Víctor del Corral: "En cuanto he regresado a mis orígenes, todo ha vuelto a ir bien"

Entrevista a VÍCTOR DEL CORRAL.
TRIATLÓN PARA FINISHER® de KERN PHARMA / fotos: @marcosphotosport -
Víctor del Corral: "En cuanto he regresado a mis orígenes, todo ha vuelto a ir bien"
Víctor del Corral: "En cuanto he regresado a mis orígenes, todo ha vuelto a ir bien"

Víctor del Corral es un deportista nada convencional. Decimos esto no sólo porque sea el primer triatleta de la historia en haber encadenado dos victorias seguidas en pruebas de la franquicia Ironman con 15 días de diferencia, sino porque desde su modestia y talento innato para el deporte de élite, sabe que para que algo muy grande suceda, hay que asumir mucho trabajo previo y siempre… luchar hasta el final.

-Víctor… ¿Qué hacemos en Llívia?

!!!Vivo aquí!!!

¿Y qué pasa con Lanzarote?

Lanzarote es un lugar muy especial para mí y para mi familia. Hemos pasado más de cinco años de nuestras vidas allí, vivido grandes experiencias y hecho muchos amigos. Cuando mi esposa y yo estábamos solos era más fácil vivir allí, de forma un poco más provisional y sin grandes compromisos… pero el resto de nuestra familia y nuestras raíces están aquí y, como te digo, las cosas cambian.

¿En qué sentido?

Ahora somos padres, nuestra familia quiere estar con el pequeñajo y eso es lo más importante, que las personas a las que quieres sean felices…porque si no… es imposible que uno mismo sea feliz.  

Hombre, pero el cambio es un contraste muy fuerte, de las playas volcánicas a los puertos de alta montaña.

Desde luego que sí, pero creemos que aquí es donde vamos a ser más felices y donde tenemos más oportunidades de seguir creciendo. Para entrenar aquí lo tengo absolutamente todo y además, venir aquí de nuevo se ha dado por un cúmulo de evidencias que ya no podía ignorar y cuando todas las señales te indican un destino que además te gusta, es la hora de cambiar.

¿Me equivoco si te digo que estoy leyendo entre líneas varios mensajes en esto que cuentas?

No… jajajajaja… no te equivocas, no.

¿Tiene todo esto algo que ver con las dos últimas temporadas en las que no has salido de una lesión y ya te habías metido en otra?

Sinceramente, en gran parte, sí. Cuando decidí dedicarme profesionalmente al triatlón, las cosas iban bien y siempre tenía buenas sensaciones entrenando. No me refiero sólo a que fuera capaz de hacer lo que tocaba, sino a que veía que mi cuerpo disfrutaba entrenando y me devolvía el esfuerzo en más rendimiento. Había momentos lógicos de mucha fatiga, pero cuando tocaba recuperar, recuperaba y volvía a entrenar siempre con un punto más de nivel. Mi obligación como deportista de élite es intentar subir mi nivel añadiendo más esfuerzos, asumiendo retos como irme a vivir a Lanzarote o cambiar hacia nuevos métodos de entrenamiento que supusieran un estímulo. Ser orgulloso con estas cosas es absurdo y no aporta mucho, sobre todo cuando estás a tiempo de aprovechar lo aprendido, pero he de reconocer que ahora que lo he vivido, puede que añadir tantos cambios tan rápido no fuera lo más adecuado y en parte, además de por mi hijo, por mi esposa y por mi familia, hemos vuelto a casa también por mí.  

Sigue hombre… no nos dejes así… ¿Qué te aporta la montaña como triatleta de larga distancia?

Jajajaja… Bueno, siguiendo con lo que te decía, yo soy de las personas que piensa que todo es entrenable y que se puede mejorar mucho si te lo propones, pero cuando ya te mueves a niveles profesionales, hay diferencias que empiezan a ser difícilmente alcanzables o al menos de forma constante… y lo mejor que puedes hacer es definirte en lo que mejor sabes hacer para disfrutarlo. Por mucho que yo entrene en Lanzarote, que es uno de los mejores lugares del mundo para entrenar, no voy a ser nunca un triatleta clave en Hawai, ni un rodador muy competitivo. Podría hacerlo bien si tengo el día para entrar en un puesto de honor pero, añadiendo que es una prueba que tampoco es fácil de planificar en una temporada y que hay que asumir grandes riesgos económicos, renunciar a otros buenos resultados… no quiero que pase otra temporada sin ir a otras pruebas de gran prestigio mundial que me llaman más, en las que puedo ganar y todo por dejarnos llevar por las convenciones. Como te digo son muchas cosas por las que hemos vuelto a casa… y entrenar como hacía antes para planificar las pruebas que más me gustan es una de las grandes razones que me llevan a plantearme de nuevo los retos que me gustan.   

Pero los patrocinadores de los triatletas de larga suelen “exigir” que estéis en Kona ¿verdad?

Sí, eso suele ser lo más frecuente, pero por suerte ya no es mi caso. Hay marcas que tienen productos que necesitan poner en las mejores competiciones y buscan deportistas que estén destacando en ese momento. Pagan al deportista, este en buen lógica cobra, negocian para la siguiente temporada… todo muy respetable, pero al menos para mí no es la mejor manera de trabajar. Luego hay marcas que buscan personas cuyo perfil personal se alinee con las bases de su marca, que sean deportistas de elite y disputen pruebas relevantes claro, pero con la intención de que sean parte de la marca y sean parte del proyecto. Yo tengo la gran suerte de tener patrocinadores así, que se alegran por ellos cuando gano, pero también por mí, porque me conocen y saben cuánto esfuerzo hay… Y si paso una mala racha, siguen al mismo nivel. Esto es clave para que un deportista pueda dar su mejor versión en carrera y fuera de ella.

Decías que vas a cambiar de objetivos. ¿Por ejemplo?

Por ejemplo vuelvo a correr en X-Terra, estoy harto de echarlo tanto de menos porque siempre he sido un triatleta de disciplinas cross. Empezaré este año en el X-Terra de Malta… y ya veremos cómo van las cosas para pensar en Maui. Voy a empezar en progresión, como he hecho siempre que me han salido bien las cosas, con pruebas en las que poder coger ritmo de competición pero sin vaciarme ni tener que frenar la preparación para recuperar. Necesito pruebas para ver cómo estoy, para motivarme con algún objetivo que tampoco suponga condicionar otras pruebas. Por eso voy a ir al 70.3 de Marbella, luego seguirán algunas otras pruebas para poder preparar bien Ventouxman, Niza y Embrun. Se acabó lo de hacer lo que toca porque toca… Ahora es el momento de volver hacer lo que me dio la vida que disfruto e ir donde siento que tengo que ir.

En este año y medio atrás en el que has estado con lesiones y tantas molestias… ¿Has pensado en dejarlo?

Por supuesto que sí y tampoco es un tema que me preocupara de forma dramática. Te quiero decir, que yo empecé como profesional bastante tarde y desde el principio asumí que en realidad se iba acabar relativamente pronto, por eso no tengo terror a que las competiciones y el entrenamiento diario se termine… sin embargo, me apetece que dure lo máximo posible. El gran problema en estos casi dos años ha sido la imposibilidad de poder enlazar periodos continuados de entrenamiento suficientes para poder mejorar, porque en cuanto empezaba a estar bien, me lesionaba.

Sé que cumplo años, pero en cuanto he vuelto a mis orígenes, todo ha vuelto a ir bien. Con toda mi mejor intención cambié de entrenadores. Uno me machacaba a hacer volumen y la verdad es que estaba siempre al 80%, pero me sentía fundido y no conseguía llegar fuerte a las pruebas importantes. Cambiamos de planteamiento hacia la calidad… y sí, iba rápido, pero no era consistente y no llegaba entero a los tramos finales de las pruebas. Hay que entender que esto es elite y no se puede fallar en nada. Al tiempo comencé a probar con dietas alternativas…y aunque de forma evidente no me afectaba, la tendencia era a peor. He vuelto a mis métodos de siempre, a comer de todo, sano y sin gluten… pero de todo… y he de reconocer que la ayuda de patrocinadores como Finisher® ha sido parte importante en esta recuperación de las mejores sensaciones. Un deportista debe cuidarse, pero especialmente un triatleta debe vigilar que come lo que necesita y que durante las sesiones de entrenamiento mantiene unos niveles de energía y nutrientes adecuados, porque es ahí donde está la clave de que el cuerpo pueda aumentar sus prestaciones sin degradarse. Les agradezco mucho su trabajo, la posibilidad de trabajar con sus productos, todos sus consejos, su creencia en mí  y sobre todo la verdad y calidad que hay en todos sus productos, que funcionan. A cada uno lo suyo.  

¿Puedes compartir con nosotros algunos datos de cómo notaste que no estabas entrenado bien? Creo que puede ser útil para los lectores.

Claro. Lo primero, es importante confiar en un entrenador, que a nivel amateur es fácil que siempre acierte o programe con más objetividad y mejor criterio que uno mismo. Otra cosa es en élite donde siempre se busca el máximo y el margen de error es mayor. En mi caso particular perdí un poco el equilibrio, llegué a estar muy fino y ahí disfruté de un momento buenísimo, pero luego no recuperé bien a mi estado “natural”, me mantuve demasiado tiempo así y caí en esa tendencia negativa. Es muy bueno medir los entrenamientos y guardar los datos, no sólo para subirlos a Strava sino para ver hacia dónde va uno y sobre todo tomarse muy en serio la alimentación y una suplementación responsable, quiero decir, comer bien, en cantidades adecuadas cada momento y siempre con calidad.

 Corriendo iba como un tiro, claro, pesaba casi tres kilos menos que ahora de manera estable, pero en bici perdía una potencia considerable, hablamos de casi 20 vatios que a este nivel y durante tantas horas es una barbaridad. Esta pérdida de vatios genera una cadena de “desgracias”, porque te “obliga” a forzar más en el agua, también en la bici… por lo que llegas más tocado a la carrera a pie y, cuando en teoría deberías de correr más porque estás más ligero…al final corres menos porque estás agotado. En mi caso, el equilibrio está entre la calidad y el volumen, junto con una dieta completa y una suplementación deportiva de calidad y razonable, ahí está la clave. Ahora, siguiendo los consejos de los especialistas de Kern Pharma no dejo que mis niveles de energía bajen mucho durante el entrenamiento, en ninguna disciplina, y siempre llevo preparado un poco de alimento como FuturPro® y la verdad es que puedes ir ajustando la energía a tiempo real, para entrenar más tiempo sin necesidad de comer tanto antes ni después de entrenar.      

Luego… Tu hijo tiene algo más de tres años, ¿no crees que en algo también ha podido afectar a este ciclo de lesiones?

Seguramente sí y lo digo con toda la tranquilidad y el orgullo del mundo. Como cualquier padre, es incomparable el cariño y el amor que un hijo trae a una casa y si la ocupación de atenderle puede haber sido un motivo más en este período deportivo lleno de interrupciones… perfecto, no lo cambio ni lo cambiaría. Sin embargo, como te decía creo que la lectura más interesante es que, aunque en el momento no lo sabía porque no había sido padre, tal vez cuando uno tiene un hijo recién nacido, no es el mejor momento para subir el nivel de exigencia, en el deporte o en la propia vida de cualquier persona. Al final mi mujer es la que se levanta por la noche a atender al niño para que yo pueda descansar, pero ese radar de la paternidad se enciende en todas las personas desde que un bebé entra por la puerta de casa y aunque uno pretenda dormir… Mientras son demasiado pequeños siempre estás alerta. Cuando llegas de entrenar quieres estar con él, vas quitando minutos de descanso que suman horas. Ahora ya tenemos algo más de orden, más rutinas y puede que sea uno de esos detalles que sumado a otros, hayan conseguido que una temporada más siga luchando hasta el final.   

PALABRA DE PRO

VICTOR DE CORRAL TE AYUDA A SER FINISHER

“Si algo he aprendido en este este período deportivo es que todo sumao resta. A veces muchas cosas importantes no se notan de inmediato, pero si vas comparando datos, al final sabrás si vas por el camino correcto o si debes de volver sobre tus pasos. Escúchate pero también analízate. Del mismo modo que es muy difícil que un alimento envasado iguale a la calidad de un alimento fresco en la cocina, en la bici o haciendo deporte es casi imposible alimentarte rápido, suficiente y eficazmente como ya se consigue con los productos de nutrición deportiva responsable y de alta calidad como los  que ofrece Finisher® .

Claro que me patrocinan, pero creo que es una gran oportunidad de compartir con vosotros mi experiencia. Creo que os puede ayudar a mejorar, a sentiros mejor entrenando y eso… eso es lo que realmente me importa

El preparado en polvo Finisher® Generation UCAN® ha sido para mí uno de los productos revelación en 2017 y lo será en 2018, porque es uno de los productos más adaptados a las necesidades del triatleta de fondo ¿Por qué? El triatleta necesita suficiente energía para poder entrenar a las intensidades y los volúmenes deseados, pero sin excederse con la cantidad ingerida, porque al final la carga digestiva puede generar el efecto contrario en el rendimiento.

Si te tomas un gel rico en carbohidratos de cadena rápida como un gel Finisher® Endurance, que es lo que hago por ejemplo antes de subir un puerto a alta intensidad,  efectivamente  obtienes energía en el acto durante el propio esfuerzo, que es perfecto para cuando se trabaja a máxima intensidad. Si has programado un entrenamiento o competición explosiva, puedes optar previamente por un gel Finisher® Intensity, sin estimulantes pero muy efectivo contra la degradación muscular.

De cualquier modo hablamos de momentos y necesidades puntales, no del día a día real del triatleta enel que se acumula bastnate volumen y pasamos demasido tiempo sin alimentarnos, para luego hacerlo de golpe y de forma excesiva.

Hasta la fecha no había muchos productos hechos bajo las necesidades de un fondista, que necesita alimentarse de forma inteligente para cubrir grandes distancias o cargarse de energía sin pesadez y no tanto de grandes picos de energía inmediata. Aquí aparece  Finisher® Generation UCAN® de fácil asimilación para consumir a diario y en cualquier momento, que han formulado en base al almidón de maíz “Superstarch” como ellos lo llaman, que tiene un sabor muy agradable (tres opciones) y le da algo de textura al preparado con lo que el paladar tiene la sensación de estar tragando algo más consistente que un líquido.

Su asimilación es fabulosa y te asegura unos niveles de energía estable durante bastante tiempo. A mí me gusta tomarlo antes de un largo entrenamiento… e incluso en un segundo bidón en la bici  junto a un bidón de FuturPro® que como decía antes, juntos permiten que puedas entrenar más tiempo con más calidad y sobre todo, que no llegues a casa desplomado y  muerto de hambre. Esos son los momentos en los que por norma nos dejamos llevar y cometemos errores, te olvidas de estirar, de ducharte a tiempo y entras en todos esos detalles… que restan.

Más información en www.finisher.es