Técnica de natación: giros en boyas

Practica los giros de 90 y 180º para superar las boyas sin problemas en las competiciones en aguas abiertas.

Maribel Blanco

 

 

Nadar en aguas abiertas requiere de más habilidades de lo que creemos. Por encima de todo, lo que un triatleta debe afrontar ante el desafío de un pontón de salida es dominar el medio. O lo dominas tú o te domina. Cualquier punto intermedio no es sino el camino a transitar hasta que se consigue el objetivo.

Como triatletas podría pensarse que el principal objetivo es ser capaces de nadar muchos largos seguidos de crol. De ser así, la raya del fondo de la piscina lo es todo. Nos sobran las paredes y hasta los poyetes de salida. Menudo despilfarro de dinero, no? Evidentemente no es así. Eludir aprender las habilidades propias de la piscina, como son los volteos o las salidas, suponen un error habitual y erigir muros de limitaciones en vuestra progresión.

Pero además de las habilidades propias de la piscina, tenemos que desarrollar otras para que la mirada ante un horizonte de agua sea de confianza. Nadar en el mar, ríos o pantanos requiere de unas técnicas específicas que, si las entrenáis, garantizarán el éxito de vuestra natación.

Empezaremos con los giros en las boyas. Veremos giros de 180º y de 90º. Por supuesto hay giros en todas las angulaciones. La imaginación de cada organizador dibuja diferentes trazados, ajustándose a sus propios condicionantes, pero podemos englobar todos ellos en estas dos categorías.

1. GIRO DE 90º EN BOYA

Antes de describir el gesto técnico específico debemos tener asentado el estilo Espalda y saber pasar del nado de crol a espalda.

PASO DE CROL A ESPALDA Y DE ESPLADA A CROL:

  • Nadar a crol y en el momento en que deslicemos con el brazo derecho, paramos un instante y apoyándonos sobre este brazo giramos hacia el lado izquierdo colocándonos boca arriba, y continuando con el agarre propio de espalda. Mientras el otro brazo extendido realiza un recobro propio de espalda.
  • Ya estamos boca arriba nadando a espalda.
  • Para volver a la posición de crol. Al realizar la entrada del brazo izquierdo paramos el movimiento, nos giramos hacia el lado izquierdo colocándonos boca abajo. Mientras el brazo derecho realiza un recobro propio de crol. Dominado esto ya sabemos pasar de un estilo a otro nadando siempre en la misma dirección.

Pero en realidad cuando nosotros pasamos una boya lo que buscamos es un cambio de dirección. En este caso de 90º. Para ello debemos practicar en piscina con boya.

Si no tenemos una boya tal cual nos la fabricamos con diferentes elementos de flotación que hay en las piscinas o simplemente un compañero hace de “hombre boya"!. Necesitamos al menos 2-3 calles sin corcheras. Lo ideal es aprovechar cuando vamos a la playa de “vacaciones" para realizar este tipo de habilidades.

PASOS PARA GIRO DE BOYA DE 90º
Para hacer el cambio de dirección de 90º en la boya nos apoyamos en el ejercicio anterior: el cambio de estilo de Crol a Espalda.

OJO!:

  • Sólo se hace una brazada a espalda, y con la entrada del brazo a espalda ajustada al giro ( - 90º)
  • Tenemos que tener en cuenta la dirección del giro:
  • Si tenemos que dejar la boya a derechas nos tenemos que apoyar en el deslizamiento del brazo derecho.
  • Si tenemos que dejar al boya a izquierdas nos tenemos que apoyar en el deslizamiento del brazo izquierdo.

2. GIRO DE 180º EN BOYA

Dependiendo de la “anchura" de la boya se podría hacer un paso de Crol a Espalda, nadar 2-3 brazadas a Crol y repetir la maniobra. Es decir dos giros de 90º. Si la boya es pequeña, o simplemente se llega a ella con muchos triatletas realizar una brazada corta con la cabeza fuera, tipo “waterpolo" es la solución más sencilla.

Brazada de waterpolo

La brazada se acorta. Se reduce el deslizamiento y el empuje. La brazada del brazo más alejado de la boya es algo más larga y la del brazo interior más corta, provocando así el giro. Por lo tanto será diferente brazo según el sentido del giro.