Muere con 104 años Giuseppe Ottaviani, el Matusalén del atletismo máster

Hace solo dos años se colgó tres medallas de oro en los Europeos de Madrid

EFE / Redacción Triatlón

Muere a los 104 años Giuseppe Ottaviani, el atleta máster de los récords.
Muere a los 104 años Giuseppe Ottaviani, el atleta máster de los récords.

Nació el 20 de mayo de 1916, durante la Primera Guerra Mundial, y fue soldado en la Segunda. "Cuando uno trabaja el tiempo es limitado. Comencé en el atletismo a los 70, cuando me jubilé. Pensé que si quería ocupar mi tiempo, por qué no convertirme en deportista"... Son las palabras de Giuseppe Ottaviani, el 'súper-atleta' máster de los récords, que ha fallecido este domingo a los 104 años.

Desde que cambió su mono de sastre por el chándal, conquistó más de 50 títulos italianos, más de 10 récords del mundo (salto, lanzamiento de jabalina, disco, velocidad…) y 10 oros en los Mundiales Indoor de Budapest de 2014 en su grupo de edad de la categoría máster. 

Ganó su primer campeonato nacional en 1999. Después de cumplir los 95 se convirtió en el primer atleta nonagenario en superar los 2 metros en el salto de longitud y los 4 en el triple.

Vivía en Sant'Ippolito, un pueblo de 1.600 habitantes de la Italia rural, en la provincia de Pesaro y Urbino. Dos o tres días a la semana conducía siete kilómetros hasta el polideportivo donde se entrenaba. Se casó con Alba Michelini y tiene tres hijos: Paul, Marzia y Matelda. Marzia ha heredado la afición de su padre y es maratoniana.

"Lo bonito de ponerse un chándal es que no vale el usted ni para un ministro. En el fútbol hay demasiados intereses. Haciendo lo que hago yo, no ganas nada. Mientras que ya en las categorías inferiores los futbolistas empiezan a recibir demasiado dinero. Como mueve tanto dinero, te lo repiten en televisión, fuerzan a que te guste, que lo sigas y, entonces, te obligan a pagar para que ellos sigan ganando”, explicaba en una entrevista en el diario El Mundo Giuseppe, que a los 94 años se compró un ordenador y empezó a usar internet gracias a la línea adsl inalámbrica que hizo instalar en su casa. Y a los 97 se matriculó en la Universidad de la Tercera Edad en Fossombrone: "No soy el atleta más viejo, sino el menos joven de todos. Estoy mejor ahora que hace veinte o treinta años", bromeaba Giuseppe.

En marzo de 2018 Ottaviani tuvo el honor de encabezar el escalafón por edades en los Campeonatos de Europa Masters de Madrid.

El atleta calabrés practicaba once disciplinas atléticas, pero en Madrid, por razones de programa, sólo pudo participar en tres: salto de longitud y triple y lanzamiento de peso de tres kilos.

Era el único centenario entre los 3.844 atletas inscritos (todos mayores de 35 años) y llegaba a Madrid con estas marcas de ese año: corría los 60 metros en 19.25 segundos; saltaba 1,16 metros en longitud y 3,27 en triple; y lanzaba la bola de 3 kilos a 3,17 metros.

Ottaviani llegó a la capital española precedido de una merecida fama de puntilloso y su ambición le llevó a presentar sus quejas a los organizadores, reclamando, sin éxito, una modificación del programa de competición para poder competir en más pruebas.

Ganó su primera medalla de oro madrileña en longitud con un salto de 85 centímetros, a dos meses de cumplir 102 años. Para ganar los títulos sólo necesitaba hacer una marca válida en las pruebas en que participaba, porque competía solo, como único centenario (M100).

Ottaviani hizo su registro ganador en su primer salto: 0,85 metros. En el segundo bajó a 0,81, descansó en el tercer turno, saltó 0,57 en el cuarto, volvió a renunciar en el sexto y acabó con otro de 81 centímetros.

Al día siguiente se colgó la segunda presea dorada al lanzar el peso de tres kilos a 3,31 metros. El calabrés, que tiene el récord mundial de su edad con 4,43, realizó tres lanzamientos en la pista de Gallur: el primero, de 3,13 metros, el segundo de 3,31 y el tercero de 2,81.

Al tercer día, la tercera medalla, con una marca de 2,18 metros en triple salto. Fue el título más difícil de los tres, pues comenzó su concurso con tres nulos. Sólo en la cuarta ronda acertó a saltar esos 2,18 metros que le bastaron para hacerse con el título. Tenía el récord mundial de triple en la categoría de mayores de 100 años con una marca de 3,27 conseguida el año anterior en Ancona (Italia).

Desde entonces no había vuelto a competir oficialmente. Como los buenos actores en el escenario, Ottaviani ha muerto casi sobre la misma pista.

Los mejores vídeos