Eneko Llanos: "No soy un triatleta especialmente dotado a nivel fisiológico, pero sí trabajador y constante"

Así afronta el 'káiser' el Campeonato del Mundo Ironman del 12 de octubre.
Triatlón -
Eneko Llanos: "No soy un triatleta especialmente dotado a nivel fisiológico, pero sí trabajador y constante"
Eneko Llanos: "No soy un triatleta especialmente dotado a nivel fisiológico, pero sí trabajador y constante"

El sábado 12 de octubre estará de nuevo en la línea de salida del Ironman de Hawaii, entre los mejores triatletas del mundo de larga distancia...

Eneko Llanos encara el Mundial de Kona por 13ª vez (desde 2006 sólo ha faltado en una ocasión a la gran cita, el año pasado). Éstas son las reflexiones del 'kaíser'... a poco más de una semana del día 'D'...

Llegas al Mundial Ironman de Kona por primera vez en 2006 ¿Cómo fue?

En el 2005 ya estuve de espectador (y en el 2000 de visita para una prueba de la Copa del Mundo ITU), por lo que el lugar lo conocía. Flipábamos con todo: la isla, el material que se veía, la expo, las pintas de la gente, Gatorade gratis para entrenar, ver a cracks y leyendas de la época por Alii drive… Éramos como niños… En lo deportivo fue muy bien. En el 2006 ya empecé a tomar la medida a la distancia y verme en el grupo de cabeza rodeado de todos los favoritos fue muy motivante. Acabar 5º en mi primer Kona fue una gran alegría.

Cuéntanos las mejores anécdotas que recuerdes de aquel estreno…

La semana antes tuvimos un terremoto (fueron dos seguidos, 6.7 y 6.3 en la escala Richter)… cagados de miedo. El apartamento se tambaleaba de un lado al otro, las cosas se caían, todo temblaba. Algunas carreteras y edificios se agrietaron. Afortunadamente, en los días siguientes todo volvió a la normalidad. El día de la carrera en la bici nos llovió bastante. Un año bastante atípico por lo tanto.

En 2008, tres años después, acabas 2º… Revive aquella carrera ahora, para todos nosotros, para todos los aficionados al triatlón: cómo llegabas, las sensaciones de las horas previas, la carrera en sí…

Un día de muy buenas sensaciones, en la natación me sentí muy fuerte; en bici, sin problema para aguantar el ritmo de cabeza y abriendo hueco respecto a algunos favoritos en los kilómetros finales. Empecé a correr y, al poco, ya creo que me puse segundo. Y justo al entrar a la Queen K, sobre el kilómetro 16, veo a Stadler parado y me pongo líder del Ironman de Hawaii. Alucinante, sin duda uno de los momentos que recordaré siempre. Raro, al mismo tiempo, no había serpentinas, confeti ni fuegos artificiales, sí un calor brutal, unas ampollas en los pies que me estaban matando y casi toda la parte más dura de la maratón por delante. El momento no fue muy glamuroso pero lo recordaré siempre. Antes de entrar al Energy Lab me adelantó ‘Crowie’ (Craig Alexander), imposible seguirle. Iba sufriendo mucho por aquella maldita ampolla, pero mantuve un buen ritmo y, finalmente, muy feliz, crucé la línea de meta en segunda posición.

Publicidad

Aparte de ese 2008, ¿cuál ha sido tu mejor momento en el Ironman de Hawaii en las siguientes ediciones hasta 2017?

Han sido varios. No he bordado ninguna carrera ya más allí, pero siempre he disfrutado o al menos he aprendido cosas y vivido experiencias intensas. El 2015 lo recuerdo con cariño. En la bici disfruté un montón los 30 kilómetros finales, fue un momento de conexión único con mi bici, los campos de lava, la Queen K, la isla… me bajé en puestos de top5 si mal no recuerdo. Ese año de nuevo los problemas estomacales me tumbaron en la maratón, pero aún logré entrar en séptima posición.

¿Y el peor?

Las retiradas que he tenido durante estos años en Kona han sido muy desagradables.

¿Qué crees que te ha faltado para dar un pasito más y ganar en ‘la meca’?

No me considero un triatleta especialmente dotado a nivel fisiológico, pero sí trabajador, constante y creo que el aspecto mental lo he desarrollado adecuadamente. Creo que si no he llegado al límite de mis capacidades sí que estoy o he estado muy cerca. Por lo tanto, una mejor capacidad física de partida me hubiese ayudado a conseguir esa victoria.

¿Podemos ver a Eneko Llanos ganar en Kona este año?

Me gustaría que podáis verle dándolo todo y trabajando duro para al menos merecerse la victoria.

¿Cómo asimilaste tu ausencia en 2018?

Muy bien. Ese año la verdad es que no tenía mucho sentido ir a Kona, las cosas no estaban saliendo bien, los problemas estomacales no me dejaban rendir, no me merecía estar en Kona. Me sirvió para tomarme un descanso, perseguir otros intereses y al mismo tiempo pensar en otras cosas.

¿Vas a cambiar algo de tu preparación?

No lo creo. Tengo una buena estructura y planificación para Ironman que me está funcionando muy bien últimamente. En principio, no pienso hacer nada diferente.

¿Cómo vas a estructurar tu entreno después de Vitoria para llegar lo mejor posible a Kona?

Estoy barajando varias opciones, pero, como he dicho antes, creo que el plan que estoy siguiendo en mis últimos Ironman ya está bastante bien. Puede ser un problema volverse loco para Kona, querer cambiar todo y empezar a hacer cosas raras con los entrenamientos. Creo que es más adecuado centrarse en lo que ha funcionado en otras ocasiones.

Por cómo estás viendo a los que serán tus rivales, ¿quiénes crees que vais a estar en la pomada?

Patrick Lange está intratable en Kona. Con esa carrera a pie, seguro que será difícil de batir. La vuelta de Frodeno será interesante también. Creo que los dos son valores seguros. A partir de ahí, hay una larga lista de triatletas extraordinarios que teniendo un buen día o un día decente en Kona pueden estar peleando por la victoria.

Publicidad

Nos decía ‘Guru’ Frades en una entrevista que eres una referencia para ella porque con 42 años sigues mejorando como triatleta y mantienes la ilusión del primer día... ¿Cuál es el secreto de Eneko Llanos para seguir mejorando como triatleta?

De forma aleatoria y según se me van ocurriendo: aprender a disfrutar de las pequeñas cosas, apreciar los detalles, ser curioso, mantener una mente abierta, tener ganas de aprender, buscar el lado positivo de las cosas, centrarme tan solo en tratar de hacer lo mejor posible en cada situación, vivir y disfrutar el presente, no juzgarme de forma estricta, no juzgar de forma estricta a los demás, ser constante, tener ganas de jugar, dedicarme al 100% cuando una actividad lo requiere, olvidarme y descansar cuando toca, ser vegetariano desde los 18 años, comer mucho y bien, leer, dormir todo lo posible… cosas que se me ocurren, algunas las aplico mejor que otras, pero diría que, sin ser ningún secreto, por ahí van los tiros.

¿Y cuál es el secreto de Eneko Llanos para mantener la ilusión después de tantos años compitiendo al más alto nivel?

Buscar ser un poco mejor que lo que era antes. ‘Mejor’ no siendo solo ni siempre igual a obtener mejores resultados. De nuevo, no lo considero ningún secreto.

Clemente Alonso, 41 años, y Eneko Llanos, 42, clasificados para el Campeonato del Mundo Ironman de Kona 2019... Imagínate que es una película… ¿Qué título le pondrías?

Podría ser una mezcla extravagante entre ‘Easy Rider, ‘Dos tontos muy tontos’ y ‘Thelma y Louise’ (en masculino)… No se qué título se le podría poner a eso.

Publicidad
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Son las Form Swim y proyectan los datos que necesitas conocer frente a tus ojos...

Te proponemos un sugerente recorrido por la región de Lombardía con el cantón suizo d...

La élite internacional del triatlón se concentró en Banyoles el pasado fin de semana ...

Bastante severidad exige la práctica del triatlón, como para tener que renunciar a la...

Aprende a alimentarte y a suplementarte para tus próximos retos con los consejos de M...

Un modelo de alto rendimiento desarrollado por triatletas, mantiene las característic...