Acuérdate de su nombre: Rasmus Svennigsson hace un IRONMAN de entrenamiento en menos de 8 horas

Se proclamó campeón del mundo en Kona de su grupo (25-29) en 2018.

Acuérdate de su nombre: Rasmus Svennigsson hace un IRONMAN de entrenamiento en menos de 8 horas.
Acuérdate de su nombre: Rasmus Svennigsson hace un IRONMAN de entrenamiento en menos de 8 horas.

Comparte entrenador con Lionel Sanders (el técnico británico David Tilbury-Davis). Estudia medicina en Estocolmo. Tiene 27 años. En 2018 conquistó el Mundial IRONMAN de Kona en su franja de edad (25-29), con un tiempo de 8h34'01" (32º de la clasificación general). Y se considera triatleta PRO desde hace pocos meses. Se trata de Rasmus Svenningsson, cuyo nombre, quizás, convenga ir memorizando...

Y es que el bueno de Rasmus se ha 'cascado' este domingo un IRONMAN de entrenamiento. "Fue tan duro como gratificante. Puede parecer un poco loco hacer un IRONMAN en solitario, pero estaba demasiado ansioso por saber hasta qué punto me han llevado mis primeros cinco meses como triatleta a tiempo completo en lo que respecta a la capacidad en un triatlón de larga distancia", explicaba en las redes sociales Svenningsson, que ha estado machacándose a conciencia durante el confinameinto pensando precisamente en este test... al 'estilo Sanders'.

De hecho, en plena pandemia, Svenningsson ha completado semanas de 30 horas de entrenamiento, con 25 km de natación, hasta 15 horas de bici y 110 km a pie (en Suecia las medidas de confinamiento y prevención no han sido tan severas y ha podido entrenar prácticamente sin restricciones). Por ejemplo, el pasado 3 de junio realizó una sesión de bici de 180 km en 4h17', a 319 vatios de promedio y a 42 km/h; el 25 de abril corrió un maratón de entrenamiento en 2h37'16", a 3'44"/km; y el 29 de marzo hizo un 10.000 también a pie en 30'12".

Este domingo, nadó el primer segmento de su particular IRONMAN en solitario en 54'08", tal y como apunta en las redes sociales. "Tuvimos algunos problemas de medición de distancia, pero, después de una medición de control del recorrido utilizando coordenadas GPS, se pudo determinar en 4.050-4.070 metros, lo que arroja un ritmo medio de 1'20"/100m. Nadé razonablemente bien, pero el esfuerzo fue bastante alto, en general me doy un 'aprobado' en la natación, pero ésta sigue siendo la disciplina que necesita la mayor mejora", comenta Svenningsson, que hizo la correspondiente transición natación-bici en casi 6 minutos, con "salto de una valla de un corral de ovejas" incluido, según él mismo relata.

En el sector de bici empleó 4h06'20", a 43,9 km/h y a 310 vatios de promedio (314 NP). "Me llevó un tiempo sacudirme la natación y encontrar el ritmo, pero gradualmente me metí más y más, con un esfuerzo alto pero claramente manejable todo el tiempo", aclara.

Y, después de una T2 sin concesiones, en poco más de un minuto, corrió el maratón en 2h52'11", a 4'05"/km. "Me sentí extremadamente bien durante la primera media maratón, que hice en 1h20', pero luego, después del km 26-27, tuve problemas estomacales hasta el 35, cuando las cosas finalmente cambiaron y gané algo de fuerza. Me di cuenta de que todavía tenía una oportunidad para romper la barrera mágica de las 8 horas y di todo lo que tenía durante los últimos 5 km", concluye Rasmus Svenningsson que logró su objetivo y firmó una marca de 7h59'32".  

Los mejores vídeos