Salazar a Lance Armstrong: "Terminarás el Ironman en unos 16 minutos menos si tomas esto"

El informe de la USADA, que acusa a Salazar, describe cómo el técnico envió algunos correos electrónicos al exciclista cuando éste, ya retirado, hacía triatlón.

Redacción Triatlón / EFE

Salazar a Lance Armstrong: "Terminarás el Ironman en unos 16 minutos menos mientras tomas esto"
Salazar a Lance Armstrong: "Terminarás el Ironman en unos 16 minutos menos mientras tomas esto"

Lo último que necesitaban Mundiales de Atletismo más desangelados de la historia era que la sombra del dopaje asomara su rostro abominable. La bomba ha estallado a miles de kilómetros, en Estados Unidos, pero la onda expansiva golpea de lleno en el monumental Khalifa Stadium de Doha.

La Agencia Estadounidense Antidopaje (USADA) ha suspendido por cuatro años a Alberto Salazar "por organización e incitación a una conducta dopante prohibida" al término de una investigación de cuatro años sobre las prácticas utilizadas en Beaverton, sede del Nike Oregon Project que dirigía el exatleta. Los rumores largamente propalados desde hace años han dejado paso a las certezas, plasmadas en los informes que culminan una investigación de cuatro años: Salazar, el mago que sacaba grandes atletas como conejos de su chistera, utilizaba métodos prohibidos. Según Travis Tygart, Director de la USADA, y su equipo de trabajo, habría más de 2.000 evidencias para inculpar a Salazar.

Ninguno de los atletas más famosos a los que ha lanzado a la fama (Mo Farah, Matthew Centrowitz, Galen Rupp, Sifan Hassan) han dado positivo en un control de dopaje, pero su vinculación al polémico entrenador les deja ya para siempre tocados por la sombra de la ominosa práctica.

La Federación Estadounidense de Atletismo (USA Track and Field, USATF) ha marcado distancias con el suspendido entrenador retirándole con carácter inmediato la acreditación.

Salazar, nacido en Cuba hace 61 años, se ha defendido: "Estoy conmocionado por las decisiones anunciadas. Durante toda la investigación mis atletas y yo hemos sufrido métodos injustos y contrarios a la ética. El Oregon Projet jamás ha permitido ni permitirá el dopaje. Voy a apelar", anunció el tres veces ganador del maratón de Nueva York, que también tenía contacto con Lance Armstrong, desposeído de sus siete triunfos en el Tour por dopaje. Así lo refleja el informe de la USADA.

La relación entre ambos aparece en el punto 101: "El demandado envió un correo electrónico a Lance Armstrong, exciclista profesional patrocinado por Nike: ¡Lance, llámame lo antes posible! ¡Nosotros lo hemos probado y es increíble! Eres el único atleta al que voy a contar esto que no sea Galen Rupp. Es muy increíble. Todo completamente legal y natural. Terminarás el Ironman en unos 16 minutos menos mientras tomas esto".

El correo es del 11 de diciembre de 2011. Para entonces, Armstrong ya estaba retirado y se dedicaba al triatlón de larga distancia.

Al siguiente día llegó otro mail: "El demandado envió un correo electrónico a Lance Armstrong, a Mark Parker, Presidente y Director Ejecutivo de Nike, y a Tom Clarke, Presidente de Advanced Innovación de Nike, con respecto a la infusión de L-carnitina del Sr. Magness. El demandado dijo: Mi asistente Steve, el médico, usó una bolsa de solución salina de un litro con la solución de L-carnitina y dextrosa, que hizo que sus niveles de insulina subieran, atrayendo la L-carnitina hacia los músculos". La L-carnitina no es un producto prohibido, pero sí es ilegal a nivel intravenoso si se inyecta en determinadas cantidades.

![Salazar a Armstrong (cuando hacía Ironman): "¡Llámame! ¡Lo hemos probado y es increíble!" ](/uploads/static/triatlon/upload/images/gallery/5d9428ad0ee694480a349468/5d942a610de694e62b34950f-salazar-a-armstrong-cuando-hacia-ironman-llamame-lo-hemos-probado-y-es-increible.jpg "Salazar a Armstrong (cuando hacía Ironman): "¡Llámame! ¡Lo hemos probado y es increíble!" ")

Salazar a Armstrong (cuando hacía Ironman): "¡Llámame! ¡Lo hemos probado y es increíble!"

En 2012, Lance Armstrong ganó el Ironman 70.3 de Florida y el Ironman 70.3 de Hawaii en un margen de 15 días. Sin embargo, no pudo competir en el Ironman de Niza de ese mismo año, como era su intención, por el proceso por dopaje que habían abierto contra el estadounidense en su país. "El reglamento de la World Triahlon Corporation (WTC), que gestiona la competición, estipula que un atleta no puede estar en la línea de salida si hay un proceso abierto contra él", dijo entonces el responsable de comunicación de la carrera, Delphine Vivet.

Una postura inflexible que quedó ratificada en 2016 por Andrew Messick, CEO de Ironman, cuando se volvió a conjeturar con el posible regreso de Armstrong a una carrera Ironman: "Nuestros eventos son todos internacionales y la prohibición de su participación en Ironman irá más allá del 24 de agosto de 2016".