¿Cuál es la mejor hora para ir a nadar?

A veces nos cuesta compaginar nuestro día a día con la planificación del entrenamiento, sobre todo a la hora de ir a la piscina.

Maribel Blanco / Foto: @talbotcox

Encaja tu entrenamiento en tu vida
Encaja tu entrenamiento en tu vida

No vamos a decir que la vida del triatleta sea un calvario, porque es precisamente todo lo contrario. Lo que sí es verdad es que a veces cuesta compaginar nuestro día a día con nuestra planificación de entrenamiento.

Si por este motivo, nadar es lo que siempre dejas de lado, aquí tienes unas cuantas claves para que la natación siempre llegue en el mejor momento.

¿CUÁL ES LA MEJOR HORA PARA NADAR?

La respuesta es sencilla: Cuando el cuerpo y la mente están despiertos, activos y preparados para afrontar el entrenamiento. A media  mañana o casi mejor a media tarde; después de un buen calentamiento; llenos de energía y de motivación. Es decir, imposible para la mayoría de triatletas.

La realidad es dura: casi todas las piscinas abren a las 7:00am y solemos acudir con legañas en los ojos y sin desayunar. Muchos salen corriendo a las 8:00h, sin estirar, porque dentro de 30 minutos comienzan a trabajar. Luego están los del horario partido, los que sólo pueden nadar al mediodía y que siempre tienen que elegir entre comer o nadar… Luego llega el turno de los de las 18:00h a 20:00h. Cansados, buscan una piscina cerca del trabajo… y mientras nadan pensando que la familia espera en casa. Hay unos pocos que tienen la suerte de que sus clubes de Triatlón tienen calles de entrenamiento en horas "extremas", es decir hay algunos que pueden nadar a las 7:00h o las 15:30h o bien a las 21:00h o más tarde.

Resumiendo, cada cual entrena donde puede y cuando puede. Y al final esa es la mejor hora para entrenar… La hora en la que puedes.

Hay que ser prácticos y buscar lo mejor de lo que tenemos, adecuar lo ideal a lo real.

SI NADAS A PRIMERA HORA

Si nadas pronto, cena siempre algo de hidratos y tomate alguna barrita energética antes de meterte a la piscina. Estira en la ducha con agua caliente: así aprovechas el efecto relajante del calor, y ganas esos 10 minutos. Toma algo en la primera media hora tras el entrenamiento. También hidratos. A media mañana un tentempié con algo de proteína, que hasta ahora no has tomado.

SI NADAS AL MEDIODÍA

A media mañana toma algo, hidratos y proteína. Pero evita alimentos pesados de digerir, picantes, ácidos y la fibra. Y come ligero después del entrenamiento. Es el momento de las frutas y de los "tapers"

SI NADAS A ÚLTIMA HORA

Toma algo antes de la primera sesión que asegure el rendimiento, hidratos. Entre sesiones, un bocado también sienta muy bien.

CALIENTA SIEMPRE

Aunque tengas prisa, sacrifica unos minutos para calentar y estirar, antes y depues.

Unos cuantos consejos más:

- No sacrifiques un buen calentamiento progresivo y una vuelta a la calma real, por falta de tiempo. Cambiar unos metros por unos buenos estiramientos, garantizan tu rendimiento y alargan tu vida deportiva.

- Llevar siempre agua con sales para tomar durante el entrenamiento. También puedes añadir hidratos a la bebida si ves que el entreno es intenso y el aporte durante el día será, o no ha sido, suficiente.

- Intenta entrenar a la misma hora, come a la misma hora, duerme las mismas horas. Esto te dará estabilidad y tu rendimiento mejorara.