IRONMAN, en peligro por el coronavirus

Wanda Sports Group, la compañía propietaria de la franquicia, advierte del impacto que está teniendo y tendrá el coronavirus en sus eventos y, por tanto, en sus negocios.

IRONMAN, en peligro por el coronavirus
IRONMAN, en peligro por el coronavirus

El Challenge de Wuhan, ciudad china donde se sitúa el epicentro de la epidemia, fue de las primeras. Luego, como era de esperar, vino la cancelación del Campeonato XTERRA de Asia, de la prueba de Abu Dhabi de las Series Mundiales o de la Copa de Europa de Melilla. Y la lista sigue creciendo con el paso de los días y la expansión del coronavirus (COVID-19). Y las competiciones de IRONMAN tampoco se han librado. Los eventos de esta franquicia en China, Taiwán y Filipinas también han sido suspendidos.

Aseguran desde Wanda Sports Group (WSG), compañía propietaria de IRONMAN, que muchas otras de sus pruebas están ya en peligro de suspensión y que están viendo cómo está bajando el número de inscripciones de las que siguen en pie.

Además, las negociaciones que había entablado recientemente IRONMAN con algunos posibles compradores también han quedado en el aire. Ya contábamos a mediados de febrero que Wanda Sports Group estaría dispuesto a vender IRONMAN por mil millones de dólares.

En un informe enviado a la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC) el pasado viernes, WSG cita la cancelación de las pruebas IRONMAN en China, Taiwán y Filipinas, y afirma que espera cancelar otros eventos. También dice que muchas competiciones en Europa se han pospuesto o se están llevando a cabo sin la asistencia de público, y señala que "actualmente no está claro si las que están programadas para el verano, como los Juegos Olímpicos de Tokio, pueden posponerse, cancelarse o quedar interrumpidas de otra manera. La postergación o cancelación de pruebas o eventos de clasificación, así como las alteraciones en los planes de entrenamiento de los atletas y en la planificación de los propios voluntarios, podrían afectar negativamente a la calidad de los eventos aplazados".

"Nuestras pruebas de participación masiva que no se cancelan o posponen pueden encontrarse con tasas reducidas de asistencia de triatletas y aficionados por temor al coronavirus o por la imposibilidad de viajar debido a las prohibiciones de las autoridades o las cancelaciones de vuelos", explica el informe.

“Hasta la fecha, hemos visto en el primer trimestre de 2020 que disminuyen las inscripciones en China y en la regiones circundantes. Si la propagación del coronavirus continúa, esperamos ver que las inscripciones para nuestros eventos deportivos de participación masiva disminuyan aún más en el segundo trimestre, lo que podría tener un efecto adverso importante en los resultados de las operaciones en nuestro segmento IRONMAN", añade.

"Incluso si los gobiernos no exigen la cancelación de grandes eventos, las pruebas pueden cancelarse por iniciativa del organizador debido a la preocupación evidente de que la asistencia disminuirá significativamente, ya sea por temor a la exposición al virus, las restricciones en los desplazamientos u otras incertidumbres relacionadas", concluye.

Así pues, veremos qué ocurre con las carreras que tienen que disputarse en las próximas semanas, como el IRONMAN 70.3 de Campeche, en México, el de Puerto Rico, el de Punta del Este, en Uruguay, y con el IRONMAN de Sudáfrica.