Plan de entrenamiento: De nadador a triatleta

Si vienes de la natación, tienes un gran plus de salida. El agua es la parte más dura para un novel del triatlón, tanto por el aspecto físico como por el psicológico.

Juan de la Torre y Antonio del Pino

Plan de entrenamiento: De nadador a triatleta
Plan de entrenamiento: De nadador a triatleta

Cuando venimos del ciclismo o del atletismo y queremos afrontar un triatlón, lo primero que pensamos es si seremos capaces de aguantar los 750 m de natación.

Si eres nadador, no hace falta que hayas competido, sólo que lleves algunas temporadas practicando este deporte o que lo hayas incluido en tus deportes más practicados desde la infancia, esa distancia es ridícula, mientras que para una persona que no ha nadado nunca… se le puede hacer un mundo.

Cuando te sientes a planificar tu entrenamiento ten en cuenta que debes reforzar los deportes más flojos, pero si ya partes con la ventaja de ser nadador, no renuncies a ella ni la dejes de lado centrándote exclusivamente en la bici y la carrera a pie, porque de salida es un gran valor añadido que tienes como triatleta.

LAS CLAVES:

  • Como te resulta más fácil nadar, coge un buen ritmo de nado al comienzo del año para estar al 100% unas semanas antes del comienzo de la temporada de triatlón. Si llevas años nadando ya sabes cómo hacerlo.
  • Cuando queden unas cuatro semanas para los primeros triatlones, reduce el número de metros semanales de agua y dedica más tiempo a la bici y a correr.
  • Lógicamente, cuando bajes el entrenamiento de natación, perderás un poco de velocidad de nado, pero merece la pena sacrificar unos segundos en el agua, en beneficio de ganar unos minutos en la bici y la carrera a pie. De esta manera conseguirás bajar tu tiempo total en el triatlón.
  • La adaptación a la bicicleta para un nadador no tiene porqué dar muchos problemas. El cuerpo de un nadador es muy “maleable”, no es un físico estresado articularmente como pueda ser el de un atleta, o un cuerpo demasiado adaptado como el de un ciclista. De cualquier modo asegúrate de que la bici que vas usar es de tu talla.
  • Si nunca has cogido una bici en serio, las primeras salidas en bici deben ser cortas, de 20–30 km, aumentando 5 kilómetros cada dos salidas hasta llegar a los 80–100 km.
  • Cada semana debes realizar una sesión de técnica para ir poco a poco dominando las dos ruedas, que bien puede ser como calentamiento para la salida en alguna zona donde puedas montar un pequeño circuito con rotondas y curvas de relativa dificultad. Es muy recomendable la salida en grupo para ir adaptándote a rodar rodeados de ciclistas.
  • La carrera a pie para el “triatleta nadador”, tiene que estar centrada especialmente en la velocidad e intensidad. Ten en cuenta que la técnica y la capacidad de nadar rápido ya la tienes adquirida, la resistencia cardiovascular ya te la da la bici, y será tu adaptación biomecánica al atletismo lo que te defina como un buen triatleta.
  • Si en el triatlón que vayas a participar se permite ir a rueda y eres buen nadador, no gastes fuerzas, intentando sacar mucha ventaja en el agua, porque lo más seguro es que el grupo te coja en la bici. Las fuerzas que reserves luego te valdrán para hacer una buena bici y una mejor carrera a pie.

PLAN DE ENTRENAMIENTO  (pincha en la imagen para acceder al plan de entrenamiento)

El nivel de este entrenamiento es medio-alto. Adecua el tiempo y los metros de entrenamiento a tu nivel, aunque las sesiones y el orden son importantes.

 

 

También te pueden parecer interesantes los siguientes artículos:

Plan de entrenamiento: de Ciclista a Triatleta

Plan de entrenamiento: de Corredor a Triatleta

Plan entrenamiento natación

Estiramientos de natación con gomas

Técnica de natación fuera del agua

Los mejores vídeos