Gustav Iden: "Hicimos en Sierra Nevada 305 km, en 11h45', con 6.000 metros de desnivel"

Así entrena el flamante campeón del mundo Ironman 70.3, que tuvo varios contratiempos en la prueba de Niza.

Gustav Iden: "Hicimos en Sierra Nevada 305 km, en 11h45', con 6.000 metros de desnivel"
Gustav Iden: "Hicimos en Sierra Nevada 305 km, en 11h45', con 6.000 metros de desnivel"

Como él mismo explicaba, decidió usar la bicicleta de carretera habitual porque su 'cabra', que él mismo se compró, no estaba a la altura (no tiene patrocinador que le proporcione una de contrarreloj)... Además, en el último momento se olvidó de llevarse su propia nutrición y tuvo que recurrir únicamente a los puntos de avituallamiento de la carrera... se le salió la cadena y tuvo que pararse unos segundos para volver a ponerla... y el día antes de la carrera publicó una historia en su cuenta de Instagram para ver si alguien podía prestarle un casco aerodinámico porque el suyo estaba dañado. En principio, por eso usó un casco ekoi...

Gustav Iden: Hicimos en Sierra Nevada 305 km, en 11h45, con 6.000 metros de desnivel

Gustav Iden: Hicimos en Sierra Nevada 305 km, en 11h45, con 6.000 metros de desnivel

Pero a pesar de todos estos contratiempos, Gustav Iden se proclamó campeón del mundo Ironman 70.3 el pasado domingo en Niza (Francia), en la prueba con más nivel de la historia, superando a Alistair Brownlee, Javier Gómez Noya, Sebastian Kienle, su compatriota Kristian Blummenfelt...

El pasado 8 de diciembre, en el Ironman 70.3 de Bahrain, el joven talento nórdico de 23 años ya dio muestras de su potencial en la media distancia. Aquel día ganó Blummenfelt, con nuevo récord del mundo en este formato (3h29'04"). A sólo 21 segundos llegó Iden, otro diamante en bruto que se ha pulido bajo la férrea disciplina del método de preparación noruego.

"Las semanas de entrenamiento son muy diferentes dependiendo del momento de la temporada en el que estemos. Tuvimos una muy 'famosa' durante la pretemporada. Estábamos concentrados en altura, en Sierra Nevada. Podíamos hacer lo que quisiéramos y no teníamos ningún plan. Allí hice mis tiradas más largas de bici. Uno de nuestros entrenadores sugirió que podíamos recorrer toda la montaña. Intentamos hacer eso, pero solíamos pasar mucho tiempo mirando el mapa y comiendo. Llegamos a unos 270 km y 4.000 metros de desnivel. Algunos días después lo intentamos de nuevo un poco más preparados. Recorrimos el otro lado, empezamos temprano y casi no hicimos paradas. Dos de nuestros entrenadores nos siguieron en coche (sí, ¡eso es dedicación!) Nos recargaban los bidones y nos dieron barritas, dulces, patatas fritas y chocolate. Solo hicimos una parada real de 15 minutos en una tienda para comprar Fanta, Coca Cola y Red Bull. Recorrimos toda la montaña: 305 km, 6.000 metros de desnivel, en aproximadamente 11 horas y 45 minutos.

Pero esa no es una semana normal. Normalmente entrenamos de 30 a 35 horas a la semana durante la preparación de la temporada, con mucho entreno anaeróbico y aeróbico. Intentamos realizar pruebas de lactato durante nuestro entrenamiento para aprovechar al máximo cada entrenamiento. Creo que hacemos alrededor de 100 pruebas con cada atleta en una concentración en altura como la que tuvimos en marzo-abril.

No estoy seguro de cuánto volumen de ciclismo hacen los demás. Hacemos lo que creemos que debemos hacer. Y prestamos tanta atención al ciclismo como a las otras disciplinas. La cantidad que hacemos varía mucho según la época del año. Pero solemos hacer 5-6 sesiones a la semana, en total, hasta 15 horas", explica Gustav Iden en slowtwitch.com.

"Somos un equipo que trata de superar el límite de cuánto entrenamiento podemos hacer. O dicho de otra manera: intentamos encontrar la carga de trabajo óptima que da el máximo resultado para el triatleta. Por lo tanto, prestamos mucha atención al control de la intensidad. Usamos medidores de potencia para el ciclismo y también para la carrera a pie (Stryd). También usamos un sistema llamado Tritonwear para nadar y lo utilizamos para analizar la eficiencia en el agua. Hemos comenzado a buscar medidores de potencia para nadar, pero en este momento creemos que los sistemas disponibles no son lo suficientemente buenos.

Para saber realmente cómo debemos entrenar y cuál es la intensidad correcta, hacemos pruebas de laboratorio al menos 5 veces al año. Y luego probamos en todas las disciplinas. Una prueba de dos horas nos da muchos datos que usamos en el entrenamiento", comenta Iden, que una semana antes del Mundial de Niza acabó 4º en la Gran Final de las Series Mundiales de Lausana, en Suiza (9º en al ranking definitivo de las WTS).

Aunque, como decíamos, no dispone de patrocinador para la bici de contrarreloj, Iden no se queja. "El apoyo cada vez es mayor. Pero todavía es un deporte bastante pequeño en Noruega. Hay 10.000 federados. Sólo 1.000 son atletas jóvenes. Cuando empecé con 15 años, en el programa de captación de talentos, solo podían pagarme un 50% de todo el gasto, que incluía director deportivo y entrenador. Pero luego comenzamos a obtener algunos resultados y el Comité Olímpico comenzó a apoyarnos. Tanto financieramente como con recursos. Puso a nuestra disposición especialista en entrenamiento en altura, en nutrición, en entrenamiento de fuerza, etc. Hoy, la mayor parte de nuestra financiación proviene directamente de la Federación, el Comité Olímpico y los clubes. Los patrocinadores juegan un papel menor en términos de dinero", aclara el campeón del mundo Ironman 70.3.