Entrevista a Javier Gómez Noya II

Ganar en el deporte de alto nivel es muy complicado. No dejar de ganar, es algo que está al alcance de muy pocos privilegiados.

Cristina Azanza Fotos: Danny Goiri

Esta entrevista comienza en este otro artículo.

Desde Enero eres representante de deportistas en la Asamblea de la Federación Española de Triatlón, ¿crees que está justificado el enfado de los triatletas en la pasada Liga de Clubes? ¿Es adecuado el trato que están teniendo los triatletas por parte de la FETRI? ¿Propones alguna solución?

Esta más que justificado que los triatletas portestaran, podian protestar de esa forma o de otra, pero evidentemente cuando hay un circuito de carreras (B Dream) que parece muy bueno, que la gente hace sus planificaciones deportivas esperando rendir bien en esas carreras y hacen unos buenos resultados ganando unos premios que luego no se pagan, pues normal que la gente se cabree, porque no les están dando un dinero que le habían prometido antes de la carrera y, tal y como estan las cosas ahora, a la gente no le sobra el dinero.

Entonces entiendo que protesten y que protesten también por algunas políticas de la Federación en cuanto a viajes o lo complicado que es salir fuera a competir y que te cuesta dinero, a no ser que tengas muy buenos resultados. Lo que tiene que hacer la Federación es escuchar las demandas del deportista y tratar de hacer las cosas mejor, yo espero que haya esa voluntad, creo que la hay, y ójala el año que viene los criterios de selección sean un poco más razonables que los que había hasta ahora.

La solución pasa por escuchar a los deportistas, reunir a unos cuantos que puedan dar su opinión, pues del  tema de competiciones y criterios para las carreras sabemos bastante, de otras cosas quizá no, y creo que podríamos aportar cosas positivas. Entendemos que hay un presupuesto limitado y que las cosas no están para echar cohetes, pero seguro que se puede gestionar de alguna forma mejor para que la gente pueda ir a  las carreras.

Todos los países llevan a gente a las carreras y todos tendrán sus problemas, pero hay que buscar alguna forma y eso tiene que ser prioritario si queremos tener gente representándonos en Río 2016 y, si queremos que todos estos jóvenes de los que hemos hablado, tengan la oportunidad de correr con los mejores. Hasta ahora los triatletas no han tenido el trato que creo deberían de tener.

Mi caso es especial, yo voy por libre, tengo un acuerdo con la Federación para poder lucir mis sponsor y yo me pago mis viajes y gastos a cambio. No es la situación ideal pero después de luchar muchos años por poder explotar algo mi propia imagen y lucir mis patrocinadores y que otros deportistas también puedan hacerlo, es el mejor escenario que he logrado.

Por poner un ejemplo de la gestión, este año en San Diego, una de las pruebas más importantes de las World Series, participamos muchos españoles, entre ellos, Iván Raña, Fernando Alarza, Jesús Gomar…. Gente con opciones de hacerlo muy bien, en ese momento los dos primeros del mundial eramos dos españoles, Mario y yo, y no fue ningún técnico de la Federación Española. En estas pruebas es donde se cuece todo el triatlón mundial. No tiene sentido que luego haya cinco técnicos en Quarteira (Portugal), en una prueba que no tiene ningun interés a nivel mundial, y que en las pruebas importantes, donde realmente se toman decisiones a todos los niveles, no sólo a nivel deportivo, que no haya ningún representante, ni técnico de la FETRI, pues son cosas que no deben ocurrir y son cosas a mejorar.

¿Recuerdas lo primero que se te vino a la cabeza cuando te comentaron por primera vez el proyecto 'B Dream'?

Lo primero que se me vino a la cabeza es que era algo muy positivo, tener un circuito a priori muy profesional con muy buenos premios dentro de España, creo que iba a ser bueno, no tanto para los que estamos fuera compitiendo de forma contínua, pero para el gran número de triatletas que están intentando dar ese paso para competir en las Series Mundiales y tener pruebas de nivel y de calidad, con buenos premios y con buena organización en España, parecía estupendo.

Chocaba un poco los premios que se manejaban, porque no sé hasta qué punto el triatlón da para tanto en España, pero cuando te presentan un proyecto así, pues entiendes que es algo serio y que se va a llevar a cabo. Desafortunadamente por lo que sea, que no conozco los motivos, no ha podido ir para adelante y evidentemente hay mucha gente afectada y a la que se le debe dinero y por eso veo normal que protesten, porque han    demostrado muy poca seriedad.

¿Qué es lo que más te ha gratificado y decepcionado en estos años como triatleta profesional?

Lo que más me ha gratificado son los éxitos que he conseguido, la medalla olímpica, ser campeón del mundo y disfrutar con todas las carreras que hago.

Lo que más me ha decepcionado son los casos de dopajes. Cuando veo casos de dopaje que afectan a un deporte en concreto o a otro, o a unas personas u otras, pero yo creo que al final salpica a todo el mundo. 

España tiene una fama muy mala en el mundo del deporte por temas de dopaje y eso nos afecta a todos porque todos estamos mirados con lupa y todos desconfían de nosotros por el simple hecho de ser españoles. Y eso es duro decirlo, pero es una realidad porque yo lo he vivido en mis propias carnes.

Creo que poco a poco se va luchando más contra el doping aquí en España y espero que en poco tiempo cambie un poco nuestra reputación, porque hasta ahora era muy mala.

Estamos lejos de manejar las cifras económicas y de audiencia de deportes como el fútbol en España y dónde hay dinero hay dopaje... ¿Crees que el control debiera hacerse no sólo al profesional sino también al amateur (GG.EE.)?

Que un profesional se dope me parece triste, pero que un amateur lo haga me parece la cosa más triste del mundo.

Álguien que tiene su trabajo, que vive de otra cosa y hace deporte por salud, por pasárselo bien, se dope para ganarle al amigo de al lado es bastante triste. Primero creo que se debería invertir el dinero más en los profesionales, que son los que están ganando premios y quitándole premio a otros y ahí hacer trampas supone un robo, tan fácil como eso.

Si alguien que se dopa gana el primer premio y consigue sponsor, pues se lo está quitando a otro y me parece muy injusto. Ojalá hubiera medios y dinero para controlar a todo el mundo lo máximo posible, a profesionales y amateur, pero creo que la prioridad son los profesionales porque aún queda mucho por hacer y yo desde luego estoy en contra totalmente del dopaje, y las sanciones que hay hoy en día de 2 años me parecen insuficientes.

Creo que habría que ser más duros si realmente lo queremos erradicar. Y pienso que también es un tema de educación. En los clubes, a la gente desde pequeños hay que inculcarles unos valores y esforzarse en que se queden asentados, de que el deporte es salud, compañerismo, juego limpio y tratar de superarse a uno mismo, pero sin dopaje.

Para mi cualquier persona que da positivo en un control antidopaje, se le debería apartar del deporte, por lo menos en el alto nivel competitivo, luego cada uno es libre de salir a entrenar o hacer lo que quiera. Pero creo que queda claro que alguien que ha intentado hacer trampas para mejorar su rendimiento, ha demostrado suficientemente que el deporte no es su sitio.

Tal y como está la ley, una persona que cumpla sanción, puede volver a competir en competiciones de nivel y hay que aceptarlo, porque hay unas normas y si cumples dos años de sanción, puedes volver. Yo soy partidario de sanciones de por vida. Evidentemente, si alguien que ha dado positivo vuelve al deporte a los dos años, no tengo nada que decir al respecto, porque está cumpliendo la ley, al fin y al cabo. Lo que si me gustaría es que cambiaran las leyes.

Gente inolvidable y gente para olvidar.

He conocido gente que ha sido fundamental en mi carrera deportiva…. Gente inolvidable para mí son mis padres, Paco Villanueva, Nicolas Bayón, algunos triatletas con los que he tenido la posibilidad de entrenar, en su día Iván Raña, Simon Whitfield, Greg Bennett, son personas que han sido claves en mi carrera deportiva.

Y gente para olvidar… algunos que me han puesto trabas en mi camino hace algunos años, pero tampoco
los olvido porque hay que ser consciente del pasado y de las cosas que no han sido tan buenas en tu vida. Al final de todas las cosas negativas, trato de ver la parte positiva y la gente que me puso trabas en mi camino, pues me han hecho más fuerte y quizá eso ahora también se vea reflejado en la competición.

En las carreras todos sois RIVALES, pero seguro que tienes algún buen amigo entre ellos. ¿A quién te dolería más arrebatar un sprint importante?

Yo creo que a Mario, por ser español y por ser compañero desde hace tiempo le respeto mucho, y como es tan bueno, me daría cosa ganarlo a un sprint. Alguna vez me ha pedido perdón por ganarme, yo me partía de risa.

Entre los extranjeros, en su día Whitfied, aunque ya no corre, es alguien a quien respeto mucho y casi me daba cosa ganarle. Me llevo bien con casi todo el mundo. A los Brownlee, como me han ganado muchas veces, me permito de vez en cuando el gusto de poder ganarles, no me dan pena.

¿Qué no cambiarías antes de una carrera ‘ni muerto’: el neopreno, las zapas o la bicicleta?.

He cambiado todo antes de una carrera y he sobrevivido. Porque no te llegan de un viaje, he tenido que correr con cosas prestadas algunas veces. Quizá lo más delicado son las zapatillas, sobre todo si es en distancia  olímpica. La bici también, pero si consigues una de tu talla puede valer. Lo ideal es no cambiar nada, pero para mi lo peor serían las zapatillas.

¿Te consideras un deportista además de ser triatleta? Quiero decir, fantaseas con algún otro reto que no este relacionado con el triatlón? Cape Epic, Paris-Dakar, Ultra Trail Mont Blanc, etc.

Me gusta hacer muchas cosas, evidentemente ahora como triatleta y con mi carrera profesional es difícil de compaginar, pero por ejemplo la Cape Epic me apetece mucho, porque he estado en Sudáfrica muchas veces, conozco muchas zonas por las que transcurre y tiene que ser espectacular, además la bici de montaña también me gusta y me lo paso muy bien, así que espero que algún año, cuando me retire, pueda hacerla más tranquilo, sin esa vena competitiva, para disfrutarla.

Cuéntanos alguna cosa que te encantaría hacer pero no puedes debido a tu entrenamiento como triatleta.

Me gustaría practicar otros deportes que conlleven un riesgo. Por ejemplo esquiar algo, sé que hay triatletas que lo hacen y utilizan incluso el esquí de fondo como preparación, pero gente que lleva esquiando desde pequeño y que dominan muy bien la técnica. Yo ahí veo un riesgo de lesión alto, para alguien torpe como yo y que se ponga a esquiar a estas alturas. Me gustaría aprender, pero me da miedo hacerme daño y es demasiado arriesgado.

Me gustaría subir alguna montaña, pero siempre hay un riesgo importante de lesiones. Me gusta el mundillo de la montaña, no lo hago por falta de tiempo la mayoría de las veces y porque hay que ser profesional incluso cuando estas descansando y minimizar el riego de lesiones.

Es posible que el triatlón acabe teniendo a medio plazo la dimensión de deportes como el ciclismo. Vaya, que un triatleta por ganar unos JJ.OO. o las WTS tenga una nómina de 6 millones de €. ¿Crees que alguna vez veremos ese nivel en el triatlón? ¿te molestaría no llegar a vivir ese momento?

Yo no lo voy a vivir seguro y a corto plazo no creo que lleguemos a ese nivel, pero con el crecimiento que está teniendo, la fuerza que está ganando y viendo lo que ha crecido en los últimos años... no descarto que en un futuro pueda ser un deporte más conocido, que pueda estar al nivel de ciclismo y que se muevan esas cantidades de dinero.

No me molestaría, ojalá que lo viviera yo claro, pero actualmente tengo la suerte de que me estan saliendo las cosas bien, me considero bien pagado y estoy en buena situación. Ojalá que las generaciones que vengan tengan esa suerte y puedan ser profesionales de verdad, no sólo porque los mejores ganen esos 6 millones de euros, sino porque habrá más dinero también para gente que no está tan arriba y asi puedan ser profesionales, que hoy en día es lo difícil.

Si estás muy delante es todo relativamente fácil, tienes sponsor, pero si quedas 15 en unas Series Mundiales, que es un nivel bueno, al final malvives y estamos hablando de gente que está entre los 20 primeros del mundo.

Wild Wolf ha cerrado, ¿cuál ha sido tu experiencia con ellos? Por cierto ¿a qué sabía la bebida?
La bebida no la he probado. Estuve unos meses con ellos y ahora mismo no tengo ninguna relación con la marca. Pero miro al futuro muy ilusionado por otros proyectos y agradecido a los sponsors que me apoyan.

La música para ti es una forma de relajarte, sobre todo cuando pasas tiempo en Pontevedra. Esta afición te llevó hace unas semanas a subirte al escenario de la sala Barracuda en Madrid, para tocar la guitarra con el grupo de tu hermano, “Vest". Todo el mundo mirándote, eres el centro de atención ¿se parece en algo un podio a un escenario?

Evidentemente tiene cierto parecido, la gente que sube a un escenario a tocar también se pone nerviosa, porque tienen que rendir bien, tienen que hacerlo bien delante de un público que les está observando en mayor o menor medida, sea una sala con 100 personas o un estadio de fútbol con 30.000.

En ese sentido yo estaba muy tranquilo, estoy acostumbrado a este tipo de situaciones, aunque es algo totalmente diferente y el hecho de tocar, que hubiera gente mirándome o no, no me afectaba en absoluto. Me gusta la música desde hace mucho, es algo que me relaja y ese día me lo pasé muy bien, al final es una cosa completamente amateur, tocar allí y pasar un buen rato con el grupo de mi hermano era lo primordial y tuvimos la suerte de que el local era pequeño pero se llenó y nos lo pasamos genial. Ojalá tuviera más tiempo para hacer esas cosas.

Tras un aspecto de hombre tranquilo hay evidencias que revelan otras cosas. Una guitarra eléctrica, un Porsche Carrera y ser uno de los deportistas más competitivos de la historia nos dan pistas de cómo es el verdadero Javier Gómez Noya. ¿Es una faceta tuya? ¿puras circunstancias?

Yo creo que en general mi carácter es tranquilo, yo creo que al entrenar tanto y gastar tantas fuerzas en el entrenamiento, hacen que el resto del día esté como más sosegado. Pero si, me gusta la música Rock, el Heavy Metal. Me gustan los coches, me gusta el Surf... ‘Cosas’ de adrenalina, entonces sí que hay un poco
de contraposición entre mi carácter y mis aficiones, pero yo creo que está bien tener un poco de todo, ser tranquilo y gustarte un tipo de música que a lo mejor no es tan tranquila.

Es imposible que un tío al que le gustan los coches potentes y la música ‘rock’... Sea un hombre tan contenido. Buscando desestabilizarte, muchos han intentado sacarte de tus casillas, tanto en competición como fuera de ella. ¿Es una estrategia o una forma de vivir?

Es mi forma de ser. Sí soy contenido y quizá más de cara a la prensa y en entrevistas. Diferencio bastante mi vida privada, las cosas mías, y lo que comparto con todo el mundo a nivel de triatlón.

En privado, no es que sea una persona diferente, pero también tengo mis cosas, mis problemas y mis inquietudes, que a lo mejor no comparto en una entrevista, porque tampoco le veo mucho sentido. Soy de la forma que soy y estoy contento.

Evidentemente, hay veces que quieren saber más de ti o ir más allá en la parte muy personal de uno mismo y a mi eso no me interesa, me han invitado incluso a ir a programas del corazón y cosas así, que quizá podrían aumentar mi popularidad, en el sentido de salir mucho más en televisión, pero no me interesa que se me conozca por esas cosas. Yo hago mi trabajo lo mejor posible y hay gente que lo valora y aprecia y chavales que se fijan en lo que hago, y para mí eso es lo más importante.

Ya eres un deportista mediático. ¿Te cuesta ahora tener que ser un poco más egoísta para poder atender tus muchas obligaciones diarias? ¿Cómo te afecta la prensa? ¿te quitamos mucho tiempo?

Yo lo veo como algo positivo el hecho de que haya interés y que me llamen muchos medios de comunicación de todo tipo para entrevistas y otras cosas, yo creo que es bueno. También me gustaría tener más tiempo para mí, más tiempo libre, pero lo considero como una parte de mi trabajo y lo atiendo además con mucho gusto, porque me gusta también dar a conocer, más que a mí, a mi deporte sobre todo.

Es una cuestión de equilibrio, hay momentos del año que no puedes. Ahora por ejemplo, estoy de descanso y todos los días tengo algo de prensa, ya sea entrevista, sea reportaje, sea lo que sea y entonces entreno un poco y dedico parte del día a eso, todos los días.

Obviamente si estoy en Agosto y estoy preparando una cita importante, pues posiblemente no vaya a atender entrevistas porque o me quita tiempo de descanso o no me apetece. Yo creo que es saber jugar con las partes del calendario y también hacer entender a los periodistas que hay épocas que uno es más accesible y otras menos. Yo no sé lo que hacen otros deportistas, pero en mi deporte, cuando estoy entrenando en serio, entreno tres veces al día y estoy 8 horas entrenando, el resto de horas comiendo bien o intentando descansar, entonces es que no tengo tiempo material. A lo mejor en otros deportes sí, pero yo no.

Cuando estoy en el período de descanso hago mis vacaciones también, pero cuando estás descansando el día se te hace larguísimo y te da tiempo a hacer toda una mañana de entrevistas y después por la tarde, aún tienes tiempo para hacer otras cosas. Pero cuando estás entrenando… Cualquier cambio en tu rutina te afecta más, tener que desplazarte, ir a un sitio es más difícil.

Pero ya te digo que es bueno que se genere atención mediática y yo cumplo con todo lo que puedo encantado.

¿Tienes un papel relevante con tus patrocinadores además de ser su imagen publicitaria? ¿En tal caso con quién? ¿Piensas que necesitas material especial para ti, o crees que el material de serie tope de gama ya está tan evolucionado incluso para gente como tú?

Si, cuentan conmigo, algunos patrocinadores más que otros, en el desarrollo del producto y es algo que los atletas valoramos mucho. Por ejemplo ZOOT tenía sus zapatillas más enfocadas a otro tipo de triatlón, quizá más a larga distancia o gente más popular, unas zapatillas muy cómodas, pero quizás para correr al nivel que corremos nosotros, eran un poco blandas de más.

El jefe del diseño e ingeniero de zapatillas, David Jewell, contó conmigo para tratar de buscar un modelo un poco más racing siguiendo mis instrucciones y mis inquietudes en ese sentido. Sé que no es fácil porque ellos tienen en la fábrica ciertos materiales y ciertas hormas y tuvieron que cambiar muchas cosas, pero creo que se ha hecho y se está haciendo un buen trabajo.

Lo mismo pasa con Specialized, al haber podido estar en Morgan Hill, en la sede central, el haber podido ver todo y que me hayan concertado reuniones de media hora con el jefe de desarrollo de los cascos, de las zapatillas de bici, diseño de los cuadros… Se sientan allí con libertad contigo y te preguntan que dónde creo yo que podrían mejorar las zapatillas y el casco. Les das ideas, por ejemplo el cierre magnético para el casco que sacó Specialized luego, salió así por una inquietud de los triatletas. Ellos están muy abiertos para mejorar y entienden que son los que realmente saben a la hora de hacer material, por eso tienen muy en cuenta a los atletas.

Has ido al túnel del viento de Specialized, ¿crees que es algo que te puede ayudar a mejorar?

Yo creo que sí, todos los avances tecnológicos ayudan, además Specialized es la única marca ahora mismo que tiene un túnel del viento propio. Eso nos ayuda mucho a los atletas de la marca a tratar de mejorar la postura de competición.

Hay ingenieros aerodinámicos de prestigio, muy competente trabajando allí. Te hacen un fitting muy completo e
interesante. He hecho algunos cambios de posición en la cabra, que era lo que más me interesaba en este momento, y se verán los resultados.

En laboratorio y sobre el papel creo que puedo mejorar unos cuantos segundos en distancia olímpica y más de un minuto en distancia ironman, y sin cambiar mucho la posiciones, no me han hecho muchos ajustes, pero está bien entender más de aerodinámica y de posiciones y buscar más  un compromiso entre comodidad y
eficiencia aerodinámica.

Creo que fue una buena experiencia y que volveré a utilizar en el futuro para testar material, probar cascos y ajustar un poco más estos detalles de cara a las carreras.

¿Dónde has aprendido inglés? ¿lo consideras importante para gestionar tu imagen y comunicación con marcas?

Yo creo que sí, cuando estás compitiendo fuera acabas hablando más ingles que español, porque tratas con gente de fuera y creo que es bueno, primero para entenderte por el mundo con cualquier persona y, a nivel profesional, en triatlón, todas las entrevistas, ruedas de prensa, trato con sponsor y con marcas, son en inglés.

En el colegio aprendes un poco, siempre me ha gustado escuchar mucha música en inglés, leía letras e iba aprendiendo cosas. Luego a base de viajar y estudiar un poco por mi cuenta algunas cosas, he ido aprendiendo, aún puedo mejorarlo, por supuesto, pero para sobrevivir me va llegando.

Y ahora un tema un poco más delicado. Tu corazón, ¿alguien te ha vuelto a poner algún inconveniente al respecto?

No, mi corazón desde que solucionamos el problema con el Consejo Superior de Deportes y la Federación Española de Triatlón, no me han vuelto a poner problemas, evidentemente sigo una serie de controles, por mi salud y porque me interesa saber cómo estoy continuamente y, de momento, no hay nada que haga indicar que tenga que dejar el triatlón, por lo que estoy muy contento.

¿Crees que las relaciones sentimentales afectan ‘en positivo o en negativo’ a la trayectoria de un deportista? Hablando de todo un poco, ¿sexo antes de competir?¿Si? ¿no? ¿si surge? ¿no lo has probado?

Por el ritmo de vida que llevamos, tener una relación seria es complicado y es más fácil si es con alguien del mundillo, como es mi caso y álguien que conoce cómo es tu ritmo de vida, conoce lo que haces, lo que significa entrenar, esforzarse, tener que viajar. Si no, con álguien fuera del mundo del deporte es difícil explicarle que no vas a dar una vuelta porque te cansas de estar de pie, que parece una chorrada de disculpa, pero cuando estás entrenando fuerte al final estás las 24 horas a eso.

También tienes tus momentos de relax, pero quizá no llevemos un ritmo de vida que se conoce como normal, entonces es más difícil.

En cuanto al sexo antes de competir… jajajajaja… yo creo que no afecta, siempre y cuando se cumplan las horas de sueño que es lo más importante, si en lugar de dormir estás haciéndolo, entonces lo que te pasa es que no duermes.

¿Entrenas por vatios o por pulso?

Entreno más por pulso, aunque si utilizo los watios en algunas épocas en bici. Sobre todo para correr, utilizo el pulso. Tengo bastante medidos los entrenamientos e intento ajustarme, sobre todo estos últimos años, a las intensidades que quiero hacer.

Antes ibas un día a la pista a hacer series a tope y no te preocupabas, pero ahora manejo muy bien las diferencias de ir a tope, un puntito menos, 85%-95% y entrenar de forma más inteligente.

El sistema que uso de watios es el QUARQ, que me lo proporciona SRAM, uno de mis sponsors, y estoy muy contento con él.

Has trabajado con grandes entrenadores como José Rioseco y Omar González. Ahora entrenas con Carlos David. En la actualidad, ¿sigues a ciegas una planificación cerrada por tu entrenador o participas en la planificación de los entrenamientos?

Participo bastante en la planificación de los entrenamientos, quizá es un defecto, pero no me gusta que el entrenador te diga las órdenes y tú las ejecutes. Siempre me gusta saber lo que hago, por qué lo hago, dar mi opinión y, a estas alturas de mi carrera deportiva, con 30 años, no es lo mismo que con 15-16 años, que acatas lo que te dice el entrenador.

Conozco bien mi cuerpo, tengo experiencia de estos dos últimos años y me gusta participar y dudar a veces. Cuando en este caso Carlos me propone una cosa, digo: “¿y no crees que es mejor así?", discutimos y  debatimos. Soy consciente de que no soy un tío fácil de entrenar, porque siempre me gusta dar mi opinión y mi punto de vista de las cosas.

Los entrenadores que han estado a mi lado han aprendido a soportarme, que es una tarea que no debe ser fácil.

Como buen deportista de élite ¿te gusta pensar para todo a corto plazo?

Pienso a corto y largo plazo. No olvido cuáles son mis metas últimas en este deporte, aunque mi gran objetivo sea Río 2016, pienso que este año hay un mundial y creo que puedo gestionar un poquito las dos cosas.

¿Dónde está tu límite? ¿inviertes en bolsa? ¿tienes algún tatuaje?

Mi límite esta generalemente en cuando ya no das más, siempre en casi todas las carreras llegas a tu límite. Con el límite experimentamos muchas veces los triatletas de alto nivel y en una carrera sueles llegar muchas veces. En ocasiones te sorprendes de lo mucho que puede dar tu cuerpo, sobre todo cuando estás mentalmente preparado y convencido.

Cuando Alistair sale a 2´40" de la transición y lo mantiene el segundo kilómetro, pues encuentras el límite rápido y no pasa nada, lo único que tienes que pensar es en trabajar para que ese límite cada vez este más lejos, pero el límite lo hay.

En bolsa… No invierto y tatuajes tampoco tengo.

Para cerrar, Javier Gómez Noya tiene 45-50 años. ¿Seguirás siendo un ‘quemado’ de las carreras, o te ves más llevando niños al cole, cambiando pañales y saliendo a ‘currar’ cada mañana?

Seguro que seguiré haciendo deporte pero yo creo que cuando lo deje a nivel profesional no seré demasiado competitivo, haré deporte salud. Ya habré quemado esa época en mi vida de entrenar y competir para ganar y para intentar ser mejor que el de al lado y haré deporte porque me encanta, pero sin demasiada ambición de ser campeón de algo en grupo de edad por ejemplo.

Me parece estupendo la gente que participa para coneguir ganar en su grupo de edad, porque quizá es gente que de joven no ha tenido la oportunidad de competir tanto, entonces tienen esa vena competitiva más tarde. Yo creo que en esos momentos haré deporte por estar bien fisicamente y por divertirme e imagino que habrá que llevar niños al colegio y cambiar pañales.