Seguridad y prevención de accidentes en la natación en aguas abiertas

Todas las medidas de prevención que adoptemos a la hora de nadar en el medio natural nunca serán demasiadas.
Alberto Cebollada Kremer. Aficionado a la natación en aguas abiertas. Profesor de Salvamento y Socorrismo Acuático. Entrenador Superior de Natación. -
Seguridad y prevención de accidentes en la natación en aguas abiertas
Seguridad y prevención de accidentes en la natación en aguas abiertas

Me encanta nadar. Llevo toda mi vida vinculado al medio acuático. De hecho, los que me conocen desde niño saben el origen de mi apodo 'el anfibio'. Es porque mi infancia la he pasado metido en el agua de la piscina, del río Ebro o del Mediterráneo. Desde antes de nacer, dice mi madre holandesa que me llevaba en su vientre cuando se bañaba en el mar mientras mi padre participaba en travesías de natación a mediados del siglo pasado. Y está claro que fue mi padre quien me inculcó el placer por la natación y me enseñó la importancia de las medidas de seguridad.

Durante años he formado nadadores de competición y actualmente enseño las habilidades y destrezas específicas para ejercer la profesión de socorrista acuático y tengo muy claro que en ambas formaciones, tanto en la de un nadador como en la de un socorrista, las MEDIDAS DE SEGURIDAD y la PREVENCIÓN DE ACCIDENTES en el agua son lo más importante.

Por ello, en este artículo voy a tratar de reflejar aquellos aspectos fundamentales para poder disfrutar de la natación en aguas abiertas con seguridad. Para ello, debemos tener siempre presente que un accidente nos puede ocurrir en cualquier momento y a cualquiera de nosotros por muy buenos nadadores que nos creamos...

Por mi experiencia tengo claro que 'todas las medidas de prevención que adoptemos a la hora de nadar en el medio natural nunca serán demasiadas'.

Publicidad

Niveles de prevención

Por un lado, tenemos la prevención primaria que hace referencia a todas aquellas medidas que tratan de evitar que el accidente se produzca, por ejemplo, entre ellas, están el usar un traje de neopreno, gorro de color llamativo y una boya de seguridad. Pero está también la prevención secundaria que implica saber actuar cuando se produce un accidente y, como veremos en este artículo a la hora de nadar en aguas abiertas, tener controlados ambos niveles de prevención es de vital importancia.

No solo basta con ser un buen nadador, sino también debemos tener los conocimientos y las destrezas acuáticas para socorrer a otra persona que sufra un accidente en el agua”.

Cuántas veces hemos oído que “más vale prevenir que lamentar”, pero por mi experiencia veo que se confía mucho en eso de que “a nosotros no no va a ocurrir”. Es una realidad que cada vez somos más los aficionados al triatlón que entrenamos en aguas abiertas pero también es una realidad que los ahogamientos en España constituyen una de las causas más frecuentes de muerte. No podemos dejar de atender a titulares como los de agosto del año pasado “El número de ahogados es ya la mitad que el de los fallecidos en carretera” (El País), o el de que “El 2017 fue el año con más ahogados en España” y que el 89% de las muertes por ahogamiento se produjeron en zonas sin vigilancia” (El Mundo).

Me gustaría recordar a los más osados, que son varios los casos de nadadores populares y de competición que han fallecido ahogados durante entrenamientos o competiciones de natación en aguas abiertas y que estos casos nos deben servir para valorar el riesgo que existe y tener siempre presente que el accidente nos puede ocurrir en el momento menos esperado. Como dice García Sanz, Director de la Escuela Española de Salvamento y Socorrismo: “La prevención de hoy es la seguridad del mañana”.

Prevención activa y pasiva

Tengo claro que los triatletas somos deportistas valientes, en estos últimos años he constatado un incremento de aficionados que se meten a entrenar en aguas abiertas, en aguas frías, con tiempo desapacible y en ocasiones solos. En algunos casos, las primeras incursiones se hacen para estrenar el neopreno o como primer entreno fuera de la piscina, pero en un alto porcentaje de casos sin el dominio necesario de la natación, ni del conocimiento del medio acuático natural atentando como veremos a muchas de las medidas de seguridad y de prevención de accidentes.

Para hacer una primera autoevaluación, me gustaría que respondieses a unas preguntas:

¿Cuántas veces has nadado solo? ¿Y sin una embarcación de apoyo? ¿Cuántas veces te has metido a nadar en zonas desconocidas? ¿Y en áreas sin vigilancia? ¿Y sin boya de seguridad? ¿Y sin poner en conocimiento el recorrido a una persona que desde afuera pueda seguirte? ¿Sin la compañía de alguien que sepa realizar las técnicas de salvamento acuático y los protocolos de intervención en caso de accidente?

Respecto a esta última pregunta, son numerosos los triatletas que si bien es cierto nadan en grupo, ninguno de sus miembros conoce cómo realizar maniobras de rescate en el agua o los primeros auxilios, o cuáles son los protocolos básicos de actuación ante una emergencia dentro del agua.

Dentro de las medidas de prevención podemos distinguir dos tipos, las medidas activas que el triatleta hace voluntariamente para protegerse, como por ejemplo ponerse el traje de neopreno para asilarse de las aguas frías y usar una boya de flotación porque es consciente de la importancia que estas medidas suponen en su seguridad personal. Y las pasivas que son aquellas que se cumplen obligatoriamente, por ejemplo al ser impuestas por la organización de una prueba que exige que haya una embarcación de apoyo o un kayak siempre próximo al participante. Pero resulta una antítesis cómo esas medidas pasivas no se cuestionan en ningún caso y si se nos aconseja  cumplirlas y ser su cumplimiento voluntario, no las tenemos en consideración...

Más medidas: mayor prevención de accidentes

Últimamente se ha intervenido en determinadas zonas con medidas pasivas que obligan a los nadadores a llevar gorro de color llamativo y boya de seguridad, para poder ser avistados con facilidad por el personal de salvamento y así poder realizar mejor el seguimiento y su control.

Cuando hablamos de prevención, incluso si se han tomado todas las medidas de seguridad posibles, la prevención primaria no garantiza la ausencia de accidentes. Por ello, debemos tener en cuenta también la prevención secundaria, valorando y sabiendo qué hacer en caso de accidente.

Este nivel de prevención está relacionado con la necesidad de conocer los protocolos de actuación relativos al remolque y extracción de una víctima del agua, valoración de su nivel de consciencia, saber comprobar si respira o no, saber colocarlo en PLS (posición lateral de seguridad) o saber realizar los primeros auxilios. En este sentido, la pronta comunicación con el 112 para informar del accidente es un aspecto crucial en el caso de necesitar la intervención médica. La posibilidad de tener un teléfono móvil en una embarcación próxima o incluso como veremos poder transportarlo dentro de la boya de seguridad estanca (boya smartphone de BuddySwim) pueden resultarnos de gran ayuda. En el caso de una parada cardiorrespiratoria en el agua, la calidad de la atención brindada a la víctima depende de los recursos humanos y físicos disponibles en el lugar del accidente y en este sentido es de vital importancia avisar cuanto antes al 112.

Publicidad

Medidas de seguridad

A continuación, hago una recopilación de las medidas de seguridad más importantes que debemos tener en cuenta y que aconsejo revisar siempre antes de nadar, este recordatorio nos ayudará a evitar descuidos y servirá para prevenir accidentes.

Este repaso o chequeo de las medidas de seguridad antes de meterte en el agua pertenece a lo que llamo tener una “visión preventiva”, esto es tener siempre presente la posibilidad de sufrir un accidente y este enfoque evitará tener que lamentarse.

Generales

  • Nunca nades solo.
  • No nades en una zona desconocida.
  • Analiza el recorrido desde fuera y valora que el acceso y la salida estén libres de zarzas, elementos cortantes, cristales...
  • Visualiza el recorrido y hazte un esquema mental en el que te imagines realizándolo, teniendo en cuenta posibles vías de salida y alternativas de acuerdo a tu nivel y guarda fuerzas para la vuelta.
  • No saltes de cabeza, entra poco a poco y mójate antes de ponerte a nadar.
  • No nades a última hora del día y evita nadar en contra de la corriente, de las olas y del viento.
  • Siempre que puedas nada en una zona vigilada y en paralelo y cerca de la orilla. Ten presente el concepto de ver pero en especial el de "ser visto”, usa siempre un gorro de color llamativo.
  • Lleva una boya de seguridad agarrada a la cintura,  pero asegúrate de que el cinturón tenga un cierre rápido que se pueda soltar en caso de necesidad usando sólo dos dedos.
  • Antes de meterte en el agua asegúrate de que alguien te esté viendo y siguiendo mientras nadas.
  • Si hay socorrista habla con el, pregúntale como está el día
  •  para nadar y cuéntale tus planes.
  • En un embalse nada a una distancia prudencial de la orilla que te de seguridad pero te mantenga alejado de los pescadores.
  • En el mar nada paralelo a la costa  por detrás de la zona donde rompen las olas y siempre por dentro de los 200 m. de anchura de la zona de baño balizada.
  • Antes de meterte mide con termómetro la temperatura del agua. Adapta tu protección valorando también la velocidad del viento y el mecanismo de convección que provoca una gran pérdida de calor por efecto del viento sobre la piel.
  • Cada cierto número de brazadas mira al frente para orientar tu trayectoria y corregir posibles desviaciones.
  • Si te encuentras mal o empiezas a sentir frio, sal de inmediato.
  • Si  te ves afectado por una corriente, resaca o fuerte oleaje  y no puedes salir, no luches contra ellas, agarra tu boya  y adopta la posición de autosalvamento, y déjate llevar que el servicio de salvamento te rescatará.
  • Ten preparada una toalla, ropa de abrigo, comida energética y bebida caliente para después de nadar.

Identifica los factores de riesgo

Lo primero que debes hacer antes de meterte a nadar es  identificar los riesgos asociados a la natación en aguas abiertas. Analizar los factores de riesgo permite adoptar las medidas de seguridad adecuadas y  prevenir los posibles accidentes.

Factores ambientales

Valora las características y dificultades de la zona de nado, los accesos y las posibles salidas de emergencia, la distancia a realizar, comprueba que el recorrido está libre de obstáculos peligrosos, la visibilidad, si hay objetos flotantes, sustancias contaminantes, ten en cuenta las corrientes, el nivel del agua, las mareas, si hay algas, si hay olas, la velocidad del viento, si hay especies peligrosas como medusas...

Es necesario conocer las condiciones de salubridad y de claridad de las aguas en las que vas a nadar, para ello es interesante consultar el certificado de calidad del agua y asegurarte si en esa zona está permitido el baño.

Valora las condiciones climáticas, la temperatura del agua y la ambiental, consulta siempre la previsión meteorológica de la franja horaria en la que vas a nadar.  

Respecto a estos factores, resulta interesante comprobar como la Asociación Americana de nadadores de aguas abiertas profundiza mucho más en su control y aconseja ampliar el conocimiento de la zona  en aspectos relativos a saber incluso cuál es el origen de las aguas del lago donde nadas?, si se nutre de un afluente o de aguas de escorrentía? si abrevan ganados? si hay una zona de aliviadero, sifón  o presa a evitar?, saber que profundidad tiene ? si en el fondo hay piedras, fango o arena?, si hay obstáculos sumergidos? y tener en cuenta algo tan importante como en el caso de sorprenderte una tormenta eléctrica si dispones de un sitio seguro para protegerte?

Publicidad

Factores materiales

Son todos aquellos relativos al equipo personal de los nadadores y de la organización del grupo de nado.

  • Disponibilidad y seguimiento a una distancia razonable de los nadadores de una embarcación de seguridad , kayak  o SUP que porte un teléfono móvil y un botiquín.
  • En el caso de entrenamientos de más de cinco kilómetros, recomiendo llevar en la embarcación de apoyo bebidas energéticas y alimentos sólidos, o disponer de ellos cada 2,5 kilómetros habiéndolos dejado preparados previamente.
  • Presta atención al estado del material y a su calidad, valora las características técnicas del traje de neopreno, si es “flotador o torpedo”, grueso o fino, largo o corto, con mangas o sin ellas. Para prevenir hipotermias, es conveniente llevar dos gorros o gorro, guantes y calcetines de neopreno, pero recuerda poner encima del gorro de neopreno un gorro de color llamativo. Tapones para los oídos,  gafas con protección solar según condiciones lumínicas, y una boya de seguridad por nadador y una por grupo con compartimento estanco para llevar móvil, y si la travesía es de larga duración una boya con espacio interno para llevar bebida y comida energética.

Tipos de boyas  BUDDYSWIM

BOYA HYDRASTATION  de color naranja flúor, con espacio interior para llevar bebidas,  geles, barritas  y otros objetos personales. Esta boya de menor tamaño además de una gran visibilidad y flotabilidad, permite al nadador acceder al interior del compartimento en el que se puede guardar agua, geles o barritas o cualquier objeto personal. Su diseño ovalado y el espacio interno la hacen ideal para travesías de larga distancia. 10 l de capacidad, dispone de una asa que facilita el agarre y su acabado en nylon es de máxima resistencia

Publicidad

BOYA SMARTPHONE  Cuenta con un estuche totalmente estanco para llevar con nosotros el teléfono móvil.

De color naranja, tiene dos cámaras de aire con válvulas independientes que garantizan la flotabilidad en caso de que se pinche alguna de las cámaras. Incluye una funda especial estanca para el móvil que garantiza que no le entra ni una gota de agua, ni humedad. Esta boya permite llevar el teléfono contigo y realizar fotos, seguir rutas con tus App preferidas y lo mejor de todo poder realizar llamadas al 112 en caso de accidente. Tiene un volumen de 28 litros y dispone de asas ergonómicas que facilitan el agarre de la boya

Publicidad

DRYBAG

Rosa, amarilla o naranja. Sus 20 litros de volumen y gran flotabilidad permiten al nadador descansar y utilizarla como flotador en caso necesario. Tiene un compartimento interior estanco que permite guardar los objetos personales secos mientras nadas. Tiene dos cámaras de aire independientes para que la boya no se deshinche del todo en caso de pinchazo o pérdida de aire. Incluye un gorro de silicona a juego de máxima comodidad y elasticidad que puede ponerse sin problemas encima del gorro de neopreno para aumentar la visibilidad del nadador en el agua.

Publicidad

DRYBAG 28LT

Mismas prestaciones que su hermana pequeña pero con un volumen de 28 litros y un tamaño de 36cm x 52cm, que le confieren una gran flotabilidad ideal para nadadores de mayor envergadura o que busquen un extra de visibilidad y flotabilidad en caso de necesidad.

Estas boyas cuentan con un compartimento seco interior en el que poder guardar objetos personales como las llaves del coche, la toalla y las chancletas y llevarlas con nosotros evitando tener que dejarlos en la orilla.

Publicidad

“Que el material que usemos sea de calidad, este en buen estado y sea acorde a las características y necesidades de cada uno de los participantes y del esfuerzo a realizar, son medidas que sirven para prevenir posibles accidentes”.

Factores humanos

Son los relacionados con el nivel técnico y grado de preparación física y psicológica de los nadadores que componen el grupo de entrenamiento:

-Valora la edad de los participantes y su experiencia en natación en aguas abiertas. Lo lógico es haber realizado una primera toma de contacto en un entorno controlado, luego un breve recorrido y posteriormente entrenos de mayor distancia y dificultad. En algunas pruebas de natación de aguas abiertas por ejemplo, uno de  los requisitos de participación para garantizar la seguridad de los nadadores es tener un currículum de experiencias  previas, recomendando haber afrontado distancias de forma progresiva: 300 m, 500m, 1Km, 1.500m, 3 km, 5 km. y/o retos similares al esfuerzo a realizar.

-Cuenta con frecuencia a los nadadores que componen el grupo, da la consigna de que cada nadador debe estar bajo la observación directa de al menos un compañero, que cada uno se responsabilice del otro, tratando de nadar  siempre con un contacto visual de otro compañero, para lo que resulta idóneo nadar en paralelo.

-Asegura que al menos uno de los integrantes del grupo conoce y sabe realizar las técnicas de rescate acuático y los primeros auxilios.

Una vez que hayas valorado los riesgos ambientales, materiales y humanos, trata de poner todas las medidas que estén en tus manos para controlarlos al máximo, y nunca olvides que para prevenir accidentes siempre será mejor poner tantas medidas de seguridad como sea posible.

Controlar otros riesgos

Si no sabes dónde encontrar un buen sitio para nadar lo mejor es contactar con nadadores y triatletas de la zona, hay  grupos en las RRSS y clubes de natación en todo el país. El conocimiento de la zona de nado es muy importante a la hora de encontrar un lugar seguro para entrenar y además conocerás compañeros con quienes poder nadar. 

-La temperatura del agua. Compra un termómetro para medir la temperatura del agua, y mide en varios puntos y a diferentes profundidades. Nadar en aguas abiertas implica estar expuesto a cambios bruscos de temperatura y no te tienes que fiar de la lectura de la temperatura en la orilla o en superficie, porque a más profundidad y en zonas expuestas a corrientes, la temperatura puede ser considerablemente menor. Meternos en aguas frías puede provocar desde sensaciones desagradables como dolor de cabeza,  aumento en la frecuencia respiratoria y de la presión sanguínea hasta malestar e incluso perdida de la consciencia por sufrir un “shock termo diferencial”. Por lo general la sintomatología desagradable cede a los pocos minutos ya que el cuerpo se va adaptando al agua fría, con el entrenamiento se logran adaptaciones que mejoran la rapidez y la eficiencia de las respuestas que evitan la pérdida calórica. Lo recomendable es meterse en el agua de forma progresiva y hacer “nado de salvamento o de orientación” manteniendo la cara y la cabeza un tiempo fuera del agua, para ir introduciéndola poco a poco conforme te vas acostumbrando. En este aspecto las experiencias previas y la preparación mental son de gran ayuda.

Otro problema que puede ocasionar el agua fría es que entumezca las manos y los pies y altere nuestra técnica de nado, en especial el agarre del agua durante la tracción. Esto se debe a que el cuerpo para proteger los órganos vitales restringe el flujo de sangre que va a las extremidades produciendo una vasoconstricción periférica. La mejor manera de prevenir estos desagradables síntomas es usar unos guantes y calcetines de neopreno, porque una vez se produce la vasoconstricción y se comienza a sentir entumecimiento en manos y pies, no debes seguir nadando y lo más sensato es que salgas del agua o acabarás sufriendo una hipotermia.

-La hipotermia ocurre cuando el cuerpo permanece sumergido en aguas frías durante un largo periodo de tiempo y la pérdida calórica provoca una reducción de la temperatura corporal por debajo de 36º. En hipotermias leves la víctima siente temblores, dificultad de movimientos, disminución de la frecuencia de brazada y del batido de piernas, torpeza mental y dificultad en el habla. Antes de notar estos síntomas debes salir de inmediato del agua y quitarte el neopreno y ponerte ropa seca, entrar en un lugar protegido y beber algo caliente y reponer la energía consumida. Cada uno respondemos de forma particular a las bajas temperaturas del agua, en esto influye no solo el entrenamiento y las experiencias previas sino también la tipología corporal. Todos aprendemos a través de las experiencias,  pero recuerda que debes aplicar todas las medidas preventivas posibles.

-El viento puede dificultar las condiciones de natación, la lámina de agua puede estar particularmente inestable si el viento sopla en la dirección opuesta a la que vas. Por ello es importante que aprendas a respirar a ambos lados, lo que permitirá sobrellevar mejor las olas y adaptarte a las condiciones de la lámina del agua, pudiendo evitar respirar en el mismo sentido que la lámina de agua que levanta el viento.

-Nadar bajo la lluvia puede ser una sensación espectacular, no es peligroso siempre y cuando no exista riesgo de tormenta eléctrica, de haberlo no debes estar en el agua ni cerca de ella, debes salir de inmediato y refugiarte en un lugar protegido como el interior de un coche con las ventanas cerradas.

-Embarcaciones de recreo y motos de agua. Para garantizar la seguridad de los  bañistas, las Autoridades han establecido en la línea de playa zonas de protección, generalmente balizadas. Estas zonas se entenderán situadas en el interior de una banda litoral, paralela a la costa, de 200 metros de ancho, en la cual la navegación está prohibida o condicionada a una velocidad de 3 nudos en donde no exista señalización. Estas  zonas están reservadas exclusivamente a los nadadores y bañistas, quedando prohibidas para el resto de deportes náuticos. Así los canales de acceso son zonas para las tablas de SUP, motos acuáticas y embarcaciones a motor y vela, y está prohibido el baño. En los tramos de costa que no estén señalizados, se entenderá que la zona de baño ocupa la zona contigua a la costa de una anchura de 200 metros. Dentro de estas zonas no balizadas no se debe navegar a una velocidad superior a 3 nudos y las motos de agua sólo podrán navegar por esta zona para acceder perpendicularmente a la playa, extremando las precauciones. Luego estimados triatletas, es en estas zonas donde hacerse visible es de suma importancia. 

-Mareas y corrientes

Consulta el rango de las mareas ya que generan corrientes que cambian de dirección con el cambio de la marea. Una corriente fuerte puede impedir que llegues al lugar donde tenías pensado acabar. Cuando hay resaca el servicio de socorrismo advierte precaución y si es fuerte prohíbe el baño con bandera roja, obedece siempre la normativa. Las resacas son corrientes que fluyen hacia el mar y pueden llevarte rápidamente mar adentro. Si te ves atrapado por una no debes luchar contra ella, déjate llevar y adopta la  “posición de autosalvamento”, flotando sobre tu espalda haz señales con los brazos pidiendo ayuda, el servicio de rescate te socorrerá.

En un el rio la corriente puede alterar tu trayectoria y llevarte contra unas ramas u otros obstáculos, por ello siempre debes prever la acción de la corriente, nadar con ella a favor y anticiparte a sus efectos. En este aspecto “la prueba del palo” es de gran ayuda. Lanza un palo de grandes dimensiones a la corriente y analiza que le ocurre cuando le pega la corriente de lleno y cómo actúan las fuerzas sobre él, viendo lo que le ocurre y por donde escapa de la corriente será lo que te va a ocurrir a ti. Durante un descenso si vas a sobrepasar  una zona de fuerte corriente y poca profundidad debes adoptar la posición de seguridad en aguas bravas, tumbándote en la superficie con los pies por delante y con los brazos dentro para evitar golpearte con las piedras. No nades a 50 m. aguas arriba ni aguas abajo de presas, diques o centrales hidroeléctricas.

-Cortes y fracturas. Al caminar dentro del agua o si saltas sin verificar la profundidad te puedes golpear o cortar, no solo con cristales o latas sino también con las rocas del fondo. Para prevenir los traumatismos no debes saltar, mejor introdúcete lentamente y nunca saltes de cabeza, usa chanclas para acceder al agua y mételas en la boya cuando comiences a nadar y vuelve a calzártelas cuando vayas a salir.

-Calambres. Se trata de contracturas generalizadas de un musculo o grupo de músculos, muy dolorosas e incapacitantes. Ocurre cuando hay fatiga muscular y nerviosa, la causa radica a nivel nervioso y no en el músculo como se creía, en especial ocurre en los flexores de los dedos a nivel de la planta de los pies y en los gemelos. Son más frecuentes en nadadores desentrenados y a últimas horas del día y en el caso de los triatletas especialmente al nadar después de correr o de pedalear. Aprende a solventar estas molestas contracturas mientras nadas y a estirar los flexores plantares y los gemelos  con la ayuda de la boya de seguridad. En ocasiones es necesaria la ayuda del compañero para “bajar la bola”. Si tus músculos amagan con sufrir una contractura,  debes salir del agua de inmediato y descansar, ya habrá mejores momentos para nadar cuando tus músculos no se encuentren tan fatigados. El entrenamiento retrasa la aparición de la fatiga y reduce la probabilidad de sufrir calambres, los estiramientos alivian la sintomatología y realizando un batido más económico reduciendo la frecuencia y la intensidad del batido de piernas como por ejemplo hacer un solo batido por tracción, minimiza el riesgo de desencadenar el calambre.

-La enfermedad de Weil  o leptospirosis, es una infección bacteriana causada por la leptospira que se transmite de los animales y puede afectar a las personas. Se puede transmitir por beber o a través de heridas en la piel al contacto con el suelo o por el agua que ha sido contaminada por la orina de los animales afectados, que hayan podido abrevar en la zona de baño. Eso significa que los nadadores estamos en riesgo y como medidas preventivas debemos evitar el nado en aguas insalubres, evitar nadar cuando tenemos heridas o erosiones (de una caída reciente en bici por ejemplo), evitar tragar agua, y ducharnos a conciencia después de nadar y lavarnos muy bien las manos antes de comer.

-Medusas. Hermosas criaturas marinas pero que su picadura puede llegar a ser muy desagradable e incluso crear pánico. Por lo general no pasan de picor y enrojecimiento de la zona, pero en algunas personas pueden provocar reacciones alérgicas. Lo primero que hay que hacer es limpiar la zona afectada por la picadura con agua salada o suero fisiológico, no con agua dulce y si hay algún resto de tentáculo adherido a nuestra piel quitarlo con una pinzas, no con las manos. Para reducir el dolor y la inflamación  de la  zona afectada puedes aplicar hielo o una crema con corticoides.

Como prevención debes consultar con el socorrista la presencia o no de medusas, ver si hay bandera que advierte de su presencia, vestir traje de neopreno y aplicar crema solar de protección en toda la piel expuesta al contacto, algunas cremas incluyen un ingrediente especial anti-medusas.

Publicidad

Un poco de salvamento acuático

Una  vez se produce el accidente, tenemos que actuar con diligencia. Lo primero que hay que hacer es sacar rápidamente a la víctima de lagua. El método de remolque que utilicemos dependerá del estado de la víctima, si está consciente o no  y del conocimiento y dominio de la técnica de remolque por parte del que socorre. Según sea el caso podremos realizar un arrastre total o simplemente facilitar a la víctima el desplazamiento hasta la orilla ayudándole con la técnica del “nadador cansado”, o empujándolo por delante nuestro teniendo así un contacto visual constante. Si disponemos de una boya nos ayudará a modo de “floppy o boya de socorrista” para remolcar, mejorando la flotación y el arrastre de la víctima. Una vez fuera del agua valoraremos su nivel de consciencia, si respira o no para según sea el caso colocarlo en PLS posición lateral de seguridad o llamar al 112 e iniciar la RCP. En cualquier caso os recomiendo que siempre haya como mínimo uno de los integrantes del grupo que sepa realizar los primeros auxilios y sin lugar a dudas estaremos más seguros si entre nosotros hay un socorrista acuático.

Posición de autosalvamento. Si sufres un accidente nadando solo, aunque a estas alturas del artículo sabes que no deberías estar solo en el  agua... debes coger la boya y dependiendo de su forma puedes tratar de colocarte encima de ella o ponerla bajo tus brazos permaneciendo boca arriba. Puedes agarrarla por el asa y manteniendo la calma estando tumbado sobre tu espalda realizar movimientos laterales con el brazo en señal de petición de auxilio. El traje de neopreno te ayudará a flotar, y si las condiciones lo permiten podrás permanecer en “posición de autosalvamento” gastando muy poca energía hasta que llegue la ayuda. Para ello debes mantener la calma y tumbarte  boca arriba con los brazos abiertos lateralmente, lleva la cabeza hacia atrás dejando las vías respiratorias bien fuera del agua, llena completamente de aire tus pulmones y realiza pequeñas espiraciones e inspiraciones que permitan mantener tus pulmones siempre llenos de aire funcionando como una ”boya de seguridad natural”. Este truco te permitirá mantenerte a flote sin tener que realizar ningún tipo de movimiento. Recuerda que para dominar esta técnica, como todas, debes haberla practicado antes.

“Todo nadador que pase por una escuela o equipo de natación tendría que aprender las maniobras básicas de socorrismo acuático. El conocimiento de las técnicas de salvamento en el agua y de primeros auxilios no son importantes, son imprescindible para que los nadadores en aguas abiertas puedan disfrutar del medio acuático con seguridad”.

Publicidad

La responsabilidad del organizador y los seguros

Cuando se organizan quedadas para entrenar en aguas abiertas y uno organiza el grupo de whatsapp o es quien determina el lugar, concierta el día y la hora, o bien es el nadador con más experiencia o el mayor de edad, inconscientemente está asumiendo una responsabilidad de los integrantes del grupo. Este aspecto legal lo debemos tener siempre en cuenta,  y  por ello recomiendo contratar un seguro de responsabilidad civil que cubra en caso de accidente.

Además si eres el nadador de más edad o el responsable de la quedada, debes seleccionar a los compañeros de natación para cumplir con las medidas preventivas. Realiza una selección teniendo en cuenta a cada uno de los participantes de forma individual, valora si consideras que pueden realizar con seguridad la natación en aguas abiertas, y a los que no, no se lo permitas. Todos los participantes debe comprender las decisiones y aceptar el riesgo, pero si hay menores de edad, el padre debe firmar el consentimiento de participación en la actividad; en el caso de menores de edad es especialmente recomendable disponer de un seguro de responsabilidad civil y una póliza de accidentes o como mínimo disponer de la licencia federativa en vigor.

El responsable del grupo debe dejar claro que se reserva el derecho a no dejar o a obligar a no continuar con el nado a cualquiera de los participantes para garantizar su seguridad, debiendo estos acatar las órdenes de no poder nadar, de poner fin a su esfuerzo debiendo salir a la orilla más próxima o subir a la embarcación de apoyo. Estas decisiones cobran importancia en descensos de ríos y travesías de larga distancia. Estas decisiones se deben tomar ante un empeoramiento de las condiciones climatológicas, alteración de la lámina de agua, cuando un participante muestre señales de fatiga, primeros síntomas de hipotermia, se sienta mal estar o ante un ritmo que entorpezca el normal desplazamiento del grupo.

El triatleta que vaya a nadar en aguas abiertas debe de estar bien preparado técnicamente y disponer de un certificado médico que le declare apto para nadar en aguas abiertas.

“Si ves que no se cumplen las condiciones de seguridad necesarias, debes posponer el entrenamiento, no te metas a nadar y piensa en que habrá muchas más y  mejores ocasiones para ello”.

Si nadas en grupo contrata una póliza de seguro por cualquier accidente que pudiera ocurrir a los participantes y comparte los gastos entre todos.

Responsabilidad civil

José María Nasarre Doctor en Derecho y Director del Máster en Derecho de los Deportes de Montaña de la Universidad de Zaragoza recomienda que “Aquel que se responsabilice de otros debe tener seguro” El líder de un grupo suele ser su responsable civil y en actividades deportivas al aire libre las pólizas de seguro resultan imprescindibles.

Debemos tener en cuenta que cuando se produce un accidente puede caer sobre nosotros la responsabilidad civil que es diferente de la penal, más grave. Advierte que  la persona que lidera un grupo o, en su defecto, el más experimentado, puede convertirse en el responsable civil en caso de accidente.

"Todo aquel que se responsabilice de otros debe tener seguro y se olvida de preocupaciones"

En principio, el más experto es el responsable de ese grupo pero si hay alguien que ha preparado el itinerario y hace de guía, aunque no sea el más experto, es el responsable. Pero si la responsabilidad del accidente está difusa, se le atribuye a la persona de más edad porque se entiende que es el más capaz de controlar la situación ante una emergencia.

Como veis dada la responsabilidad que supone dirigir un grupo de nadadores en aguas abiertas, el responsable debe comprobar todas las medidas de seguridad  y exigir obediencia a los participantes.  Yo he llegado a echar de una actividad a alguien que tenía mucho nivel de natación que yo, pero era un inconsciente y el responsable no puede ser tolerante con conductas que entrañen ningún tipo de riesgo. Hay clubes que cuando alguien decide desobedecer una norma o por ejemplo irse por otro lado, los responsables llevan un impreso que les hacen firmar en el que se describe lo sucedido, la hora a la que se va y el sitio exacto; una buena manera de cubrirse las espaldas y aclarar futuras responsabilidades.

En mi opinión para nadar con seguridad en aguas abiertas  no solo basta con ser un buen nadador. La Fundación Americana de Natación* (5), dice que aunque seas un buen nadador  "siempre hay riesgos en torno al agua”,  y que nadar en aguas abiertas solo puede hacerse más seguro, pero nunca ser una actividad totalmente segura. Esta Fundación aporta consejos tan interesantes como el designar a un "observador del grupo", a una persona que asuma el seguimiento y el control de los nadadores, mejor desde dentro del agua con una embarcación de apoyo o en su defecto desde la orilla, para garantizar la supervisión constante y atenta de todos los nadadores. En su nueva campaña de prevención de ahogamientos  utilizan términos como " mayor seguridad en el agua"  y "ser más acuático ", para animar a los nadadores a ampliar sus habilidades y destrezas en el agua para convertirse en nadadores más competentes. Esto conlleva  aprender a tomar decisiones inteligentes en el agua y saber actuar ante emergencias.  Os recomiendo aprender las técnicas básicas de salvamento acuático como arrastrar a una víctima en el agua, métodos de remolque de un nadador cansado o de una persona consciente, como arrastrar a una víctima inconsciente, saber realizar la RCP, poner en PLS posición lateral de seguridad si hay inconsciencia pero respira  y otras maniobras de primeros auxilios que nos pueden servir para salvar la vida de nuestros compañeros. Tener siempre cerca un móvil para poder llamar rápidamente al 112 también salva vidas.

Sobre los trajes de neopreno

El neopreno te aisla del frio y es una medida de seguridad en aguas frías ya que previene de sufrir una hipotermia, nos  protege de las medusas y de otros factores externos además  de ayudarnos a flotar,  y en caso de sufrir un accidente facilita mantener la posición de autosalvamento. Hay nadadores que prefieren usar trajes sin mangas al permiten realizar el movimiento de los brazos con total libertad, otros eligen modelos más finos y elásticos denominados “torpedos” al no necesitar de una flotación extra primando una mayor elasticidad en los hombros.  Otros por el contrario prefieren facilitar la flotación de las piernas al no tener un batido eficiente.  Ante la duda de que neopreno es el más adecuado a tus características, aconsejo acudir a un test de neoprenos  organizado por una tienda especializada donde poder probar varios modelos y a ser posible de diferentes marcas, y así poder comprobar que modelo se adapta mejor a tus necesidades. Para ampliar información echa un vistazo al artículo en nuestra web “Test de neoprenos  flotadores vs torpedos”: http://www.triatlonweb.es/swim/material-natacion/articulo/test-neoprenos-triatlon

En el mercado especializado  disponemos de muchas marcas de trajes de neopreno y muchos modelos de diferentes prestaciones  y calidades para poder elegir. Algunas marcas como Aquaman lleva creando trajes  para triatlón desde 1984 cuentan con diseños específicos en los que  utilizan  estratégicamente diferentes tipos de neopreno según zonas y gracias a su sistema de cierre de la cremallera al revés, facilitan quitártelo en la T-1 con suma facilidad y rapidez.

Cómo ponerse el traje de neopreno

Como con todo en la vida, siempre hay una primera vez y a la hora de ponernos el traje debemos ir sin prisas y tomárnoslo con calma.

-Póntelo a la sombra o en un lugar ventilado ya que te va a llevar un tiempo y a costar un esfuerzo y el sudor dificulta colocar adecuadamente el traje.

-Usa un lubricante especial para aplicar en el cuello, muslos, axilas  y muñecas que servirá además de para evitar rozaduras , ayudará a que el traje deslice con suavidad facilitando también la acción de quitártelo. Nosotros hemos usado el lubricante anti rozaduras en spray Trislide SBR , atrás quedan los días en los que te pringabas las manos de vaselina, con este aerosol la aplicación es continua, fácil y combate de forma efectiva los roces, e irritaciones de la piel tanto en la zona interior de los muslos, axilas, pezones y cuello.

Publicidad

-Mi consejo antes de empezar a colocártelo es ponerte unos guantes de plástico resistentes, similares a esos que hay en las gasolineras o en su defecto usar una bolsa de platico de cierta resistencia, no muy grande, lo suficiente como para envolver tu mano y muñeca, y el pie y el tobillo.

-De no usar guantes debes tener en cuenta llevar siempre las uñas muy cortas para no desgarrarlo, abre la cremallera y dóblalo por la mitad dejando libres y visibles los orificios para meter los pies por las perneras.

-Introduce el pie por la pernera manteniendo el equilibrio sobre la otra pierna, esta acción la puedes hacer también sentado en una silla, pero no en el suelo porque esa posición dificulta bastante subirte  el neopreno para cubrir las piernas.

-Un vez hayas pasado el pie y el tobillo por el extremo, deja la terminación de la pernera hacia el tercio distal de la tibia,  bastante por encima del tobillo y cogiendo un pellizco con las yemas de los dedos y nunca con las uñas, ve traccionando por zonas  para subir la pernera de forma progresiva a lo largo de la tibia y rodilla.

-Tira siempre desde la parte del traje más próxima a la piel y ve subiendo poco a poco el traje de abajo hacia arriba, nunca tires de las zonas lejos de la zona a estirar porque el tejido puede sufrir un desgarro. Ten en cuenta que los neoprenos Aquaman cuentan con un diseño  específico para triatlón y son más cortos de lo habitual, quedando su terminación un poco más abajo de los gemelos, detalle  técnico que facilitará  a la  hora de quitártelo.

-Una vez tengas media pierna metida, cambia la bolsa al otro pie y realiza la misma acción. Con las dos medias piernas metidas, coge la parte interna del traje y tira hacia arriba para cubrir los muslos y sigue subiendo hasta cubrir la parte baja de la cintura llevando  el traje hasta contactar internamente con la zona de la entrepierna. 

-Levanta la parte frontal del neopreno y con la  mano metida dentro de la bolsa introdúcela  por el interior de la manga hasta que el final de la manga te quede a 1/3 del antebrazo.

-Tira con la palma de la mano  haciendo presión con las yemas de los dedos  para adaptar el neopreno al brazo, introduce la mano con la bolsa por la  otra manga y haz la misma operación.

-Una vez tengas las piernas, brazos y tórax, cubiertos por el traje, aplica el spray especial para evitar rozaduras en el cuello y pide ayuda para cerrar la cremallera. Para esta acción es conveniente realizar una aducción escapular tratando de estrechar al máximo la espalda.

-Ya solo te queda adaptar el traje a tu morfología y para ello debes meterte en el agua e introducir por el cuello agua en el interior del traje y desplazarla hacia un brazo para que al levantarte se hinche de agua y puedas subirlo más hacia el hombro para adecuar el ajuste y reducir así la tensión que sufre el hombro. Haz lo mismo con el otro brazo y con las piernas, el agua que metas dentro permitirá subir las perneras haciendo coincidir la zona interior con tu perineo, quedando perfectamente ajustado el neopreno a las piernas al salir el agua del interior del traje cuando salgas totalmente del agua. No tiene que quedar ninguna bolsa de aire en su interior , toda la superficie corporal debe estar en contacto con el neopreno.

-Realiza movimientos laterales del cuello para que el collar baje y se adapte bien y sin arrugas a toda su circunferencia. Otra ventaja de los trajes Aquaman es que la cuerda de la cremallera queda colgando por debajo y es imposible que alguien tire de ella y te desabroche el traje ya que para ello deberás tirar de abajo hacia arriba. Ahora ya tienes el traje perfectamente ajustado.

Cómo quitarse el neopreno fácilmente

En esto los Aquaman ganan por goleada a los neoprenos de otras marcas, ya que se quitan en escasos segundos por varias razones. La primera es por tener la cremallera dispuesta al revés,  conforme vas saliendo del agua coges la cuerda y tiras hacia arriba, en 1 segundo tienes el traje abierto. La otra es razón es por tener más cortas las piernas  y las mangas y al tener el diámetro más grande y elástico permite sacar más fácilmente los brazos y los pies.

Con la cremallera abierta, coges la parte superior y lateral del traje y tiras hacia adelante para sacar el brazo de la manga, después realza la misma acción con la otra manga y con le tórax desnudo bájate el traje hasta la altura de la cintura. Estas primeras acciones las puedes hacer conforme estés saliendo del agua. Cuanto menos tiempo tardes en quitarte el traje más fácil saldrá, ya que puedes aprovechar la capa de agua que hay entre tu piel y el neopreno como  lubricante que facilita sacar los brazos y las piernas de su interior. Manteniendo el equilibrio sobre un pie, coge la parte interna de la pernera y levanta la pierna hacia arriba para extraer la mayor parte de la pierna de adentro, repite la acción con el último tramo, ya tienes fuera una pierna y ahora solo te queda hacer los mismo con la otra.

Si te has aplicado antes de ponerte el traje  el lubricante anti rozaduras  Trislide SBR, te ayudará también a quitarte más fácilmente el neopreno.

Consejos AQUAMAN

El compromiso que Aquaman tiene con el triatleta es crear los trajes de triatlón más excelentes del mundo, incorporando para ello la tecnología más avanzada aplicando  ideas tan revolucionarias como las “cremalleras al revés”. Aquaman que lleva 30 años confeccionando trajes de neopreno, fue la primera marca en usar la tecnología de cremallera invertida que evita que la cremallera se suelte accidentalmente durante el nado en grupo y que permite abrirla en 1 segundo. Además usando los materiales de la más alta calidad  logran modelos súper cómodos, muy elásticos y menos restrictivos del mercado. Los trajes de neopreno Aquaman ayudan a los triatletas a mejorar los tiempos de natación al disponer de varios modelos según sean tus características y necesidades.

Instrucciones de uso y cuidado del neopreno

Sigue estas sencillas instrucciones para proteger su traje y poder disfrutarlo durante mucho tiempo.

Qué hacer

Publicidad

Lleva las uñas lo más cortas posible, y agarrando el neopreno con las yemas manteniendo los dedos y las palmas planos y tracciona de la zona más próxima a estirar.

Para una colocación más fácil, levanta las piernas tanto como sea posible para introducirlas por las perneras y levanta igualmente las mangas.

Para facilitar quitarte el traje, debes tener la sensación de que el traje es demasiado corto para ti, quedando apretado por encima de tus muñecas y por debajo de los gemelos.

Si lo usas en piscina enjuaga tu traje después de cada uso con agua fría.

Para secarlo cuelga el traje húmedo a la sombra.

Al final de la temporada lava tu neopreno a mano con un jabón neutro especial para trajes.

Guarda tu traje en una percha dado la vuelta y doblado por la cintura.

No hagas

Clavar tus dedos o las uñas en el neopreno.

Usar un lubricante a base de petróleo como la vaselina aunque veas que la usan los demás.

Dejar el traje al sol.

Dejar el traje cerca de una calefacción.

Colgar el traje de una percha por los hombros porque la tensión desfigura su forma.

Tecnologías Aquaman

Cell Gold - Retención de agua casi cero. Las células metálicas que están en el neopreno entran en contacto con la piel directamente, reduciendo la entrada de agua y la retención de agua. Menos retención de agua significa menor peso y sentir la piel más cálida, y supone un gran avance en la tecnología de fabricación de trajes de triatlón.

El rendimiento del traje de neopreno depende de la calidez y ligereza del traje, los mejores neoprenos  ofrecen un contacto directo del neopreno con la piel en lugar de interponer una tela. 

La capa en contacto con la piel es muy delgada llamada Metal Cell que va laminada directamente al neopreno, no habiendo tela en contacto directo con el agua sino debajo de la lámina metalica, con lo que se reduce al maximo la absorción de agua, y el factor aislante es mayor ya que el cuerpo tiene menos cantidda de agua que calentar.

Publicidad

Sistema Wetsuit Flash

El sistema Flash tiene dos objetivos, por un lado la apertura rápida del traje de neopreno ya que el deslizador de la cremallera abrirá el velcro superior cuando llegue a la parte de arriba , lo que separará la pista derecha e izquierda de la cremallera. Y por otro ofrece una protección completa del cuello ya que el velcro está protegido por la solapa evitando las rozaduras en el cuello.

Durante la realización de este artículo hemos podido testar los nuevos trajes de Aquaman 2018 los modelos ADN, Bionik y Art. Os comento lo que más nos ha gustado de ellos.

Traje de neopreno ADN para mujer

Este modelo ofrece mucha tecnología y prestaciones a un precio razonable. Está construido de Yamamoto  39 muy flexible, con un nuevo cuello con un "collar giratorio" que posiciona la parte delantera del cuello girada hacia adelante unos 20 grados y 2 cm más bajo, lo que permite una mayor comodidad.  Otra característica es el sistema Flash en la parte posterior del cuello que además de evitar rozaduras  hace más fácil y rápida la apertura de la cremallera. Los 30 años de experiencia confeccionando trajes permiten que este modelo quede súper ajustado a la fisonomía femenina sin producir presión, gracias a los 17 paneles con los que está confeccionado. En la zona de los hombros utiliza el tejido Ultraflex en su interior que proporciona un extra de flexibilidad que reduce la fatiga de hombros.  Los antebrazos tienen una zona de relieve que proporciona una mejor captura del agua y con ello mejora la tracción. 

Publicidad

Traje de neopreno Bionik para hombre

Uno de las mejores relaciones calidad precio del mercado. Aunque no goza de la tecnología más novedosa de Aquaman de la lámina metálica ya que tiene tela interna, utiliza el neopreno Yamamoto 39 , pero en el cuello, hombros y brazos utiliza el GIGA 40.  Esto hace que los hombros se sientan muy flexibles y permitan una excelente movilidad sin sentir limitaciones. También cuenta con las innovaciones del collar giratorio y el sistema Flash que reducen la probabilidad de sufrir rozaduras, de hecho nosotros no hemos sufrido ninguna. Los antebrazos tienen el relieve para proporcionar una mejor captura del agua y cuenta con un panel de Rubber Dome en la cadera que mejora la flotación y la eficiencia propulsiva de las piernas.

ART

En mi opinión el traje que mejor se adapta a mis características,  es super ajustado y muy elástico, un “modelo torpedo” soberbio.  Estas prestaciones se logran usando 3 tipos de neopreno Yamamoto diferentes:  el 39 Compressed Dome que aporta compresión y los GIGA 39 y 40. Este modelo se ha rediseñado para una mejor eficiencia con un tejido azul que aporta resistencia y también con la inclusión de paneles de neopreno de gran ajuste hermético (39 Compressed Dome Rubber)  integrados con el neopreno GIGA 40. La zona frontal de GIGA 40 es un 30% más amplia que en los modelos anteriores y este magnifico material se utiliza también en la zona del cuello giratorio y en los  hombros, lo que aporta esa magnífica flexibilidad, ajuste y comodidad.

Para terminar me gustaría recordar que...

Nadar es una actividad muy gratificante si lo haces de forma segura, ya que te permite una vinculación especial con el medio natural, unas sensaciones que no se logran en otros deportes. Una vez dentro del agua uno es consciente de la magnitud de la naturaleza y de lo frágiles e insignificantes que somos. Los que tenemos la necesidad de nadar,  entendemos y sentimos admiración por gente como Christian Jongeneel, el nadador malagueño impulsor de “Brazadas Solidarias”,  una organización que colabora con la Fundación Vicente Ferrer realizando retos solidarios en torno a la natación por todo el mundo. Christian que ha cruzado el estrecho de Cook en Nueva Zelanda (uno de los más peligrosos del mundo),  o ha dado dos vueltas a nado a la isla de Manhattan entre otros retos, dice que para él nadar es una actividad casi mística, es como meditar en movimiento;  a mí me pasa lo mismo, a veces tengo ganas de meterme en el agua para pensar, como si de una válvula de escape o una catarsis para el alma se tratase. Pero no me gustaría finalizar este artículo sin volver a insistir en el necesario enfoque preventivo que pasa por poner en cada uno de nuestros entrenamientos todas las medidas de seguridad y si es posible contar con la supervisión y el control de un profesional en salvamento acuático. A los aficionados a la natación que se estén iniciando en las aguas abiertas o quieran conocer diferentes lugares de la geografía nacional a nado, les recomiendo que se pongan en manos de profesionales de la natación. Por toda la geografía nacional hay empresas especializadas que organizan entrenamientos y actividades en diferentes espacios acuáticos naturales, ofreciendo un servicio que permite que esta actividad sea segura y placentera. Por ejemplo, en la Costa Brava se ha creado una red de itinerarios públicos de uso gratuito destinados a la práctica segura de la natación. Se trata de unas rutas marinas señalizadas y balizadas de distinta longitud, que permiten descubrir la belleza del medio marino nadando. Puedes visitar la web de Vies Braves donde ofrecen actividades en torno a la natación como la “Sunset Swim Experience”, experiencia de natación única y exclusiva en grupos reducidos acompañado de un guía cualificado.  Consiste en nadar siguiendo una Vía Brava mientras se pone el sol, de una forma lúdica y al finalizar la nadada se realiza una sesión relajante de estiramientos en la misma arena de la Playa. Otra opción es la “Swim & Breakfast” que consiste en nadar a primera hora de la mañana y al finalizar se hace un desayuno típico de la zona a pie de playa.

Entrenar, hacer travesías o descensos de ríos a nado en grupos organizados,  con nadadores experimentados y con todas las medidas de seguridad que hemos valorado en este artículo, servirá para disfrutar plenamente de nuestra afición y poder seguir haciéndolo durante toda la vida.

Referencias

www.blunae.com

www.brazadassolidarias.com

www.usaswimmingfoundation.org

www.swimnb.ca

www.swimsafe.org.uk

WWW.trajesneopreno.es

www.www.socorrismo.com

www.fomento.gob.es    

www.viesbraves.com

Publicidad
Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Es el primer coche SUV 4x4 híbrido enchufable y la opción que elige Gómez Noya para m...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...

La 890 de New Balance ha vuelto al mercado este 2018....

Así es la Merida Reacto Disc Team E....