Jan Frodeno reconquista el trono de Hawaii con récord histórico

Patrick Lange se retiró en el segmento de bici; Tim O'Donnell y Sebastian Kienle han completado el podio.

Jan Frodeno reconquista el trono de Hawaii con récord histórico
Jan Frodeno reconquista el trono de Hawaii con récord histórico

El rey ha vuelto… Después de estar dos años desaparecido en combate (en 2017 por unos problemas en la espalda al inicio de la carrera a pie que le apartaron de la batalla por la victoria –acabó el 35º de los PRO–; en 2018 no pudo competir debido a una fractura por estrés en la cadera), el alemán Jan Frodeno ha recuperado este sábado el trono que ya conquistó en 2015 y 2016. A sus 38 años, el campeón olímpico en Pekín 2008 ha ganado en Hawaii, en su 41ª edición, y se ha vuelto a proclamar campeón del mundo Ironman. Además, rompiendo el récord que estableció Patrick Lange la temporada pasada.

‘Frodo’ ha sido de nuevo el martillo demoledor que no perdona. Ha dado el golpe definitivo en el momento justo, en la parte final del segmento de ciclismo, cuando ya hacía muchos kilómetros que Lange, ganador de la prueba las dos últimas campañas, había abandonado. Y en la carrera a pie ha sufrido hasta el final, aunque nadie le inquietaba, para detener el crono en 7h51'13", que mejora el registro de 2018 de su compatriota: 7h52'39".

Como había anunciado los días previos, el australiano Josh Amberger salió a por el récord del segmento de la natación. Pero al final se le hizo largo y no pudo batir el registro de 46’30" que estableció Jan Sibbersen –fundador de Sailfish– en 2018. Aun así, Amberger fue el primero en salir del agua, con un tiempo de 47’28", encabezando un grupo de 9 triatletas, con Frodeno, Alistair Brownlee, Daniel Bakkegard, Braden Currie, Tim O’Donnell, Maurice Clavel, Jesper Svensson… ¡y Patrick Lange! El campeón de 2017 y 2018 daba la sorpresa en este primer sector y se colaba entre los de cabeza.

Eneko Llanos completaba la natación en el segundo grupo, en el puesto 22º, a más de tres minutos; y Clemente Alonso, en el 23º, con más de cuatro minutos perdidos.

Otros favoritos como Sebastian Kienle, Lionel Sanders o Cameron Wurf se dejaban cinco minutos en el agua.

En los primeros kilómetros de bici, al mismo tiempo que empezaba a llover sobre Kona, Brownlee se ponía al frente de la prueba, pero seguido muy cerca por Frodeno, que no tardaría en relevarle para marcar un ritmo que hacía sufrir a Lange. El campeón de las dos últimas campañas fue perdiendo terreno, como Currie. Aguantaban Amberger, Clavel y O’Donnell.

Por detrás, en el segundo grupo, era Cameron Wurf quien lideraba la persecución, con Kienle y Sanders a su estela. No tardaron en absorber a Lange, que poco después se detenía en la cuneta, justo donde estaba su entrenador, Faris Al-Sultan, y abandonaba la carrera. Según informaba Ironman, la noche previa había tenido fiebre. El británico David McNamee, 3º en 2018, también se retiraba en el segmento de ciclismo.

Por el punto de giro de Hawi, a mitad del sector de ciclismo, los tres de cabeza, Frodeno, Brownlee y O’Donnell –Amberger se había quedado unos kilómetros antes y Clavel sería el siguiente en perder contacto–, tenían aún dos minutos y medio de ventaja sobre el grupo de Wurf, Sanders y Kienle.

A falta de 30 kilómetros para la segunda transición, Frodeno lanzó su ataque, sin respuesta por parte de sus dos compañeros de escapada. Así, ‘Frodo’, tras 4h16’03" de esfuerzo sobre la bici, se puso a correr el maratón con un minuto y medio de renta sobre O’Donnell; 3 con respecto a Wurf; y 3’30" sobre Brownlee, Kienle y Sanders.

Eneko Llanos completó el sector de bici en el puesto 37º, a 28 minutos de cabeza; Clemente Alonso, en el 42º, a más de media hora.

En la carrera a pie, Frodeno también demostró ser el más fuerte, como cuando conquistó el Mundial en 2015 y 2016. Desde las primeras zancadas, fue incrementando su ventaja. O’Donnell se afianzaba en la 2ª posición y Kienle, en la 3ª, al mismo tiempo que Brownlee iba perdiendo fuelle, al igual que Wurf y Sanders.

Al paso por el medio maratón, ‘Frodo’ mantenía a O’Donnell a 3’30", a Kienle a 5’30" y a Wurf a 8’30". Alistair Brownlee caía hasta la 6ª plaza, a más de 10 minutos.

Y así fue hasta el final... Jan Frodeno apretó hasta la línea de meta para apuntarse el récord (7h51'13"), con un parcial de 2h42'43" en el maratón. Una vez conseguido, pudo celebrar por todo lo alto con el público de Alii Drive su tercer Mundial Ironman. Seguro que para él es el más emotivo por lo sucedido en 2017 y 2018... El estadounidense Tim O'Donnell, 4º el año pasado, acabó 2º, por debajo de las ocho horas (7h59'40"). Y el también alemán Sebastian Kienle, campeón en 2014, se hizo con la 3ª posición (8h02'04"). Ben Hoffman fue 4º (8h02'52") y Cameron Wurf, 5º (8h06'41").

Alistair Brownlee llegó 21º (8h25'03") y Lionel Sanders, 22º (8h25'54").

Eneko Llanos terminó 29º (8h33'29") y Clemente Alonso, 34º (8h45'40").

Clasificación completa...