¿Ha llegado el fin de los tramposos en las carreras virtuales?

Así es el sensor de movimiento corporal que quiere revolucionar el ciclismo indoor.

¿Ha llegado el fin de las tramposos en las carreras virtuales?
¿Ha llegado el fin de las tramposos en las carreras virtuales?

Lo han denominado Incus Nova. Y se trata de un sensor de movimiento corporal portátil que ya está en el mercado para nadadores y corredores. Ahora, según su creador, podría mejorar enormemente el realismo del ciclismo indoor tanto para usuarios como para espectadores. ¿Cómo? Detectando las trampas.

Incus usaría la tecnología de medición corporal para alterar la apariencia del avatar dependiendo de la posición del ciclista en cada momento en tiempo real. Los datos detallados del Incus, que se combinarían con los de potencia y frecuencia cardíaca, también podrían ayudar a verificar que el esfuerzo es real y no fruto de la manipulación o del 'dopaje de datos'.

El diseñador del dispositivo y fundador de Incus, Chris Ruddock, está actualmente en conversaciones con dos plataformas de ciclismo indoor. "Por el momento no puedo revelar cuáles son. Me han dicho estrictamente que no deberíamos hacerlo hasta que tengamos algo que sea más sustancial. Nos consultaron sobre la mejor manera de mejorar el hardware para poder detectar si alguien se está moviendo hacia una calidad realmente alta e integrarlo en una experiencia electrónica, pero también sobre cómo unir estos datos de una manera significativa e impactante. Estamos recopilando datos para comprender cómo se mueven las personas en bicicleta, el mismo proceso que hemos realizado para la piscina y para correr", explica Ruddock en el portal cyclingweekly.

El Incus Nova, que pesa 30 gramos y cuesta 225€, se coloca en la parte superior de la columna vertebral, insertado dentro de la ropa Incus, diseñada específicamente para albergar el dispositivo. Utiliza el sistema MARG (magnético, velocidad angular y gravedad) y sensores ambientales para mapear el movimiento corporal.

Se lanzó por primera vez para la natación, proporcionando análisis relacionados con la respiración y el rolido, el equilibrio izquierda/derecha, la cadencia y otros datos que ayudarían a los nadadores a mejorar su eficiencia en el agua. El soporte para correr se puso en marcha el año pasado con potencia de carrera, cadencia, impactos de equilibrio izquierda/derecha y monitoreo de lesiones.

“Creo que las palabras más importantes son confianza y estandarización. Es algo que la industria está tratando de hacer, pero creo que todavía no lo hemos logrado. Creemos que la tecnología de medición es la clave. De la forma en que lo vemos, un ciclista obtendría un indicador de confianza, quizás un número. Si está en Zwift y solo usa un cierto tipo de medición de potencia, eso podría obtener una de cada cinco, digamos. Si está utilizando un medidor de potencia especializado que es más preciso y ha sido validado, puede darle un indicador de confianza de dos.

Para hacer un cierto tipo de carrera, tendría que tener un cierto nivel de indicador de confianza, ya sea un medidor de potencia calibrado o un dispositivo HRM o Incus, dependiendo del nivel de la competición. Esperamos que las carreras profesionales reguladas por la UCI tengan que estipular ese mayor grado de confianza", añade Ruddock, de 27 años, que estudió ingeniería de diseño de productos en la Universidad de Loughborough (Inglaterra) y que espera que su nueva tecnología esté operativa para el próximo invierno.

Los mejores vídeos