material. Incluso en muchas ocasiones puedes encontrar artículos aquí más baratos que en España, por temas de sedes, fabricación o tasas que te ahorras. 

También depende mucho de cada estado, puesto que los hay con mayor nivel económico que otros. Por ejemplo, Florida es un escaparate de material de alta gama allá por donde vayas, incluso en muchos casos por encima del nivel del atleta que lo lleva. Ese 'postureo' que ya conocemos, ¿no?, o el 'show off' que dicen aquí. En cambio, Texas podríamos decir que es el estado opuesto. Conservador, clásico, más humilde, peor clima, peor entorno. Cuesta más encontrar tiendas especializadas con bicicletas y material de primera gama y que todo el mundo vaya equipado hasta arriba ni la gente le da ningún tipo de prioridad o importancia a llevar lo último del mercado. 

Y en lo que respecta al nivel de los triatletas de GGEE, ¿cómo lo viven: su pretensión es acercarse al PRO... o son más 'populares’?

Mucha menos pretensión que en España. Creo que aquí los AAGG asumen su rol, veneran e idolatran hasta un punto que no os imagináis a los PRO, pero se resignan como mucho a ser los más 'brutos' en el segmento ciclista de un 70.3 en su AAGG. Como decía al principio, el nivel de AAGG es bastante más bajo que en España, pero con mucha diferencia. Tal vez haya más evidentemente porque es un país mucho más grande y puede salir alguno que ande bien, pero de manera aislada. 

También insisto aquí con los detalles... Desde fuera se les ve que se centran en mover vatios pero no saben hacer en condiciones una transición. Ni siquiera alimentarse bien en carrera. Y como los entrenadores buenos son pocos y muy caros, al final se acaban entrenando ellos mismos, aplicando lo que leen por ahí, o que les entrene algún entrenador más barato… y malo. Creo que ese es el problema, es como una rueda ¿no?. Muy pocos cursos de entrenador, muy exigentes, muy caros... equivale a pocos entrenadores, y los que hay no tienen la suficiente formación. Por lo tanto, tampoco están capacitados totalmente para asesorar a los AAGG y el nivel nunca sube. 

También sucede parecido con los PRO. Los que ganan carreras pueden costearse entrenadores caros, disponer de muchos patrocinios, contratos publicitarios, etc. Los buenos son muy buenos, y luego estamos los demás que hacemos lo que podemos. Y sí debo decir también que esos 'PRO de segunda' son más que en España. 

Decía recientemente Fernando Alarza que el triatlón da para pagar la hipoteca y poco más... ¿Hasta qué punto un PRO puede vivir del triatlón en Estados Unidos?

Al hilo de la respuesta anterior, los buenos viven del triatlón y viven muy bien. Las principales marcas suelen tener sus principales sedes y puntos de venta en lugares de alto nivel adquisitivo y mucho 'show off', como decíamos antes. Esto pasa principalmente en las costas o lugares con más tradición (California, Florida, New York, Colorado...). 

Al funcionar muy bien económicamente no tienen problema para ofrecer buenos contratos a los deportistas, además aquí se le da mucha más importancia al logo, a la foto y a la publicidad en los medios. Volvemos a lo que decíamos antes, esa devoción de los AAGG hacia los PRO les convierte en el escaparate perfecto para seguir vendiendo. 

No sabría deciros exactamente de donde sale tanta fuente de ingresos de un triatleta profesional como para vivir en grandes casas con todas las comodidades para entrenar, mantener a una familia entera y no preocuparse de nada más, pero imagino que cada contrato que firma un 'PRO top' no consiste en una bici, unos dólares y nada más, sino que las cifras serán bastante generosas. 

¿Y un entrenador de triatlón?

Un entrenador titulado, con certificación USAT homologada, buen currículum y muchas ganas de trabajar puede vivir muy bien si reside o se centra en una 'clientela' triatlética de cualquiera de las zonas potenciales que antes hemos comentado. Florida, California, Nueva York, Colorado, etc.

Las tarifas que un entrenador Nivel III puede pedir en USA oscilan entre 500 - 800 USD mensuales (sí, habéis leído bien). Se valora muchísimo la formación, puesto que como habéis leído no es tan accesible como en España, y se valora mucho también el tener una persona adaptándote las cosas a tu medida. 

Por menos de 300 USD puedes encontrar servicios más básicos con feedback y seguimiento muy limitado, y muy posiblemente con entrenadores de rango inferior o sin titulación oficial. 

En general, pienso que sí que es un buen país para vivir únicamente como entrenador, donde, si te lo sabes montar bien, tienes más puertas y oportunidades para llegar a tener una calidad de vida mejor que en España. 

Comentaba Iván Raña que salir fuera de España para ver lo que se hace, por ejemplo, en este caso, en Estados Unidos, es muy constructivo para tener otra perspectiva y crecer como deportista y como persona. ¿Compartes esta opinión? ¿Por qué recomendarías a un triatleta y/o entrenador español que probara suerte en Estados Unidos?

Absolutamente. Viajar es conocimiento, crecimiento, desarrollo personal... lo es todo. En mi opinión, es algo clave y necesario para cualquier persona tanto para el ámbito personal como el profesional. Al menos una vez en la vida, hay que experimentar fuera y pasar uno o dos años en el extranjero. O bien, hacer pequeñas 'escapadas' lo más frecuente que se pueda. 

USA, como se conoce y como se dice, 'es el país de las oportunidades', ¿correcto?. El famoso sueño americano. Pues bien, pienso que es verdad y que ese sueño existe. Como hablaba antes en cuanto a los entrenadores, aquí tendrás siempre el camino inicial más fácil. Comenzarás con un 'SÍ', por así decirlo. Vienes con muchas ganas, y adelante, muéstranos qué puedes aportarnos y cuál es tu talento. Lo comparto, pero también está la realidad de que luego nadie regala nada. Vas a encontrar mercado y opción de negocio en cualquier sector que puedas imaginarte, pero tendrás que trabajar muy muy muy muy duro para que te vaya bien. 

Como conclusión, sí diría que merece la pena, ya que, aunque no te salga bien, siempre podrás decir que bien valía la pena intentarlo por lo alto a lo que se podía aspirar. Y aun sin salirte como esperabas, te llevas experiencia. Eso vale más, muchas veces, que la propia victoria. 

En resumidas cuentas, ¿qué deberíamos aprender del triatlón de Estados Unidos? ¿Y qué debería aprender el triatlón de Estados Unidos del que tenemos en España?

Deberíamos aprender en España a valorar las cosas como se valoran aquí. Lo que comentaba de respetar la formación de los entrenadores, no 'regatear' el precio, ni pretender recibir mucho por poco o ese 'low cost'. La tarifa que estipule una persona bien formada, con certificados oficiales y experiencia, no será nunca cuestionada ni considerada como desmedida. 

También, quizás, el apostar más por el componente mediático del triatlón y que las marcas crean realmente en esos deportistas verdaderamente PROFESIONALES que dedican su vida a esto. 

Por lo demás, como hemos ido comentando, España nada tiene que envidiar a USA ni a nivel de formación, ni de escuelas, ni de cultura, ni de organización de eventos, estructura...

Los mejores vídeos