La alternativa de Sara Pérez para competir en invierno: "Son 40 minutos a fuego todo el rato"

El pasado fin de semana la triatleta internacional se hizo con la plata en un prueba de ciclocross en Boadilla.

Foto: Ángel Anguita

La alternativa de Sara Pérez para competir en invierno: "Son 40 minutos a fuego todo el rato"
La alternativa de Sara Pérez para competir en invierno: "Son 40 minutos a fuego todo el rato"

Sara Pérez es una de nuestras mejores triatletas a nivel internacional (ha terminado la temporada en el puesto 62º del ranking de clasificación olímpica). No sólo domina la natación, sino que también marca diferencias en el segmento de ciclismo, imponiéndose por fuerza y también por el manejo de la bici. Podríamos decir que es 'la Flora Duffy' del triatlón español. Para ello, en esta pretemporada ha retomado el BMX y el ciclocross...

El pasado fin de semana compitió en el VI Ciclocross Ciudad de Boadilla-Fuji, en la misma localidad madrileña, con un gran resultado sobre un circuito que tiene fama por su dureza. Terminó 2ª absoluta y 1ª de su categoría. La catalana fue la única que pudo resistir casi toda la carrera con la ganadora Ruth Moll.

"Con Jaime (Menéndez de Luarca, entrenador de Sara) vimos que a principio de temporada me venía muy bien hacer algunas 'carrerillas'. A mí me gusta mucho competir y me da un plus de motivación. Y también para irme quitando un poco la 'carbonilla'. Aprovechamos que Boadilla nos queda cerca. Además, Jaime no iba a competir y podía dejarme su bici. Vimos el jueves el circuito. El sábado fuimos a dar un par de vueltas también. Y el domingo competí", nos cuenta Sara, que en los primeros compases de la prueba se colocó en la 6ª posición. Aunque tuvo problemas para ganar puestos por la dificultad técnica del circuito, finalmente pudo llegar a cabeza de carrera, con Ruth Moll, varias veces campeona de España de Ciclocross.

"Muy contenta porque en las zonas técnicas me he visto mucho mejor. Me viene bien para superar mis miedos. Y son 40 minutos que vas todo el rato a fuego. No tienes ningún tipo de descanso. En carretera, por ejemplo en una bajada que dejas de pedalear, sí lo tienes", añade Sara, que terminó perdiendo la rueda de Moll pero logró acabar 2ª.

Sara Pérez, David Castro, Crisanto Grajales o la mismísma Flora Duffy ya han probado el ciclocross... Y es recomendable para los triatletas de todos los niveles por varias razones:

-La posición sobre la bicicleta es prácticamente idéntica o muy parecida a la que lleva un triatleta o duatleta en su bicicleta de ruta, sobre todo en competición con drafting. En muchas ocasiones, cuando hemos dedicado muchos kms a la MTB, nos sentimos “raros" cuando volvemos a montarnos de nuevo en la de ruta, ya que pasamos de ir mucho más levantados a más tumbados.

-La técnica sobre la propia bicicleta es mucho más aplicada. Todo el dominio y la habilidad que hemos podido desarrollar en ciclocross tiene una transferencia más directa al tratarse de una herramienta prácticamente idéntica. Dentro de esa técnica, se puede destacar que el ciclocross ayuda a mejorar y potenciar las prestaciones del triatleta en los giros cerrados, arrancadas explosivas, bajadas, subidas pronunciadas, uso del tronco como estabilizador, etc.

-La técnica de subir y bajarse de la bicicleta a priori quizás sea, al menos visualmente, lo que más similitud tenga con nuestro deporte. Bajarse de la bici en marcha, echársela al hombro o levantarla con los brazos, superar obstáculos y volver a subirse en carrera,... ¿qué mejor forma de hacer multitransiciones, no? ¿Cuántas veces nos ha tocado hacer eso mismo entrando en la T2 para superar un bordillo, un cono o a los propios rivales?

-El competir en grupo nos dará el punto de poder manejarnos en el medio de un pelotón numeroso en pruebas con drafting, dentro de un circuito técnico con carriles estrechos, delimitados con conos, en slalom, con giros de 180º, etc. En ciclocross el contacto entre corredores en muchas ocasiones llega a ser literalmente físico. El corredor debe saber desenvolverse en espacios realmente limitados, donde queda poco margen de error. Todo ello sumado a la adrenalina y explosividad de esta disciplina hace que tengan que tomarse decisiones instantáneas y de crucial importancia de cara al desenlace final.

-Tanto el entrenamiento como la competición en ciclocross dota al corredor de ese punto de chispa, fuerza explosiva, velocidad de reacción, etc., aparte de los ya comentados beneficios técnicos, de habilidad, manejo y dominio. Especialmente la competición, e incluso un entrenamiento, puede llegar a suponer un auténtico HIT (High Intensity Training), aportando un trabajo fisiológico brutal de resistencia en intervalos considerablemente largos de tiempo a pulsaciones cercanas y superiores al Umbral Anaeróbico, alcanzándose picos incluso más altos, generando continuamente grandes cantidades de ácido láctico estimulando el sistema de limpieza y aclarado, pues conviene recuperar lo antes posible sin poder permitirse el bajar demasiado la intensidad.