Las 9 claves para sobrevivir dentro del pelotón

Tanto si eres un triatleta experimentado y cuentas en tu palmarés con cientos de triatlones, como si acabas de llegar al triatlón y el pelotón más cercano que has visto es el del Tour de Francia por la tele.

Antonio del Pino

Las 9 claves para sobrevivir dentro del pelotón
Las 9 claves para sobrevivir dentro del pelotón

1. EL AFILADOR

Lo habrás oído decenas de veces: “hice un afilador… y me fui al suelo”. Haces un afilador cuando tu rueda delantera toca contra la rueda trasera del ciclista que llevas delante. Como tu rueda delantera queda bloqueada en la dirección, genera un desequilibrio brusco del que es bastante complicado salir si no eres muy hábil.

¿Cómo evitarlo?
Hay que estar siempre muy atento y mantener la distancia óptima que te permita estar lo más pegado al ciclista de delante para aprovechar su rebufo aerodinámico (que resta más de un 30% de esfuerzo) pero con el margen suficiente como para poder esquivar su rueda trasera en caso de que haya algún frenazo.

Toma como referencia el cuerpo del ciclista que te precede, no hace falta que vayas siempre mirando las ruedas. No vayas totalmente detrás, posiciónate ligeramente a un lado y tendrás mejor visión de la carretera además de una vía de escape en caso de que frene o haga un cambio de dirección brusco.

Si ya has tocado con la rueda delantera y estás en mitad del afilador, no te bloquees. Frena con ambas ruedas y en cuanto la rueda delantera deje tocar, endereza la dirección. Es más fácil decirlo que hacerlo, pero se hace así.

2. RESPETA EL PARALELO

Si llevas dos triatletas a tu izquierda tres a tu derecha cuando vais en una recta, piensa que seguirán ahí cuando llegue una curva, es decir, que no puedes hacer una línea recta para recortar la curva porque alguien se quedará sin espacio. Realiza una trazada en la curva que respete el espacio de paso de los demás triatletas y haz los giros al mismo tiempo que el resto del pelotón.

3. PEDALEA POR UN RAIL

Cada uno de tus movimientos dentro del pelotón origina un efecto en cadena de crecimiento exponencial, es decir, un pequeño frenazo tuyo en cabeza supone un frenazo en seco en la cola del pelotón. Intenta ser lo más fino y suave con todos tus movimientos,  especialmente cuando te pongas de pie, no dejes caer de golpe tu bici hacia atrás al adelantarte hacia al manillar, ya que es uno de los principales orígenes de las conocidas y temidas “montoneras”.

Mira hacia el frente pero de manera global. No gires la cabeza de golpe para mirar a los lados, ya que el oído (que gobierna nuestro equilibrio) inclinará nuestro cuerpo de manera involuntaria hacia donde miras e invadirás el espacio de otro triatleta.

4. ESTRATEGIA PERSONAL

Si eres un triatleta experto todo esto te sonará muy obvio, pero un triatleta sin experiencia llega a sentir miedo cuando otros ciclistas se acercan demasiado por todos lados. Ubícate en lugar del pelotón donde te encuentres cómodo. La mayoría de las veces es más rentable asumir más carga de aire por ir un poco fuera del pelotón, que la tensión y el riesgo que supone ir en posiciones más complicadas por ganar abrigo aerodinámico.

5. BEBER SIN CAER

Mucho cuidado cuando vayas a echar mano del bidón. Hay que cogerlo sin mirarlo y sin perder de vista al pelotón en ningún momento, porque basta que bajes la vista un segundo para que haya un frenazo o un enganchón. Practica el gesto de coger el agua de tu portabidón sin mirar hacia abajo cuando entrenes y cuando ya tengas interiorizada su posición, hazlo incluso si dejar de pedalear.

6. CUIDADO CON RELAJARSE

Sales de la T1 a tope para no perder el pelotón, te calzas las zapatillas, te posicionas bien dentro del grupo y a los pocos kilómetros hay un parón, la gente se relaja y… Es frecuente que suela haber una caída. Cuando percibas demasiada relajación dentro de un pelotón aprovecha para ir hacia plazas delanteras donde la visión de la carretera es mejor y donde se reducen las posibilidades de asumir cualquier error humano.

7. DETRÁS NO SIEMPRE ES MEJOR

Sobre todo en circuitos sinuosos donde a la salida de cada curva hay una aceleración, en la cola del grupo se traduce en un latigazo que fácilmente te puede dejar descolgado. Intenta ir en posiciones intermedias, pero si la curva en herradura ya te ha sorprendido a cola de pelotón, anticípate un poco al inevitable tirón subiendo algunos piñones y agarrándote a la curva del manillar para poder salir esprintando lo antes posible.

8. ¿SÓLO O ACOMPAÑADO?

Si te decides a atacar hazlo siempre en compañía. El triatlón no acaba al final de la bici y sacarás más ventaja si trabajas colaborando con uno o más triatletas.

9. CONSTRUIR SIN DESTRUIR

Da relevos lógicos y sostenibles, es decir, no pegues un tirón al empezar tu relevo ni te extenúes en 20 segundos. Mantén la velocidad de la fuga y colabora donde veas que eres más competitivo, en repechos, bajadas, rectas… Trabaja las fugas en tus entrenamientos. Es muy divertido hacer series largas a relevos con dos o tres amigos, intentando ir lo más rápido posible en grupo durante 10 o 15minutos. Además de trabajar tu rendimiento, mejorarás tu habilidad para rodar a rueda y posicionarte en el lugar ideal mientras te esfuerzas.

Los mejores vídeos