Cameron Wurf, al asalto de Kona: 100 km a pie a la semana y sesiones de 6.000 m de agua

Así ha preparado el triatleta australiano el Mundial Ironman del 12 de octubre.

Cameron Wurf, al asalto de Kona: 100 km a pie a la semana y sesiones de 6.000 m de agua
Cameron Wurf, al asalto de Kona: 100 km a pie a la semana y sesiones de 6.000 m de agua

La aplastante victoria de Cameron Wurf el pasado sábado en el Ironman de Italia le coloca definitivamente en la lista de candidatos al título en el inminente Campeonato del Mundo Ironman de Kona. La única lectura negativa que puede tener semejante exhibición es que la haya realizado a sólo tres semanas de la gran cita de Hawaii. Pero el triatleta australiano ya argumentó después de la carrera, y también en la última entrada que ha publicado en su blog, que él y su equipo lo tenían perfectamente planeado. "Si quieres ganar el Tour de Francia tienes que ser capaz de ganar el Dauphine que es tres semanas antes", explicaba Wurf.

"Muchos han cuestionado la forma en que elegí hacer las cosas tanto en las carreras como en el entrenamiento y eso está bien. Todos tienen sus opiniones y, obviamente, yo tengo las mías. El hecho es que quiero vencer a estos muchachos en Kona y, por qué no, formar parte de otro día de récord. De ninguna manera voy a vencerles haciendo las cosas como ellos las hacen. Todos somos triatletas diferentes. Todos han estado corriendo triatlones durante una década o más, con la excepción de Lionel Sanders. He sido remero al más alto nivel y he sido ciclista profesional, por lo que mi fisiología es completamente diferente. Para mí, lo mejor es entrenar muchas horas de manera muy exigente todos los días. Es una preparación con la que estoy familiarizado y creemos que funciona mejor para mí. Lo emocionante es que todos lo descubriremos en pocas semanas. Me gustaría decir que estoy nervioso pero no lo estoy. No tengo nada que perder", añade Wurf en su blog.

En Italia completó la prueba en 7h46'54", un registro que se cuela entre los mejores de la historia en esta distancia. No fue ninguna sorpresa que hiciera la mejor marca hasta ahora en el segmento de ciclismo de este Ironman (4h09'03"). Pero sí llama la atención su nivel en la natación y en la carrera a pie, prestaciones que nos hacen pensar que puede estar en la batalla por la victoria en Kona. Y es que Wurf nadó en el grupo de favoritos. Quitando el ex nadador olímpico alemán Lukasz Wojt, que salió del agua en cabeza con dos minutos de margen, Wurf completó el primer segmento en 46'39", al mismo tiempo que el británico Tim Don o que el italiano Giulio Molinari, que el año pasado en Kona le endosó 3 minutos en el agua. La clave de esta mejora: el mes de agosto...

"Hemos hecho un bloque muy centrado en la natación. Tuve a mi entrenador de natación Sean Kelly conmigo y se trajo a Tom Hammer para estirarme el cuello. ¡Tom es un atleta paralímpico que la semana pasada rompió el récord mundial de 100 metros de estilo libre en los Mundiales: 51.4 segundos! Sí, absolutamente me destrozó en cada sesión. ¡Ni siquiera podía con él con aletas! De todos modos, pasamos unas buenas semanas, de las cuales estoy muy orgulloso de decir que ambos nos beneficiamos a juzgar por los resultados de Tom la semana pasada. Desafortunadamente, en Italia se nadó con neopreno pero, aun así, obtuve todas las respuestas que estaba buscando, ya que fue, con mucho, la mejor natación de mi carrera en el triatlón. ¡Me sentó muy bien poner en práctica todas esas sesiones de 6.000 metros!", asegura Wurf, actual 'recordman' de la bici de Hawaii (4:09:06), donde en 2018 acabó en la 9ª plaza.

Y en Italia corrió el maratón en 2h45'. En meta, le sacó al segundo clasificado, el esloveno Jaroslav Kovacic, más de 15 minutos. Todo el trabajo que está haciendo para mejorar su punto débil está dando resultado. En los primeros cuatro meses de este 2019 acumuló 1.600 km de carrera a pie. "Eso es más de lo que corrí durante toda la temporada 2018", comentaba tras ganar el Ironman de Australia el pasado mes de mayo. "He promediado 100 km por semana este año, por lo que correr es probablemente lo que me parece más cómodo en este momento. Tenía un objetivo bastante simple en Italia: ganar la carrera. Normalmente salgo con todas las armas encendidas, lo que lleva a explosiones igualmente espectaculares. Esta vez decidí esperar a que me atrapen y tener la energía para responder si es necesario. Efectivamente, en la primera vuelta, el héroe local Molinari redujo mi ventaja de 8 a 6 minutos... Pero luego fue la primera vez que iba aumentando mi ventaja como líder en la carrera. Sabía que el récord de este maratón era 2h47' y me hacía ilusión batirlo, aunque no quería gastar muchas energías. Mantuve mi ritmo de 2h44' en la última vuelta e incluso me permití bajar un poco en los últimos 5 km para disfrutar del ambiente con todos los atletas de grupos de edad ya en la carrera y con los espectadores italianos", afirma el triatleta australiano, que en 2018 sólo pudor correr el maratón de Kona en 3h09' y fue superado por Patrick Lange en el km 15 del mismo...