"No sé por qué pero he tenido una pájara; ahora me toca atacar a mí"

El danés Jonas Vingegaard (Jumbo) dio un histórico golpe de mano al Tour de Francia con una victoria en solitario en la cima del Granon que le aupó al maillot amarillo, después de destrozar en la dura subida a meta al esloveno Tadej Pogacar.

EFE / Carlos de Torres

No sé por qué pero he tenido una pájara; ahora me toca atacar a mí.
No sé por qué pero he tenido una pájara; ahora me toca atacar a mí.

El esloveno Tadej Pogacar, que este miércoles perdió el maillot amarillo del Tour de Francia, reconoció haber sufrido una pájara en el ascenso al Granon, que le hizo entrar con 3 minutos de retraso con el danés Jonas Vingegaard, pero prometió batalla en lo que resta de carrera.

"Me encontraba bien en el Galibier, me han atacado una y otra vez, muchas veces, han intentado acosarme. Primoz (Roglic), (Jonas) Vingegaard y todo el equipo Jumbo ha estado muy fuerte, más fuerte. En el Granon, de repente, me he sentido mal. Cuando Jonas ha atacado he tratado de seguir pero me he dado cuenta de que no era mi día", dijo el ciclista del UAE, que ahora es tercero de la general a 2.22 de Vingegaard.

"No sé por qué pero he tenido una pájara, me han acosado mucho, puede que haya sido por falta de azúcar", agregó.

"Pero voy a seguir peleando. Esta vez me han atacado mucho, ahora voy a ser yo quien va a dar los golpes", señaló el ganador de las dos últimas ediciones.

Pogacar aseguró que "a partir de ahora va a ser un duelo interesante, quiero recuperar el tiempo perdido".

"He perdido tres minutos, pero lo mismo puedo ganarlos yo en otra etapa. Voy a intentar recuperar el tiempo perdido, desde mañana me pongo a atacar", comentó el corredor, que señaló que "nada se puede dar por terminado" y prometió "pelea cada día".

Histórico golpe de mano de Vingegaard, nuevo lider, en el Granon

El danés Jonas Vingegaard (Jumbo) dio un histórico golpe de mano al Tour de Francia con una victoria en solitario en la cima del Granon que le aupó al maillot amarillo, después de destrozar en la dura subida a meta al esloveno Tadej Pogacar, víctima de una considerable "pájara" que le hizo perder el liderato bajando al tercer puesto de la general.

Revolución en el Tour

En la misma cima a 2.413 metros de altitud donde Eduardo Chozas ganó en 1986 y Bernard Hinault se "jubiló" como rey del Tour en favor de su compañero Greg Lemond, el turno de hazaña le tocó en la segunda visita al Granon a Jonas Vingegaard (Hillerslev, 25 años), quien incendió el Tour con un gran triunfo en solitario que le vistió de amarillo. Destrozó a Pogacar y es el nuevo rey del Tour.

Vingegaard remató la estrategia del Jumbo diseñada a través de los 151,7 km que separaban Albertville y el Col du Granon. Lo hizo atacando a 5 km de la cima del Granon, superando las terribles rampas del coloso alpino y humanizando a Pogacar, tocado y hundido ante el ataque del ciclista nórdico, quien entró desfondado con un tiempo de 4h.18.02, sin apenas poder levantar los brazos.

Etapón para recordar, en el que Vingegaard superó en 1 minuto a Nairo Quintana, en 1.11 a Bardet, a Geraint Thomas en 1.40, a Yates en 2.10, y a Pogacar, séptimo a 2.51 minutos. Un azote que fue más doloroso para el español Enric Mas (Movistar), descolgado en todo momento, cediendo en meta 8.08 minutos. Adiós podio. En la general el balear es décimo a 9.29.

Nuevo decorado en el Tour, otro patrón, otros interrogantes. Ahora llega la etapa del AlpeD'Huez con Vingegaard al frente, emocionado con su maillot amarillo y felicitado por Pogacar, no con muy buena cara. El danés lidera el Tour con 2.16 sobre Bardet, ahora segundo. Pogacar baja al tercer puesto a 2.22, seguido de Thomas a 2.26 y Nairo Quintana, muy combativo, a 2.37. 

ESCAPADA CON VAN AERT, ¿ESTRATEGIA DEL JUMBO?

Primera cita alpina de alta montaña con el Galibier y Granon de colosos estelares para una esperada jornada propicia para las emboscadas al líder. Mucho calor, día de maillots abiertos de par en par, un escenario para ir a pecho descubierto. Reventar o ganar.

De inicio se fueron 20 hombres por delante, entre ellos Wout Van Aert, el maillot verde del Jumbo Visma, equipo que salió de Albertville con las ideas claras. Atacar y atacar a Pogacar hasta que cayera de maduro. Por delante Van Aert puntuó en el esprint intermedio para fortificar su maillot verde. También estaba el alemán Geschke en defensa del maillot de la montaña.

La idea del Jumbo era lanzar por delante a Van Aert y que el belga esperase acontecimientos en el grupo de los favoritos para esperar a Roglic y Vingegaard en caso de que pudiesen soltar a Pogacar. La etapa se salvó con la fuga consolidada en 6 minutos en los Lacets de Montvernier (2ª, 3,4 km al 8,2 %), espectacular carretera formada por 18 curvas en la ladera vertical de la montaña.

EL JUMBO ATACA A POCAGAR EN EL TELÉGAFO 

La segunda dificultad, el Col du Télégraphe (1a, 11,9 km al 7,1 %) confirmó la estrategia del Jumbo. Subiendo el puerto empezó un auténtico rosario de ataques contra Pogacar. Roglic y Benoot prendieron la traca. Más tarde entraron a relevarse en los ataques Roglic y Vingegaard. Pogacar, sin ponerse nervioso no solo respondió a los latigazos de sus rivales, sino que él mismo pasó a la ofensiva.

Movimientos que solo tuvieron efecto en los más débiles, que cedieron ante los arreones, entre ellos Enric Mas, Quintana, Yates y los componentes del top 10. Entrando en el Galibier hubo parón, tregua después de la tormenta, aunque la calma duró poco. Pogacar, buen observador, echó un vistazo a la cara de los rivales. Y llegó su turno de ataque

POGACAR Y VINGEGAARD, DOS COLOSOS EN EL GALIBIER

Después del combate en el Telegraphe muchos quedaron tocados. Intentos vanos que luego se pagaron. Mientras el francés Warren Barguil coronaba en cabeza el Galibier, techo del Tour a 2.642 metros de altitud, Pogacar demarró a 4 km de la cima del coloso alpino dando otro aviso de su poderío. a rueda se pegó Vingegaard, ahora sin equipo, pues el Jumbo se había desperdigado en los 17,7 km de ascenso al 6,9 por ciento.

Pogacar y Vingegaard frente a frente. Si el líder en ningún momento tuvo el auxilio de sus compañeros, el Jumbo había claudicado perdiendo en esos momentos en las duras pendientes a Roglic, Benoot, Laporte y Krijswijk. La etapa parecía cosa de dos, que pasaron por la cima a 4.27 de Barguil, quien se embolsó 5.000 euros por coronar la cima Henri Desgrange, en honor al primer director del Tour. Quintana y Thomas cruzaron a 40 segundos del dúo Pogacar-Vingegaard, y a 2.15 Enric Mas.

VINGEGAARD CORONA EL GRANON Y HACE HISTORIA

El largo descenso y la aproximación al Granon volvió a juntar a los principales de la general, como un "revival" del Telegraphe. Cerca de 20 corredores de nuevo en la estrategia inicial. Van Aert actuó de maestro de ceremonias, llevó a sus compañeros a la vera de Vingegaard y luego se soltó. 

Por delante cedió el fugado Barguil cuando empezó la batalla con su compañero Quintana como dinamitador. Pogacar recuperó a Majka, y Vingegaard a Roglic y Laporte. El colombiano se marchó disparado y se puso al frente. Por detrás lanzó el órdago Bardet, y Pogacar empezó a dar muestras de fatiga después de todo el día aguantando ataques.

A 5 de meta despegó Vingegaard. Un rejonazo para Pogacar, que no pudo contestar como suele. El esloveno se fue quedando rezagado, rostro desencajado, de sufrimiento. El doble rey del Tour se estaba humanizando. Poco a poco fue cediendo mientras el rival danés volaba hacia la cumbre que estrenó Chozas y encumbró a Lemond.

La historia se abría ante Vingegaard, quien remató su agonía con una victoria para recordar, que podría suponer un Tour. "En el Galibier le vi fuerte, pero al final había que probar. Arrebatar el maillot amarillo a Pogacar es increíble porque es el mejor", dijo el danés en meta.

Pogacar admitió que tuvo una monumental "pajara", que atribuyó a los continuos ataques sufridos en toda la etapa". La estrategia de un equipo ambicioso. Tuvo premio. Nadie es inmortal, todos son humanos. El Tour revive. Pogacar clama por recuperar el maillot amarillo, Vingegaard por defenderlo. Y ahora el Alpe D'Huez. El no va más.

Este jueves llega la etapa reina del Tour de Francia, la duodécima que tendrá lugar entre Briancon y la cima del Alpe D'Huez, de 165,1 km. En el menú de nuevo el Galibier (Especial, 25 km al 5,1 por ciento), una subida por una vertiente diferente a la del día anterior. Después llegará la Croix de Fer (Especial, 29 km al 5,2) y finalmente la subida a la famosa cima del Alpe D'Huez (Especial, 13,8 km al 8,1).
 

Nuestros destacados