"Siempre da la sensación que vas pidiendo limosna; si me vierais ahora, me veríais llorando"

Miquel Blanchart se retira del triatlón profesional a los 36 años. Hemos hablado con él para que nos explique los motivos.

Miquel Blanchart se retira del triatlón profesional a los 36 años.
Miquel Blanchart se retira del triatlón profesional a los 36 años.

Miquel Blanchart ha sido uno de nuestros triatletas de larga distancia de referencia en los últimos años. Ahora, el de Sabadell, a sus 36 años, dice adiós a una profesión que ama y que le ha dado muchas alegrías, algún momento malo y una satisfacción personal que le acompañará toda su vida. 

"He sido capaz de convertir un burro en un caballo de carreras"... Así resume su manera de entender el triatlón Miquel, que se proclamó campeón de Europa de Larga Distancia en 2011. También logró el título nacional en esta misma modalidad en 2011 y 2012. En pruebas IRONMAN casi siempre ha estado en la batalla por los puestos de honor. De hecho, ha pisado el podio en Lanzarote y Barcelona en varias ocasiones.

Se marcha con una espinita clavada: regresar a Kona, donde en 2015 acabó en la 17ª posición...

Lo dejas... ¿por qué?

La situación a la que nos ha conducido la pandemia COVID-19 ha sido el detonante. Como ya sabéis, soy deportista profesional, vivo de ello. Y lo que me he encontrado ha sido un muro en toda regla. Las dificultades para entrenar, la caída de los sponsors y el nacimiento de mi segundo hijo (Aina) hicieron que me planteara seriamente un cambio de profesión. Y así fue. No fue ni es nada fácil. La verdad es que constantemente pienso en las cosas que me rodeaban en mi día día, los nadadores, entrenadores, la sensación que te dejaban los buenos entrenamientos, los objetivos deportivos que te motivaban, el sentimiento de que nunca más volveras a estar en aquellas condiciones para afrontar una prueba como es el IRONMAN, el adios a Hawaii...

Tienes 36 años... ¿no es demasiado pronto?

Creo que un poco, ya que siempre pensaba que sería a los 39-40 años mi retirada, pero el hecho es que no hay marcha atrás y debo hacerlo. La familia es lo primero sin duda alguna.

No has terminado muy contento con alguno de tus patrocinadores... ¿por qué?

Cierto. Es el trato que recibe un triatleta como yo, es decir, un triatleta NORMAL, ¡vaya, qué no es un número uno, quiero decir! Siempre da la sensación que vas pidiendo limosna y siempre regateando para obtener dicho patrocinio. Si además llega el punto que ni hacen caso de los contratos y con simples llamadas o mails y de la manera más fría te cortan la subvención o directamente te la quitan, solo puedes pensar una cosa: ¡Qué no les importa nada! De manera que, cuando ya tienes una edad, hay cosas por las que no quieres pasar ni aceptar.

¿Tan difícil es la vida del triatleta profesional?

No. La verdad es que es más sencillo de lo que parece, pero tienes que estar abierto 24 horas, 365 días al año, y supongo que si eres un top mundial será mucho más gratificante.

¿A qué te dedicarás a partir de ahora?

He sido, soy y seré entrenador, es mi vocación, pero estoy buscando algo más estable: oposiciones, profesor de educación física... Y ahora mismo estoy en el centro médico Ars Salut Esportiva, en Sabadell, donde hago pruebas de rendimiento a deportistas tanto amateurs como profesionales.

¿Te han quedado ganas para seguir entrenando?

Sí. Pero no de competir. Aunque la vida de civil creo que es mucho más complicada que la de triatleta profesional.

¿Seguirás "machacándote" todos los días o bajarás el nivel tanto en volumen como en intensidad?

Evidentemente que bajaré mucho el volumen, pero no será por ganas, sino por falta de tiempo.

¿Es un adiós definitivo o podríamos volver a Miquel Blanchart como PRO en una carrera dentro de un tiempo?

Es definitivo, a Miquel no lo veréis más como PRO, ya que sé lo que significa: es estar al 100% o no vale la pena. Al menos para mí.

¿Competirás como Grupo de Edad?

No. Yo crecí y viví el triatlón siempre con el concepto de alta competición, sin distinguir grupos de edad ni profesional, competir es competir y no volveré. 

¿Te ha quedado alguna cuenta pendiente con el triatlón profesional?

Sí. Retirarse compitiendo al máximo nivel y con el mejor estado de forma posible. Si me vierais ahora, me veríais llorando, me duele mucho hacer esto, tengo el corazón encogido. Es como si me hubieran atado con una cadena queriendo salir corriendo y sabes que no la romperás. ¡Duele más que la maratón final del IRONMAN!

¿Está Kona entre esas cuentas pendientes?

Evidentemente. Solo con pronunciarlo me vienen escalofríos. Anhelaba estar allí una segunda vez. 

¿Intentarás ir a Kona como Grupo de Edad?

No. Como ya he dicho, no me gusta que se separen las competiciones. KONA es Kona para un PRO y para un GGEE, y da igual ir en PRO como en Grupos. Tienes que estar al 110% y yo no lo volveré a estar.

¿Qué carrera te hubiera gustado ganar?

Lanzarote. Siempre lo he dicho. Es una prueba que amo y es épica.

¿Qué balance haces de tu carrera profesional?

Ha sido una montaña rusa, pero he hecho cosas que nunca hubiera podido imaginar, ya que, como he dicho muchas veces, yo no soy un chico talentoso. Todo ha sido trabajo, tenacidad y constancia, y al final esto tiene algún fruto bueno. La valoración es muy buena!

¿Y qué nota te pones?

Aunque a mi padre no le gusta la frase, he sido capaz de convertir un burro en un caballo de carreras. ¡De manera que un 10! Esto no lo hacen ni los científicos más prestigiosos del mundo.