¿Qué remedio hay para los forúnculos en los glúteos por el roce con el sillín?

Un problema en apariencia pequeño pero se convierte en una tortura que impide la práctica del ciclismo y que también sufren los piraguistas.

Alberto Cebollada

Los que hemos hecho piragüismo, pero también los ciclistas, remeros y triatletas…, hemos padecido en alguna ocasión esos granos que se infectan. Comprendo miuy bien el dolor que se siente, tanto que impiden la realización deportiva e incluso sentarse con normalidad. Los deportistas que realizamos el esfuerzo sentados, somos más susceptibles de padecer foliculitis o infecciones de los folículos pilosos, por presión y roce de la zona glútea sobre el sillón de la embarcación, o el sillín de la bicicleta. Es con la subida de las temperaturas cuando se te han reproducido. Esto se debe a que la zona de contacto con el sillín es un área de máxima sudoración, en la que con frecuencia hay pelos, cuyo folículo hace que sea fuente de infecciones por la gran cantidad de bacterias y gérmenes que se generan. También se pueden localizar en las ingles o en las axilas, relacionadas con el rasurado y la depilación de zonas también de gran sudoración. Lo que te recomiendo dada la recidiva con la que dices sufrirlos, es que acudas a un dermatólogo. Por un lado es importante que te los vea un médico para hacer un diagnóstico diferencial, porque pueden ser forúnculos, o  abscesos, quistes pilonidales, fístulas o una celulitis, etc. Por otro lado, porque quizás según sea la entidad de la infección y si así lo considera el facultativo, requiera aplicar antibiótico y corticoide de uso tópico. En el caso de los forúnculos se producen en la mayoría de ocasiones al infectarse el folículo o raíz que permite el crecimiento del pelo, por una de los millones de bacterias que se encuentran en la piel, un tipo de Staphylococcus, especialmente en la zona en torno a los genitales y el ano. En ocasiones la causa de la infección es la presión mantenida, el roce o la infección de un granito.

Los forúnculos pueden aparecer solos o en grupo y se manifiestan con un cuerpo endurecido, inflamado y dolorosos que va evolucionando. Se va enrojeciendo y se inflama siendo habitual el centímetro o  los dos cm. de diámetro, con una zona necrótica central que contiene pus y que será la zona de expulsión de la infección al exterior en la mayor parte de los casos. Lo habitual es que el forúnculo madure y el pus salga por sí solo, viéndose facilitado por maniobras de compresión para drenar completamente la zona. Lo recomendable es que estas maniobras la realice personal sanitario en un centro de atención primaria. Pero dada lo comprometido de la zona…, se suele realizar en casa y esta es la causa de sobreinfección, complicaciones y recidivas; por ello es muy importante asegurar hacerlo con las máximas condiciones higiénicas. Lava y desinfecta muy bien la zona con clorhexidina o povidona yodada, usa guantes, presiona la zona y límpiala con apósitos estériles, aplica una crema antibiótica y tapa la zona para evitar la reinfección. 

Cuando el forúnculo se drena a veces sin darse uno cuenta, el dolor cede de forma proporcional a la expulsión del pus y la inflamación cede, y si la zona se mantiene con una especial higiene y desinfección, suele cicatrizar rápidamente. Para prevenirlos aconsejo una mayor y más frecuente higiene de la zona, especialmente en ambientes calurosos, cambiar la ropa interior con más frecuencia, aplicar cremas y/o sprays bactericidas en la malla o pantaloneta con la que remes, no depilarte la zona y evitar hacerlo con cuchilla, y evitar la presión localizada mantenida en el tiempo. En el caso de respetar todas estas indicaciones y seguir padeciendo forúnculos, debes sin duda acudir igualmente a un médico para que valore otras posibles causas. Pudiera ser un déficit nutricional o por un sistema inmune deprimido por sobreentrenamiento o estrés, lo que te estuviera haciendo más susceptible a las infecciones cutáneas.

Los mejores vídeos