"Lo de Cameron Wurf es irrespetuoso; con suerte, tiene nivel de la 2ª División de Triatlón de Alemania"

La decisión de Cameron Wurf de competir en corta distancia y su decepcionante resultado en la Copa del Mundo de Santo Domingo está suscitando opiniones para todos los gustos.

"Lo de Cameron Wurf es irrespetuoso; con suerte, tiene nivel de la 2ª Bundesliga de Triatlón"
"Lo de Cameron Wurf es irrespetuoso; con suerte, tiene nivel de la 2ª Bundesliga de Triatlón"

"Ya me he clasificado para la edición del Mundial IRONMAN de 2020 (logró su billete en el Ironman de Italia, tres semanas antes de Kona). Ahora es el momento de cambiar de marcha, abordar algunas carreras ITU y ver dónde me conduce. En el peor de los casos, debería ayudarme con mi punto débil: la natación"...

Así expresaba sus intenciones a corto plazo Cameron Wurf justo después de acabar en la 5ª plaza en Kona, pensando incluso en la clasificación para los Juegos de Tokio 2020, algo prácticamente imposible. Australia cuenta con especialistas del más alto nivel. En estos momentos tiene a tres triatletas entre los 30 primeros del ranking olímpico: Jacob Birtwhistle (3º), Luke Willian (26º) y Aaron Royle (29º). Wurf no puede ser elegible para la selección australiana a menos que esté entre los 140 primeros en el clasificación de la ITU. Y a la vista del resultado en su estreno el pasado domingo en la Copa del Mundo de Santo Domingo (República Dominicana), su apuesta se antoja descabellada.

Wurf acabó en el puesto 47º, es decir, el penúltimo (llegaron a meta 48 triatletas), a más de 11 minutos del ganador, el estadounidense Matthew McElroy. Wurf corrió el último 10.000 en 36'15", a 3'37"/km; McElroy, en 30'08", a 3'01"/km. Sólo el último clasificado, el israelí Yonah Amitai (39'58"), hizo peor parcial a pie que el australiano, que también era el más veterano, el único nacido en el 83.

Clasificación completa...

La osadía de Cameron Wurf no ha dejado indiferente a nadie. Richard Murray, uno de los mejores triatletas de las Series Mundiales en los últimos años, ya le avisaba en la víspera a través de las redes sociales. "Deseando ver este abuso", escribía el sudafricano.

Especialmente crítico ha sido el ex triatleta PRO Jan Raphael, campeón alemán de distancia olímpica (2000 y 2003) y subcampeón del Ironman de Frankfurt también en dos ocasiones (2011 y 2013). "A muchos les puede parecer interesante... A mí me parece bastante irrespetuoso o una evidencia de que no tiene ni idea sobre la corta distancia. Con suerte, tiene el nivel de la segunda Bundesliga de Triatlón", ha comentado Raphael, que tiene 39 años y se retiró en 2017.

Wurf no quiso poner excusas después de la carrera. "A veces aprendes y otras veces simplemente te dan una patada en el culo. Felicidades a Matthew McElroy por la victoria y gracias por no doblarme, lo que me permitió terminar la carrera ... Buena manera de finalizar la temporada. Me recuerda cuánto tengo que trabajar todavía. Toca descansar con más motivación que nunca para trabajar en esas debilidades cuando regrese", explicaba en las redes sociales.

A pesar del baño de realidad, el australiano, que ya compitió en remo en los Juegos de Atenas 2004 antes de pasarse al ciclismo profesional, seguirá haciendo pruebas cortas de la ITU el próximo año, además del IRONMAN de Hawaii, para el que ya está clasificado. Pero lo de estar también en Tokio es para él una quimera, sólo al alcance de Javier Gómez Noya, que ya tiene billete para ambas citas, o de Alistair Brownlee, quien quiere seguir en 2020 los pasos del gallego y luchar por el oro olímpico y por el trono de Kona.