"A sus 42 años, estamos viendo la mejor versión de Eneko Llanos: grandeza y tenacidad"

El 'káiser' es nuestro TRIATLETA DEL MES... por muchas razones.

Cristina Azanza

"A sus 42 años, estamos viendo la mejor versión de Eneko Llanos: grandeza y tenacidad"
"A sus 42 años, estamos viendo la mejor versión de Eneko Llanos: grandeza y tenacidad"

Hace unos meses, desde esta misma columna, celebrábamos el fin de la travesía por el desierto de nuestro protagonista (ausente por primera vez en muchos años en el Campeonato del Mundo de Kona 2018) con un incontestable triunfo en el Ironman de Arizona. Pero mucho más importante que la victoria fue reencontrarnos con el gran Eneko Llanos, dominador de muchas pruebas de la franquicia durante la última década. Si alguien dejó de creer en él, desde luego éste no fue el propio Eneko. Aquella victoria le colocaba, de paso, en la línea de salida del Mundial de este año, con casi once de meses de antelación...

El Triatlón de Vitoria es un clásico del calendario nacional. Desde sus inicios, en media distancia, sus preciosos circuitos, el calor del público alavés, unidos a una excelente organización, fueron sus señas de identidad. Fue quemando etapas, cambiando distancias para amoldarse a la normativa ITU. Sobre distancia C se disputaron campeonatos de España, de Europa e incluso el Mundial de Larga Distancia de 2012, una prueba inolvidable que también disputó Eneko y que vivió un vibrante duelo con Chris McCormak que finalmente se decantó del lado del australiano.

Este espaldarazo internacional a la prueba también supuso el salto a la distancia Ironman, primero como Challenge, luego como Triatlón Vitoria –con un distancia Half en el programa–. Y este año, el estreno de la franquicia Ironman.

Una ciudad única para la práctica del deporte, la franquicia más populosa del planeta y el mejor triatleta español de larga distancia de la historia, formaron un cóctel único, en un escenario singular. Si el Ironman de Vitoria se ha consolidado ya en su primera edición, sin lugar a dudas ha sido porque los circuitos son espectaculares, la organización, impecable, y el público, volcado con los triatletas. Pero el nexo de unión de todos estos factores, indudablemente, ha sido Eneko, que hizo la prueba perfecta. En mi opinión, el día más emotivo de su larga trayectoria profesional. Podríamos pensar que hubo un homenaje mutuo: el reconocimiento de una ciudad a unos de sus deportistas más emblemáticos; y por su parte, Eneko, un deportista sin fisuras, devolvió cada aplauso y cada grito de ánimo con una actuación colosal, posiblemente la mejor de su carrera (7h55min), acompañado en el podio por Josh Amberger y Peru Alfaro (también entrenado por Eneko).

La temporada aún no ha terminado para Eneko. Ya está inmerso en su preparación del Campeonato del Mundo de Kona, donde volverá a luchar contra los mejores especialistas del mundo, en una carrera que le ha dado más sinsabores que alegrías (aunque ha logrado el único podio español de la historia, con su segundo puesto en 2008). Sin embargo, Eneko se ha reinventado a sí mismo, ha vuelto a ser el mismo de siempre en plena madurez deportiva. Hace algunos años leía en su blog, días antes de la gran cita, que su objetivo era dar la mejor versión de sí mismo antes que conseguir un determinado puesto. Creo que la mejor versión de Eneko es la que estamos viendo esta temporada. Y eso, en un deportista de 42 años, habla claramente de su grandeza y de su tenacidad.

Eres nuestro TRIATLETA DEL MES porque has logrado lo que casi todo el mundo sueña pero que casi nadie nunca logra: hacer la carrera perfecta ante la gente que más te quiere. No hay más.