"He vivido las dos caras del ser humano: la más triste con los insultos y la amable con el apoyo"

Kini Carrasco fue insultado y le lanzaron cubos de agua.

CPE

"He vivido las dos caras del ser humano: la más triste con los insultos y la amable con el apoyo".
"He vivido las dos caras del ser humano: la más triste con los insultos y la amable con el apoyo".

El triatleta paralímpico Kini Carrasco ha sido foco de actualidad en los últimos días por una situación un tanto desagradable. El pasado fin de semana, al salir a entrenar como Deportista de Alto Nivel (DAN), fue insultado y le lanzaron cubos de agua algunos ciudadanos, mal informados, que creían se estaba saltando las normas del confinamiento. Eso sí, pronto ha recibido el apoyo y la solidaridad de la gran mayoría de la gente.

Me ha tocado vivir las dos caras: por un lado, la parte más triste con el tema de los insultos, y por otro, la más agradable y amable con el apoyo que me han demostrado. Ahora salgo a entrenar y la gente me pita con el coche y me saluda. Bueno, son cosas que pasan, pero no debemos dar más importancia a alguien que se dedica a insultar de esa manera”, ha manifestado Kini en entrevista para las redes sociales del Comité Paralímpico Español.

Con experiencia en 3 Juegos Paralímpicos y un buen número de mundiales y europeos, Carrasco se muestra sorprendido por la gran repercusión mediática que ha tenido este asunto: “He salido en más medios que si hubiera conquistado cualquier éxito deportivo”. Aunque reconoce que lo tendrá muy difícil para estar en Tokio como deportista, admite que “podría tener la posibilidad de acudir como miembro del cuerpo técnico de la Federación Español de Triatlón. Estar en mis cuartos Juegos, aunque sea de esta manera, es algo impensable cuando te dedicas a esto”.

El deporte siempre ha estado unido a la vida de Kini Carrasco. Comenzó con el baloncesto, jugando en el Cáceres y donde tiene una particular anécdota con la gran estrella extremeña del mundo de la canasta, José Manuel Calderón: “Lo conocí y lo he seguido desde pequeño, pero lo más curioso es que yo me he enfrentado a su padre”.

Orgulloso a más no poder de su tierra, Extremadura, y su ciudad, Cáceres, reconoce que haya donde puede hace patria chica. “Me siento muy orgulloso de mi tierra y creo que mi ciudad es una de las más bonitas del mundo. Es más, tengo tatuado en uno de mis gemelos la bandera de Extremadura y la de España”.

El gran ambiente en la selección española de triatlón es una de las cosas que más destaca durante la entrevista. Sonríe cuando le recordamos las acusaciones de algunos de sus compañeros de hacer trampas cuando acude a campeonatos con su autocaravana. “Es cierto que suelo pedir la mejor ubicación para las transiciones y me la suelen conceder casi siempre”. Además, admite el mote que tiene dentro del equipo nacional: “me dicen que me parezco al hermano malo de los Dalton por aquello de la perilla y demás. Esto demuestra el buen rollo que tenemos, y de ahí quizá también vengan los buenos resultados que obtenemos”.