Entrenamiento de ciclismo con lastre

El entrenamiento lastrado en bicicleta no es algo nuevo, de hecho es un método que, si nos remontamos unas cuantas de generaciones para atrás, se acostumbraba utilizar por algunos ciclistas y entrenadores hace décadas.
Gustavo Rodríguez (triatleta profesional y entrenador personal). -
Entrenamiento de ciclismo con lastre
Entrenamiento de ciclismo con lastres

Después de ver cómo podemos sacarle partido al entrenamientro lastrado en la natación, pasamos al siguiente segmento...

La teoría era fácil: entrenar con una mayor resistencia (ya sea por aumento de peso mediante lastres o del rozamiento de la rodadura mediante el uso de bicicletas frenadas o cubiertas poco hinchadas) con la esperanza de que al eliminar ese lastre notaríamos un plus de fuerza. Ahora mismo, estos métodos se consideran mayoritariamente arcaicos y están, en gran medida, en desuso, pero entonces… ¿Entrenamiento lastrado si o no?: Como siempre, intentaré huir de las afirmaciones rotundas y categóricas y como buen gallego tirar del siempre socorrido “pues depende…”.

Personalmente no es un método que, como norma general, considere adecuado introducir dentro de nuestra planificación. Si bien es cierto que hay momentos o casos particulares en los que podríamos vernos favorecidos por este tipo de trabajo. Vamos a analizar los pros y contras para que cada uno pueda valorar si puede ser conveniente:

CONTRAS: Razones por las que NO introducir el método de entrenamientos con lastres

Si tu estrategia se reduce a meter lastres por meter; simplemente para encontrarte más “ligero” a la hora de sacarlos de tu bicicleta. Mi opinión es un no rotundo.

Mis razones:

-Se supone que cuando entrenamos de una manera planificada y ordenada, tenemos que organizar nuestros entrenamientos en determinadas zonas de esfuerzo (ya sea por potencia o por pulso) y así poder cuantificar la intensidad de nuestros entrenamientos. Con el uso de lastres, lo único que conseguirás será entrenar más lento con un mismo nivel de esfuerzo. Por contra, si lo que buscas es un mayor nivel de intensidad, la solución es mucho más sencilla: pedalea más fuerte para producir más vatios.

-Por otro lado, el uso de determinados elementos de lastrado (tobilleras, cinturones…) pueden convertir nuestros movimientos en más lentos y torpes. Algo que debemos evitar, pues la velocidad es una de las principales manifestaciones de la fuerza.

PROS: Cuando SÍ introduciría el entrenamiento con lastres

Muy fácil… lo aconsejaría única y exclusivamente en entrenamientos en los cuales no somos nosotros los que ponemos el ritmo de entrenamiento, pero, aun así, queremos incrementar la intensidad. O dicho de otro modo, si queremos meter un plus de calidad en nuestro entrenamiento de grupo.

Mis razones:

-Normalmente, los entrenamientos en “grupeta” suelen ser más rápidos que en solitario. De este modo, para reproducir las sensaciones de competiciones con drafting tenemos que buscar casi necesariamente la ayuda de un grupo. Aun así, muchas veces nos quedamos cortos… meter lastre para terminar de simular el esfuerzo de competición podría ser una opción.

-Días que no queremos renunciar a rodar en grupo, pero necesitamos un toque más de intensidad para rodar en las zonas que buscamos.

De esta manera, y a modo de ejemplo, si un ciclista de 70kg que para rodar a 40km/h por el llano necesitaría desarrollar 250w, con +3kg de lastre necesitaría un plus de 10w (260w) pero con un lastre de +10kg necesitaría un plus de 35w (285w) para rodar a la misma velocidad. Estas variaciones aumentarían exponencialmente cuando el terreno se empina.

CONSEJOS

-Huye de los lastres por rozamiento (ruedas frenadas y cubiertas con poco aire). Es imposible cuantificar el aumento exacto de la carga, además de ser perjudicial para la mecánica de tu bicicleta.

-No metas el lastre a tu cuerpo… respecto a otros deportes tenemos la ventaja de circular en un vehículo: nuestra bicicleta. Carga el lastre en tu montura. De esta manera, nuestros movimientos encima de la bicicleta serán más fluidos.

-Reparte el lastrado por toda la bicicleta, teniendo en cuenta que cuanto más cerca del centro de gravedad metas la carga, menos afectará a su conducción.

-Una manera sencilla de lastrar la bicicleta es montar unas ruedas de entrenar con unas llantas robustas de 36 radios, unas buenas cubiertas y cámaras antipinchazos... y reservar las ultralight de carbono para días especiales. De hecho, el aumento del peso en estas partes se nota todavía más (aproximadamente el doble), ya que el movimiento de rotación en la rueda provoca una mayor energía cinética. De todas maneras, ten en cuenta que la mayor inercia de rueda también afectará a su maniobrabilidad

-Por último, si tenemos que lastrar nuestra bicicleta, por lo menos que nos resulte útil: una bolsa con herramientas y repuestos, una buena bomba de aire, varios bidones grandes con agua (estos últimos con la posibilidad de tirarla en caso de que el lastrado nos sobre a mitad de salida. Ésta es una buena forma de comenzar nuestro lastrado.

Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Es el primer coche SUV 4x4 híbrido enchufable y la opción que elige Gómez Noya para m...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...

La 890 de New Balance ha vuelto al mercado este 2018....

Así es la Merida Reacto Disc Team E....