"No sé exactamente qué está pasando con la distancia IRONMAN y por qué me estoy desmoronando"

Sam Long hace balance del Challenge de Roth. Llegó para luchar por la victoria pero tuvo que conformarse con el sexto puesto. Éstas son sus reflexiones.

No sé exactamente qué está pasando con la distancia IRONMAN y por qué me estoy desmoronando.
No sé exactamente qué está pasando con la distancia IRONMAN y por qué me estoy desmoronando.

Sam Long figuraba en las quinietas como uno de los claros favoritos a la victoria en el Challenge de Roth que se disputó el pasado domingo, junto a Jan Frodeno, Patrick Lange o Magnus Ditlev.

Finalmente fue este último quien se hizo con el triunfo; Lange se llevó la plata; Frodeno se retiró cuando lideraba la carrera en el kilómetro 3 del maratón –opción que ya contemplaba antes de la prueba–; y Long es, quizás, el que se quedó más lejos de sus propias expectativas tanto en el resultado como en el rendimiento.

El triatleta estadounidense, de 26 años, llegaba a Roth dispuesto a luchar por la victoria. Sin embargo, no estuvo al nivel necesario para entrar en el podio. Llegó a meta en la 6ª plaza, con un tiempo de 8:07:07 y un maratón en 2:57:38. Ditlev, el ganador, acabó con un registro de 7:35:48 y un parcial a pie de 2:40:22.

“Estoy tan confundido como cualquiera. Definitivamente, ya no admitiré que tengo la distancia IRONMAN controlada. Mis números en los entrenamientos me han dicho que debería ser capaz de mucho más. Honestamente, no sé exactamente qué está pasando con la distancia IRONMAN y por qué me estoy desmoronando”, ha explicado después de la carrera en un vídeo que ha publicado en las redes sociales.

“Mi planteamiento para la prueba era el progreso, no la perfección. Solo quería progresar. Era positivo, optimista... y esperaba lo mejor. Por supuesto, la dinámica de la carrera no resultó buena. Había muchos nadadores buenos ​​y yo no llegué al primer grupo de natación.

Estaba en tierra de nadie persiguiendo a siete de los mejores en la bicicleta que estaban trabajando juntos. Iba moviendo una potencia razonable y mantenía un ritmo constante, pero sabía que iba a perder otros seis, siete u ocho minutos trabajando solo.

Cuando atrapé a Patrick Lange y Bradley Weiss, estaba muy feliz de llegar a la T2. Salí a correr y me sentía bien. Llevaba buen ritmo y seguía el plan previsto. Pero luego, en el km 15, de repente, fue boom, bam, ay... Fui terriblemente cuesta abajo y no pude hacer nada a pesar de que estaba bien alimentado

Tengo trabajo que hacer, pero son los desafíos los que hacen que las cosas sean gratificantes cuando las resuelves. Y aún pudo encontrar algunos aspectos positivos de esta carrera en la que siempre había querido participar. De hecho, estoy relativamente de buen humor y realmente no quiero que mi estado de ánimo se arruine por la negatividad", asegura Sam Long, que en 2022 ha ganado el Clash Miami y el Challenge Puerto Varas.

Nuestros destacados