¿Qué hacen los triatletas PRO cuando la natación es su punto débil?

Sara Löehr y Víctor del Corral nos cuentan cómo superaron sus dificultades en el primer segmento.

¿Qué hacen los triatletas PRO cuando la natación es su punto débil?
¿Qué hacen los triatletas PRO cuando la natación es su punto débil?

SARA LÖEHR

Te iniciaste en el triatlón sin que la natación fuese tu deporte de procedencia, ¿cuáles son los mayores inconvenientes que te encontraste al empezar a nadar?

Principalmente la técnica, aprenderla con 20 años es más difícil que con 6 años. Como empecé un poco de manera autodidacta cogí vicios difíciles de corregir más tarde. También me faltó un grupo de entrenamiento para las sesiones, siempre es mejor estar rodeado de gente que te pueda hacer mejorar y es mucho más llevadero, yo entrenaba siempre sola.

¿En qué incidiste más en los primeros meses de entrenamiento en las sesiones de natación?

Recuerdo que empecé muy animada y con ganas de aprender, quería sobretodo aprender la técnica, me fijaba mucho con los nadadores he intentaba imitarlos en todo lo que podía. Intentaba ser regular e ir mejorando sin prisa pero sin pausa, al final el cuerpo necesita adaptaciones que no se consiguen inmediatamente, hay que ser paciente para ver los resultados y trabajar.

¿Cómo fue tu adaptación a las aguas abiertas? ¿Te desenvuelves mejor en piscina o en un medio al aire libre?

Nadando en aguas abiertas me defiendo mucho mejor que en la piscina, técnicamente el nado es diferente y la orientación la llevo bien, lo cual es algo muy importante.

¿Qué consejos les darías a aquellos deportistas que se inician en el mundo del triatlón y que su handicap es la natación?

Primero de todo mucha paciencia, cuando empiezas la mejora es notable, después el progreso ya no es tan grande, pero hay que estar motivado y seguir aprendiendo, aunque la mejora sea menor siempre es muy beneficiosa. Si tenéis la posibilidad de entrenar en grupo mejor, eso siempre te ayuda a dar un poco más de ti. Tener un entrenador que te marque unas pautas y te pueda corregir no deja de ser menos importante para poder conseguir vuestros objetivos.

VÍCTOR DEL CORRAL

Te iniciaste en el triatlón sin que la natación fuese tu deporte de procedencia, ¿cuáles son los mayores inconvenientes que te encontraste al empezar a nadar?

Efectivamente, yo me inicié en el deporte a través de la bici de montaña y después pasé por el duatlón en sus diferentes modalidades hasta el día en que decidí aventurarme en el mundo del triatlón. Los mayores inconvenientes con los que me encontré al principio diría que fueron el tema de la respiración (acostumbrado a deportes terrestres en los que respiras cuando quieres, me costó adaptarme a tener una limitación de aire durante el nado), la técnica (increíble cómo cambia lo que tú piensas que estás haciendo a lo que realmente haces) y la adaptación muscular de hombros y brazos (esto creo que principalmente fue debido a sobrecarga de entrenamiento, demasiados metros cuando realmente aún no estaba preparado para asimilarlo).

¿En qué incidiste más en los primeros meses de entrenamiento en las sesiones de natación?

Incidí especialmente en el volumen y la técnica, aunque como decía antes creo que me excedí en el volumen, creo que dejé un poco de lado la fuerza y la flexibilidad, y es algo en lo que tendría que haberme centrado más.

¿Cómo fue tu adaptación a las aguas abiertas? ¿Te desenvuelves mejor en piscina o en un medio al aire libre?

Desde bastante al principio fui combinando sesiones de piscina y mar, es cierto que al principio me costaba mucho orientarme y/o nadar en línea recta, pero poco a poco fui mejorando esto y realmente ahora casi diría que nado mejor en aguas abiertas que en piscina, y si no es así, sin duda, lo disfruto más.

¿Qué consejos les darías a aquellos deportistas que se inician en el mundo del triatlón y que su hándicap es la natación?

Paciencia. En la natación se mejora muy lentamente, y el proceso de mejora no es siempre lineal, por lo que los altibajos a veces pueden desanimarnos un poco. No tirar la toalla, ser constante y persistir acaba haciendo que lleguemos a nadar como nunca hubiéramos pensado que haríamos, así que aunque al principio cueste, el reto de aprender y mejorar nos tiene que mover hasta conseguirlo. Disfrutar del camino y de los pequeños detalles, así como tener perspectiva de éste, son sin duda la clave del éxito.

Los mejores vídeos