Pau Capell: Una lesión, una oportunidad

Pau Capell nos cuenta cómo se superó a sí mismo después de una lesión de rodilla.

Triatlón

Mi nombre es Pau Capell y tengo 22 años. Me gustaría contaros mi historia, que sin lugar a dudas la defiendo a capa y espada, por lo que me ha costado todo y el proceso por el cual he pasado. Estoy seguro me servirá en un futuro.

Os traslado al 22 de Abril de 2012, en esa época practicaba el triatlón en modalidad sprint, algunas carreras de 10km y medio maratón. Además practicaba fútbol sala y en ese mismo día tenía partido.

Como en todo lo que hago, soy bastante cabezón, jugaba con el alma: quedaban 20 segundos para acabar la primera parte cuando en una jugada tuve la mala fortuna de caer con la pierna izquierda en un salto, rotarla y caer.

Escuché unos ruidos dentro de esa rodilla que no me gustaron nada, y el dolor de después me confirmó que era algo grave. Rotura de cruzado y menisco... El día 29 de Junio (en mi Santo) me operaron, me esperaba un duro verano de recuperación y unos meses hasta Navidad, intentando mejorar para reencontrarme a mi mismo.

No fue nada fácil, pero no podía hacer otra cosa que trabajar para poder seguir compitiendo, pues tenía unas metas que quería cumplir y no pensaba perder el tiempo. La recuperación fue dura, muy dura, hasta tal punto que llegué a desesperarme por el calvario de tener que volver cada día a sufrir un poco más...

Pero dentro de mi sabía que era por mi bien y psicológicamente me gustaba sufrir: era por mi bien.

Durante la recuperación me apunté a dos pruebas que quería hacer: la Maratón de Barcelona y el Trail Costa Sur de Menorca. Esos eran, hasta ese momento, mis objetivos.

Me recuperé muy rápido, en noviembre ya corría después de 5 meses, pero con alguna molestia. Pude entrenar duro, primero ejercitando el
músculo para mejorar y aumentarlo, y después ya me puse a trabajar el tema aeróbico. Cuando empecé a correr decidí realizar un sueño que tenía, me apunté al ExtremeMan de Salou.

Ahora ya tenía 3 grandes pruebas por las que merecía esforzarme después de pasar lo que había pasado. Supongo que me apunté también pensando en mí y queriéndome demostrar que estaba recuperado totalmente, por lo que aún puse más empeño para conseguir estos objetivos.

Los resultados fueron estupendos: en la Maratón pude bajar de 3h, marcando 2:58; en la Trail de Menorca acabé 2º; y el ExtremeMan de Salou lo pude hacer en 5:05h.

Ahora valoro cada día cómo puedo estar recuperado de esa grave lesión y, gracias al trabajo diario, he podido batir las dificultades que en su día se me pusieron en medio el camino. Lo peor (o lo mejor) de todo es que no me arrepiento de haberlo pasado, pues me he conocido mucho en el transcurso de la lesión y valoro más que antes el estar físicamente bien.

Ahora quiero más, después de este verano, de hacer cuatro triatlones de modalidad sprint/olímpica, tengo pensado hacer el Ironman de Vitoria y la UltraTrail de Menorca. Entrenando y esforzándome espero poder finalizar ambas pruebas, y con el recuerdo "positivo" de ese día que caí al suelo para hoy, volver a levantarme.

Por mi situación habrán pasado algunos triatletas, así que no me considero un tipo especial. Lo único que siempre comento es que con esfuerzo y con ganas de superarte puedes llegar donde tu mente y cuerpo quieran llegar, sólo falta ponerse y planteárselo.

Desde el día que tuve mi lesión hice un blog para explicar el proceso de recuperación y la evolución que iba teniendo, y actualmente relato mi experiencia en cada prueba que hago. Con esto sólo espero que si alguien pasa por mi situación, pueda creer en él mismo y levantarse para volver a soñar con aquello que soñó en su día. Por si queréis echarle un vistazo, el blog es el siguiente:  www.extremetri.blogspot.com.es