Iván Raña vuelve a escena en el IRONMAN 70.3 de Dubai

'El animal' regresa a la competición este viernes.

Iván Raña vuelve a escena en el IRONMAN 70.3 de Dubai
Iván Raña vuelve a escena en el IRONMAN 70.3 de Dubai

Fue una de las grandes ausencias del Campeonato del Mundo IRONMAN del pasado 12 de octubre. En 2019 Iván Raña no pudo finalmente clasificarse para competir en Kona. Sin embargo, 'el animal' está de vuelta. Tiene la clara intención de volver a Hawaii más fuerte para, por qué no, luchar por la victoria. Con ese objetivo, lleva ya unos meses trabajando con el belga Luc Van Lierde.

"En verano hablé con él y empezamos. Ahora, con 40 años, aunque estuve seis temporadas haciendo siempre uno o dos podios en algún IRONMAN, me sentía estancado, como si mi potencial solo hubiese salido en mi debut (6º en Kona en 2013) por las ganas que tenía. Así que dudas y piensas: 'A ver si me estoy perdiendo algo y alguien me puede aportar cosas nuevas'. Ya no sabía qué inventarme para entrenar. Ahora me olvido, relajo la cabeza y delego. Ejecuto el plan de otro a la perfección", explicaba en una entrevista enLa Voz de Galicia .

Este mismo viernes, Iván se volverá a poner un dorsal. Será en el IRONMAN 70.3 de Dubai, una prueba con una lista de salida de mucho nivel, con los británicos Adam Bowden (campeón de la carrera en 2019) y David McNamee o los belgas Pieter Heemeryck y Bart Aernouts, entre otros. En la start list también figura Romaric Forques.

El IRONMAN 70.3 de Dubai es la primera prueba de la denominada 'Triple Corona', compuesta, además, por el Mundial 70.3, que este año se disputa en Taupo (Nueva Zelanda), y por el 70.3 de Bahrain. Hay un premio de un millón de dólares para el triatleta que consiga ganar las tres carreras en el mismo año. Hasta ahora sólo lo ha logrado la suiza Daniela Ryf en 2015.

La prueba pone en juego dos slot, uno en categoría PRO masculina y otro en PRO femenina, para el Mundial de Taupo de noviembre.

Raña no competía desde el ProTour de Pontevedra, cuya final se disputó precisamente el pasado 12 de octubre, el mismo día que el IRONMAN de Hawaii. Para esa cita ya estaba completamente recuperado de su lesión y tenía el permiso de su nuevo técnico para darse el 'calentón'. Antes, abandonó en el 70.3 de Marbella y en los IRONMAN de Lanzarote y Zúrich. En el de Austria acabó 8º. "Me quise poner en forma muy pronto, fui brusco en las series y lo pagué. Pasé de correr siempre descalzo por la playa y el monte a hacerlo en asfalto, me dañé el tendón de Aquiles y terminé carreras medio cojo", comentaba 'el animal' al hacer balance de la campaña anterior.

"No puedes estar seis meses sin competir porque la gente te da por desaparecido. Como me ha pasado al no ir a Kona este año", afirmaba Raña, que en junio cumplirá 41 años y que a partir de ahora también pasará largas temporadas entrenando en Madrid, pero sin abandonar Lanzarote, donde en principio competirá en mayo, en el IRONMAN, en busca de su billete para regresar a Hawaii en este 2020.